Saltar a: navegación, buscar

Alimentación en los animales

La alimentación de los animales
Información sobre la plantilla
Animales.jpg

Alimentación en los animales. La mayoría de los animales pasa gran parte de su vida buscando alimento. A diferencia de las plantas, los animales no pueden fabricar su propia comida, son heterótrofos. Tienen que alimentarse de plantas y de otros animales.

Necesidad de alimentarse los animales

Los animales tienen que alimentarse para poder vivir. Los alimentos nos proporcionan energía, y esta es necesaria para estar vivos. Los animales comen para obtener la energía que su cuerpo necesita. El cuerpo de cada animal está preparado para que, en su interior, ese alimento se convierta en sustancias muy, muy pequeñas. Esto se consigue mediante la digestión.

Digestión

La digestión es un proceso que, generalmente, ocurre en el interior del cuerpo de los animales y que consiste en romper los alimentos en sus elementos más pequeños y simples, en nutrientes. Durante la digestión, se trituran los alimentos, se machacan o se mezclan con otras sustancias, hasta que se obtienen los nutrientes. Estos aportan la energía que el cuerpo de cada animal necesita. Los residuos que no pueden aprovecharse se expulsan al exterior.

Aparato digestivo

Los animales necesitan convertir los alimentos en nutrientes, que pueden ser absorbidos y utilizados. El aparato digestivo es el lugar en el que se produce la digestión de los alimentos. Los animales más sencillos, como las medusas, realizan la digestión de los alimentos en la única cavidad interna que tienen. Sin embargo, la mayoría de los animales cuenta con un tubo digestivo, en el que se distinguen diferentes compartimentos, donde se trituran y descomponen los alimentos.

El Tubo digestivo tiene, generalmente, dos orificios que se comunican con el exterior: uno de entrada de los alimentos, la boca, y otro de salida de los excrementos, el ano. En los vertebrados, el tubo digestivo está formado por la boca, el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso y el ano. Además, existe una serie de glándulas que producen líquidos que también ayudan a la digestión, como son las Glándulas salivares, que crean la saliva que llega a la boca, o el hígado y el páncreas, que elaboran la bilis y el jugo pancreático.

Véase también

Fuente

  • Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.