Traumatismo del cuello

Revisión del 15:26 25 jun 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)


Traumatismo del cuello
Información sobre la plantilla
Trau cuello.jpg
Concepto:Un traumatismo cervical es una lesión grave en el cuello, bien sea por golpes contusos o por heridas penetrantes.

Traumatismo del cuello. Las lesiones traumáticas de la región cervical pueden provocar un índice elevado de morbimortalidad debido a la posibilidad del daño de estructuras vasculares, óseas, cartilaginosas, viscerales, y nerviosas que se encuentran en algunas de las zonas anatómicas en que se divide el cuello.

Antecedentes históricos

En la historia de la cirugía se reportó el primer caso operado de ligadura de la arteria carótida común y vena yugular interna por el Dr. Ambrosio Paré en 1552. El paciente sobrevivió, pero quedó con secuelas neurológicas afasia y hemiplejías.

En el siglo XIX, Flemming, en 1803 reportó un caso al cual le realizó ligadura a la arteria carótida común, lesionada por un impacto de bala. El caso tuvo una evolución satisfactoria.

A finales de 1800 se reportaron rangos de mortalidad por lesiones vasculares cervicales de hasta 60 %. Durante la guerra de Viet Nam estas lesiones alcanzaron 15 % y actualmente, al final del milenio la incidencia oscila de 2 a 6 %.

Anatomía

El cuello es la región del cuerpo que se extiende desde el contorno inferior de la cabeza hasta el vértice del tórax. El límite superior se delimita por delante desde el borde inferior del hueso maxilar inferior y el borde posterior de las ramas ascendentes del propio hueso; a los lados, por las apófisis mastoides; hacia atrás con línea occipital superior. Su límite inferior lo demarca por delante la horquilla esternal, las clavículas y por detrás una línea imaginaria que al unir ambas articulaciones acromioclaviculares pase por la séptima apófisis espinosa.

Clasificación

Los traumatismos de cuellos se clasifican en cerrados y abiertos. Tanto en las lesiones cerradas o contusas como en las heridas abiertas, pueden aparecer lesiones superficiales o profundas estableciendo como límite el músculo platisma o cutáneo superficial con o sin lesiones de vísceras o estructuras vitales.

Fisiopatología

Es importante conocer el mecanismo del trauma o su cinemática para la orientación de la lesión que pudiera existir en el paciente y su grado de severidad; está establecido que hay que sospechar una lesión de la columna cervical en todo paciente que ha sufrido un trauma por encima de la clavícula o con un trauma craneoencefálico que lo mantenga inconsciente. De ahí la importancia de relacionar el mecanismo del trauma con el tipo de lesión a sospechar en el caso del trauma cerrado.

Lesiones cervicales más frecuentes en los traumas cerrados

1. Fractura de laringe.

2. Fractura de tráquea cervical.

3. Separación laringotraqueal.

4. Óseas.

5. Lesión de la columna vertebral cervical.

Lesiones en caso de traumas abiertos

1. Neural

  • Médula espinal.
  • Nervio frénico.
  • Plexo branquial.
  • Nervio laríngeo.
  • Nervios craneales.
  • Ganglio estelar.

2. Vascular

3. Visceral

  • Conducto torácico.
  • Esófago y faringe.
  • Glándula tiroides.
  • Laringe y tráquea.

4. Óseas

  • Vértebras cervicales.

5. Lesiones asociadas intratorácicas.

Características clínicas de las lesiones

Las manifestaciones clínicas aparecerán acorde a las diferentes estructurales lesionadas y las más frecuentes que encontramos tenemos:

  • Disminución del sensorio y/o respuesta motora de las extremidades.
  • Ronquera.
  • Disminución del nivel de conciencia.
  • Déficit del pulso.
  • Soplo.
  • Saliva ensangrentada.

Diagnóstico

El diagnóstico de cada una de las lesiones dependerá en primer lugar del cuadro clínico, apoyado por los resultados de los procederes diagnósticos imagenológicos y endoscópicos, aunque un resultado negativo de estas pruebas no excluye totalmente la lesión de alguna víscera como laringe, tráquea, faringe y esófago. Para el diagnóstico son importantes:

  • Rayos X simple de cuello.
  • Rayo X simple de tórax.
  • Esofagograma.
  • Endoscopía del tracto digestivo superior y de la vía aérea.
  • Arteriografía.
  • TAC.
  • Ultrasonografía.
  • Resonancia magnética nuclear (RMN).

Fuentes

  • Adams V. I., Carruba C. The abbreviated Injury Scale: application to Autopsy data. Am J Forensic. Med Pathol 1998, 19 (3): 246-51.
  • Szentágothai. Atlas de Anatomía Humana de Ferenc Kiss y János Editorial de la Academia de Ciencias de Hungría. 1965. Tomo III.
  • Escallón M.J. Lombarda S. J., Feraz E. M., Lerma A. C., Quintero H. G., Anaya S. D., et al. Herida e infección Quirúrgica. Curso Avanzado para cirujanos. Federación Latinoamericana de Cirujanos (FELAC). Legis SA, Colombia. 1999.