Saltar a: navegación, buscar

Aligátor americano

Aligátor Americano
Información sobre la plantilla
Alig.jpg
Reptil primordialmente acuático.
Clasificación Científica
Nombre científicoAlligator mississippiensis
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Sauropsida
Orden:Crocodilia
Familia:Alligatoridae
Hábitat:Agua dulce, estuarios salados y se adentran con frecuencia en el mar.

Aligátor americano (Alligator mississippiensis). Es natural de América del Norte. Su distribución comprende los estados del sureste de los Estados Unidos de América; desde el extremo norte de Carolina del Norte, en la frontera con el estado de Virginia, hasta Texas. Antes de ser casi extinguido era muy frecuente en los estados de Louisiana y Florida; en el presente al menos en la Florida, es otra vez muy numeroso.

Otros nombres

  • Al Aligátor Americano.
  • Aligátor del Mississippi
  • Alligátor de Mississippi.

Descripción

El Aligátor Americano (Alligator mississippiensis) de nuestros días usualmente no sobrepasa los 4.5 metros de longitud, pero esta especie puede alcanzar dimensiones monstruosas. Hubo una vez uno en cautiverio que llegó a medir 5.8 metros de longitud. Se estima que cuando llegaron los españoles a las costas de la Florida, tal medida era superada por muchos de estos reptiles. Los recién nacidos miden de 23 a 25 cm.

Hábitat

Usualmente se mantiene en lagos de agua dulce, cursos de agua de poca corriente y pantanos; aunque es posible verlo en marismas de agua salobre, cursos de agua con corriente y prácticamente todo depósito de agua dulce, incluyendo las piscinas en los patios de las casas. Muy raro verlo en agua salada, no tiene las glándulas que eliminan la sal del cuerpo que tienen los cocodrilos, sin embargo, se dan los casos en que se le ve en el mar y se le documenta en el Golfo de México a aproximadamente 63 kilómetros del continente (Elsey, 2005).

Esta especie estuvo muy cerca de desaparecer de la naturaleza. La razón fue el exceso de su cacería y la destrucción del hábitat. Después de varios años de una estricta veda, se ha logrado reclasificar su estado como de poco riesgo, aun se le mantiene en las listas de especies amenazadas ya que habita en zonas muy atractivas para el desarrollo urbano. Grandes extensiones de terreno en la ubicación del Aligátor Americano han sido designadas parques nacionales.

Huecos de Aligátores

Peculiar de Alligator mississippiensis son los “huecos” que hace en la tierra. En los Everglades del sur de la Florida algunos aligátores limpian de toda vegetación un área circular, llegando hasta la roca de lima. Seleccionan un lugar donde la roca tiene depresión y empleando la cola, las patas y el hocico proceden a remover toda la vegetación, la capa vegetal y todo los que en el fondo se encuentre hasta llegar a la roca.

Estos “huecos de aligátores” (“Alligator Holes”) durante el tiempo de seca retienen el agua por mucho más tiempo que los alrededores, convirtiéndose en grandes charcos o pequeñas lagunas. Según se van secando las otras áreas próximas (que usualmente en la temporada de lluvias se encuentran inundadas) los peces y tortugas migran hacia el hueco. Las garzas y otras aves vienen a comer y los mamíferos vienen a beber. Según los otros animales vienen a satisfacer su hambre o sed, el dueño del hueco se alimenta.

Desde el punto de vista ecológico los huecos de aligátores son una gran ayuda a mantener los organismos durante el tiempo de seca. En muchos casos, cuando el hueco es mantenido por varios años, alrededor del hueco crecen árboles, formándose una “isla de árboles”.

Reproducción

El Aligátor Americano logra la madurez cuando miden unos dos metros de longitud; lo cual hace de aquellos en cautiverio adultos a más temprana edad que en la naturaleza donde les toma unos diez años alcanzar esta longitud. La temporada de puesta es en junio y julio. Las madres hacen un nido que es una acumulación de tierra y hierba, hojas y otras partes de las plantas. En el sur de la Florida el nido usual mide poco más de medio metro de alto. La nidada consiste de unos 25 a 60 huevos y se toma unas nueve semanas la incubación. La madre cuida del nido con mucho celo y cuando nacen los pequeñitos abre el nido y los lleva al agua en su boca.

Peculiar del Aligátor Americano es que muchas madres de esta especie continúan protegiendo a sus hijos por hasta tres años después que los pequeños salen del nido.

Alimentación

Los recién nacidos comen insectos acuáticos, complementan su dieta con otros animalitos y peces. Ya al año (miden alrededor de medio metro) la alimentación es más variada, además de los insectos acuáticos, en su dieta empiezan a aumentar los moluscos y crustáceos. Pronto a la dieta se suman los peces, tortugas, reptiles, aves y mamíferos, que eventualmente llegan a ser hasta el tamaño de venados.

Identificación

El otro cocodrilo que habita en la distribución natural del Aligátor Americano es el Cocodrilo Americano (el Caimán de Anteojos ha sido introducido en el sur de Florida). A simple vista se diferencian en que el Cocodrilo Americano (y el Caimán de Anteojos) tiene el hocico mucho más puntiagudo que el aligátor. En el caso del aligátor el hocico es ancho y redondeado en la punta, el cocodrilo lo tiene en forma de “V” pronunciada. Hay muchas otras diferencias, pero es mejor dejar al cocodrilo o aligátor tranquilo donde está y no ponerse a estar buscando muchos detalles que requieren acercarnos más de lo que es prudente.

Amenazas naturales

Irónicamente ahora el peor enemigo de estos reptiles son los otros miembros de su propia especie. Una vez que la madre deja de proteger a los pequeños, la mitad de éstos terminan en el estómago de otro aligátor. Cuando son pequeños las garzas y cigüeñas también presentan una amenaza para esta especie.

Peligro a las personas

Los aligátores americanos no son de temperamento tan agresivo como los cocodrilos. Los jóvenes de un metro o menos, no ofrecen ningún peligro. Por lo general son tímidos y huyen cuando una persona adulta se les acerca. Aunque le recomendamos que no los sonsaque. Una mordida de uno acabado de salir del cascarón puede costarle un dedo. Y las mamás acuden a auxiliar a los pequeñuelos cuando éstos se ponen a chillar.

Los medianitos, de un par de metros, ya son de respetar. Por lo general no atacan, a no ser que por inadvertencia uno se les acerque al nido que protegen con ferocidad. Los más grandes, sí tienen el tamaño para comerse a una persona, pero eso sólo lo hacen cuando tienen hambre, el problema es, que casi siempre están hambrientos.

Fuente