Saltar a: navegación, buscar

Baltasar Gracián

Baltasar Gracián
Información sobre la plantilla
Baltasar.jpg
Escritor y filósofo español, precursor del existencialismo y de la postmodernidad.
Nacimiento8 de enero de 1601
Belmonte, cerca de Calatayud, Bandera de España España
Fallecimiento6 de diciembre de 1658
Tarazona
Obras destacadasEl Criticón, El Discreto, Oráculo manual y arte de prudencia, Agudeza y arte de ingenio, El Héroe, El Político.

Baltasar Gracián .Escritor y filósofo español, precursor del existencialismo y de la postmodernidad y uno de los más insignes pensadores que ha tenido la humanidad. Entre sus obras destaca El Criticón —alegoría de la vida humana— que constituye una de las novelas más importantes de la literatura española, comparable por su calidad al Quijote o La Celestina.

Su producción se adscribe a la corriente literaria del conceptismo. Forjó un estilo construido a partir de sentencias breves muy personal, denso, concentrado y polisémico, en el que domina el juego de palabras y las asociaciones ingeniosas entre estas y las ideas. El resultado es un lenguaje lacónico, lleno de aforismos y capaz de expresar una gran riqueza de significados.

El pensamiento de Gracián es pesimista, como corresponde al periodo barroco. El mundo es un espacio hostil y engañoso, donde prevalecen las apariencias frente a la virtud y la verdad. El hombre es un ser débil, interesado y malicioso. Buena parte de sus obras se ocupan de dotar al lector de habilidades y recursos que le permitan desenvolverse entre las trampas de la vida. Para ello debe saber hacerse valer, ser prudente y aprovecharse de la sabiduría basada en la experiencia. Incluso disimular y comportarse según la ocasión.

Síntesis biográfica

Baltasar Gracián nació en Belmonte, cerca de Calatayud el 8 de enero de 1601. Comenzó a estudiar letras desde su infancia.

En 1617 se traslada a la casa de su tío en Toledo, quien era capellán de San Juan de los Reyes, para aprender lógica y perfeccionar su latín. En 1619, Baltasar Gracián entró en noviciado de la provincia jesuítica de Aragón, situado en Tarragona, luego cursó filosofía en su ciudad natal y realizó algunos cursos de Teología en la Universidad de Zaragoza.

En 1627 comenzó a dictar clases en el Colegio de Calatayud y tres años después fue trasladado a otro colegio jesuita de Lérida. De esta época datan los primeros altercados entre Baltasar Gracián y los jesuitas de Valencia por sus ideas.

En 1633 viajó a Gandía para enseñar Filosofía en el colegio jesuita de la villa, trasladándose a Huesca en 1636, donde publicó su primera obra con un seudónimo por los prejuicios de la época y la falta de libertad dentro de su orden. Baltasar Gracián comenzó a frecuentar las tertulias intelectuales que organizaba su mecenas Juan de Lastanosa en su casa-museo.

En 1639 fue nombrado confesor del virrey de Aragón Francisco María Carrafa, por lo que viaja a Zaragoza primero y más tarde con éste a Madrid, donde predicó. Entre 1642 y 1644, Baltasar Gracián ocupó el cargo de vicerrector del Colegio de Tarragona, cayendo enfermo y trasladándose a Valencia para reponerse.

Tras publicar "El criticón" sin las debidas licencias y fue separado de sus cátedras y encerrado en una celda a pan y agua, siendo tiempo después confinado a Graus. Se le atenuó la pena y en 1658 fue enviado a desempañar cargos menores al Colegio de Tarazona. Baltasar Gracián fue un agudo observador de la vida y censor de los errores y vicios que malogran el destino del hombre.

Los últimos contratiempos aceleraron su decadencia física, pues en junio no pudo asistir a la congregación provincial de Calatayud, falleciendo, poco más tarde, en Tarazona, el 6 de diciembre de 1658.

Obras destacadas

  • El Criticón (1651)
  • El Discreto (1646)
  • Oráculo manual y arte de prudencia (1647)
  • Agudeza y arte de ingenio (1648)
  • El Héroe (1637)
  • El Político (1640)

Frases célebres

  • Donde acaba el deseo comienza el temor.
  • El más poderoso hechizo para ser amado es amar.
  • Es mejor consultar las cosas con la almohada a tiempo que perder el sueño por su causa después.
  • Has de hablar como en testamento, que a menos palabras, menos pleitos.
  • Ser eminente en profesión humilde es ser grande en lo poco, es ser algo en nada.
  • Las serpientes son las maestras de toda sagacidad: ellas nos muestran el camino de la prudencia.
  • Saber y saberlo demostrar es saber dos veces.
  • Lo bueno, si breve, dos veces bueno.
  • Pon un gramo de audacia en todo lo que hagas.
  • El primer paso de la ignorancia es presumir de saber.
  • La fortuna se cansa de llevar siempre a un mismo hombre sobre las espaldas.
  • Errar es humano, pero más lo es culpar de ello a otros.

Fuentes