Saltar a: navegación, buscar

Balanza

Balanzas
Información sobre la plantilla
Balanzas.jpeg
Balanzas

Balanza. Palanca de primer género de brazos iguales que mediante el establecimiento de una situación de equilibrio entre los pesos de dos cuerpos permite medir masas. Al igual que una romana, o una báscula, es un instrumento de medición que permite medir la masa de un objeto.

Historia

La balanza ya aparece representada en el Antiguo Egipto en numerosos bajorrelieves y papiros. En el Libro de los muertos, que data del segundo milenio a.n.e., aparece la balanza de platillos, colgados de los extremos del brazo, suspendido de un soporte central, para comparar el peso del corazón del difunto, símbolo de sus actos, con el de la pluma de la diosa Maat, símbolo de la Justicia y Orden Universal.

Entre las balanzas que se hallan en el Museo de Nápoles, descubiertas en Pompeya, se observan de cuatro diferentes clases:

  • de dos platillos, con un peso que puede correr por uno de los brazos
  • de un platillo, pendiendo del brazo de palanca un peso móvil,
  • de ganchos, sin platillos, que se conoce con el nombre de romana. En Roma se popularizó esta balanza. Sus dos brazos tienen distinta longitud y el objeto que se quiere pesar se cuelga del más corto. A lo largo del brazo largo se desliza un peso o pilón, hasta que los brazos quedan en equilibrio. Las marcas situadas en el brazo del pilón indican el peso del objeto. Al utilizar el principio de la palanca, tiene la ventaja que el pilón puede ser de mucho menor masa que el objeto a medir;
  • la balanza para líquidos a modo de cacerola de mango prolongado que hace las veces de brazo de romana.

Las pesas suelen llevar grabado algún número o escala numérica; y están fabricadas generalmente de alguno de los siguientes materiales: bronce, plomo, piedra e incluso barro cocido. Cuando no llevan señal de ninguna clase, denuncian mayor antigüedad pues hasta el imperio de Octavio Augusto no se estableció en Roma ni en sus provincias la magistratura encargada de señalar y vigilar la medida de los pesos, aunque anteriormente algunas pesas sí estuvieron señaladas.

Usos de las Balanzas

Balanza_de_panadería
  • La principal utilidad de las balanzas es pesar los alimentos que se venden a granel, al peso: carne, pescado, frutas, etc.
  • Otro uso importante de las balanzas es para pesar pequeñas cantidades de masa que se utiliza en los laboratorios para hacer pruebas o análisis de determinados materiales. Estas balanzas destacan por su gran precisión.
  • En los hogares también hay, a menudo, pequeñas balanzas para pesar los alimentos que se van a cocinar según las indicaciones de las recetas culinarias.

La aparición de las básculas electrónicas ha dejado obsoleto el uso de las balanzas en muchas aplicaciones.

Clasificación

De acuerdo con su sensibilidad y exactitud las balanzas de uso en el análisis químico se clasifican en balanzas técnicas y balanzas analíticas.

Balanza técnica

Es de uso muy corriente para obtener pesadas aproximadas hasta las décimas o centésimas de gramos pues su sensibilidad es de 0.1 ó 0.01 g. Como estas pesadas no son muy exactas, las balanzas técnicas se emplean fundamentalmente para pesar reactivos auxiliares o sustancias para preparar soluciones en el caso de que a estas se les corrija posteriormente su concentración empleando técnicas analíticas apropiadas.
También pueden ser utilizadas para realizar medidas exactas de masas siempre y cuando se tomen valores superiores a los 10 gramos, pues como se sabe, en la medida que aumenta la masa a pesar, disminuye el error de pesada. La casi totalidad de las balanzas técnicas que se comercializan en la actualidad son digitales.

Balanza analítica

La balanza analítica es el instrumento más usado por el químico, ya que mediante la misma es posible conocer con exactitud: la masa de matriz destinada al análisis, la masa de sustancias para preparar soluciones de concentración exacta, la masa de precipitados en el análisis gravimétrico.
Una de las exigencias que se plantean a la química analítica cuantitativa es la exactitud, es decir, que los resultados sean lo más próximos a la realidad posible.

Desde luego, esta exactitud deberá ser alcanzada generalmente con masas de muestras muy pequeñas, ya que el trabajo con grandes masas de matrices resulta engorroso y lleva mucho tiempo, por lo tanto la exactitud deseada solo podrá alcanzarse con un instrumento capaz de lograr altos niveles de exactitud en pesadas de masas pequeñas. Estos objetivos son alcanzables en la práctica con el empleo de la balanza analítica.

La balanza analítica empleada en análisis químico generalmente permite pesar masas inferiores a los 200 g con una sensibilidad de 0.1 mg y en algunos casos 0.01 mg, es decir es capaz de pesar sustancias reportando valores hasta la cuarta o quinta cifra decimal. Otra característica importante de la balanza analítica es su fidelidad (precisión), consistente en la capacidad de dar el mismo valor toda vez que un mismo objeto es pesado varias veces consecutivas.

La casi totalidad de las balanzas analíticas que se comercializan en la actualidad son balanzas electrónicas digitales y cada vez aparecen más sofisticadas, precisas, exactas y sensibles.

Fuentes