Saltar a: navegación, buscar

Anticoagulante


Anticoagulantes
Información sobre la plantilla
Anticoag 01.jpg

Un anticoagulante es aquel medicamento que impide la coagulación de la sangre. Se utilizan en pacientes con valvulopatías o síndrome coronario agudo. Su empleo requiere ciertas precauciones.

Descripción

Los anticoagulantes, como su propio nombre indica, son fármacos que impiden la coagulación de la sangre, evitando por tanto la formación de trombos o impidiendo su crecimiento, y favoreciendo su disolución en caso de que ya se hayan formado.

La formación de trombos es un mecanismo complejo que tiene como finalidad prevenir el sangrado tras sufrir un daño. Sin embargo, en ocasiones la formación de trombos puede desencadenar un infarto de miocardio, infarto cerebral, o formación de trombos en las venas o dentro de las aurículas del corazón, y en estos casos, la administración de fármacos anticoagulantes es fundamental.

Tratamiento anticoagulante oral (TAO)

El tratamiento anticoagulante oral tiene como objetivo disminuir la tendencia de la sangre a coagular para evitar de esta manera la formación de trombos (coágulos de sangre) o embolias, sin anularla completamente.

Los medicamentos anticoagulantes antivitamina K hacen que la sangre tarde más tiempo en coagularse debido a que interfieren en la formación de los factores que están implicados en la coagulación.

Anticoagulantes orales

Especialmente el acenocumarol, más conocido como simtron, aunque también está disponible la warfarina (aldocumar). Estos fármacos actúan sobre la vitamina K, necesaria para que funcione todo el mecanismo de la coagulación. Se utilizan para la prevención a largo plazo de diversas complicaciones tromboembólicas. En cardiología su uso más frecuente es en la fibrilación auricular (enlace a la enfermedad) y en las valvulopatías (prótesis valvulares).

El tratamiento con anticoagulantes orales debe ser siempre controlado cuidadosamente. La dosis se ajusta a cada persona después de hacer un análisis de sangre y diversos fármacos o incluso el tipo de dieta puede tener interacciones (el efecto del anticoagulante se incrementa o disminuye), de ahí que sean precisos frecuentes controles para ajustar la dosis.

Personas que toman anticoagulantes

Toman este medicamento las personas que ya han sufrido una trombosis o una embolia para así prevenir el que se produzcan nuevos episodios como por ejemplo:

  • trombosis venosa profunda (en las piernas).
  • tromboembolismo pulmonar
  • algunos pacientes con tromboembolismo cerebral, también llamado accidente vascular cerebral (AVC).
  • Algunos casos infarto agudo de miocardio

También toman este medicamento como medida preventiva aquellos pacientes en situación de riesgo de sufrir una trombosis o una embolia como por ejemplo en caso de:

  • Arritmias cardíacas como la fibrilación auricular.
  • Las personas que llevan válvulas cardíacas.

Fármacos más utilizados como anticoagulantes Heparinas de administración intravenosa (heparina no fraccionada) o subcutánea (heparinas de bajo peso molecular). En la patología cardiaca, estas heparinas (fundamentalmente la enoxaparina o fondaparinux; heparinas de bajo peso molecular) son esenciales en el tratamiento del síndrome coronario agudo (angina inestable o infarto de miocardio). También es imprescindible durante el cateterismo, para prevenir que se formen trombos al introducir los catéteres y ponerlos en contacto con la sangre, y al manipular las arterias coronarias.

Efectos adversos

El efecto adverso más destacado del tratamiento con anticoagulantes orales son las hemorragias leves. Deberá comunicar en la próxima visita de control de la coagulación si ha tenido:

  • pequeñas hemorragias: sangrado por las encías, nariz, etc.
  • una menstruación más abundante de la habitual
  • moratones o hematomas en la piel.

Como evitar las hemorragias

  • El tratamiento con anticoagulantes orales debe siempre estar controlado y supervisado por el médico. Debe realizar los controles de la coagulación en las fechas establecidas en la visita.
  • Debe tomar la medicación siempre según la pauta establecida, preferiblemente, una hora antes de cenar.
  • Están totalmente prohibidas las inyecciones intramusculares en el glúteo ya que pueden provocar hematomas o moratones importantes. morados importantes.

Dieta durante el tratamiento

  • Debe seguir una dieta equilibrada y variada.
  • No debe hacer cambios bruscos en el tipo de dieta, es decir, mantener un consumo regular y variado de todos los alimentos.
  • En el caso de seguir o de iniciar un régimen vegetariano, hipocalórico (adelgazamiento, diabético o de otro tipo) debe comunicarlos a su profesional sanitario de referencia.
  • Debe evitar tomar preparados de herboristería ya que en muchos casos se desconoce los efectos que estos pueden tener sobre el tratamiento anticoagulante oral. Las bebidas alcohólicas pueden interferir en el control del tratamiento anticoagulante oral y por tanto se deben evitar.

Fuentes

  • Anticoagulantes, artículo en el sitio web Cedimcat.
  • Medicina interna. La Habana: editorial desconocida, cuarta edición, 2002.