Saltar a: navegación, buscar

Banda de Música en Pedro Betancourt

Bandas de Música en Pedro Betancourt
Información sobre la plantilla
Agrupación musical
Datos generales
País:Bandera de Cuba Cuba
Fecha de Fundación:1909
Información artística
Género(s):Musica de concierto
Banda de música en Pedro Betancourt. Primera Banda Municipal de Música creada en Pedro Betancourt (Municipio), Matanzas, Cuba.

Surgimiento

La primera Banda Municipal de Música en Pedro Betancourt (Municipio) fue creada en 1909 por el músico Silvestre Alonso Melgares, nacido en Corral Falso de Macuriges (hoy Pedro Betancourt) el 31 de diciembre de 1885. Diez años después, este mismo músico crea la primera Banda Infantil de Música, que en 1919 ofrece su primera función en el Parque local Pepe Roque.

El Ayuntamiento Municipal acordó subvencionar la creación de la Banda, con el fin de que ofreciera conciertos al aire libre en el Parque Pepe Roque. Estaba formada por 18 integrantes de la única orquesta que existía en el pueblo, percibiendo un salario de $3 mensuales y $75 el director, ocupada dicha plaza por el destacado músico Silvestre Alonso Melgares (1885-1956).

Era la encargada de amenizar las retretas que cada semana se celebraban en el Parque Pepe Roque. A partir de 1923 contó con una glorieta que se utilizaba con este fin (dicha glorieta fue derribada al reconstruirse el parque en 1960). Por su parte, la Banda Infantil de Música estaba presente en las paradas escolares que se realizaban con motivo de fechas históricas y también ofrecía funciones en el parque mencionado en el horario diurno.

Avances

Bajo su dirección se lograron notables avances como la creación de la primera Banda Infantil en 1919 y la construcción de una glorieta en el parque Pepe Roque que fue develada el 10 de octubre de 1923, para ofrecer conciertos de ambas bandas. En 1929 entró en un período de renovación consistente en el mejoramiento de su instrumental y de personal debido a las iniciativas del Alcalde Municipal Pedro Loynaz, por lo que en 1930 estaba integrada por 23 músicos que a su vez eran integrantes de tres orquestas que existían para entonces en el municipio, dirigidas por Silvestre Alonso, Raúl Sieyes y Andrés Martínez respectivamente.

Nuevos integrantes

En la década de 1940 asume la dirección de la banda Evelio Jorrín. Por entonces Mario Cárdenas tocaba como aficionado la filarmónica. Tras fallecer su madre en 1951, a pesar de tener que sostenerse solo, continúa cultivando esa pasión, al punto que la gente le decía: “Mario estudia música que tú eres bueno, lo tuyo es la música”, así que en 1958, comenzó los estudios de piano en la Academia Mozar de Pedro Betancourt, donde se mantiene por 8 años, hasta 1966. Allí también recibió apreciación musical, solfeo, teoría, historia del arte y conoció el instrumento llamado fagó. Con esta preparación en 1959 se incorpora a la banda y cursa estudios también en la Academia de Música Municipal, donde se aprendían los instrumentos típicos de las bandas, optando en lo particular por el saxofón barítono.
Aunque en ese propio año estuvo unos meses dispersa, posterior al triunfo revolucionario, a inicios de 1960, Leonel Alonso, hijo de Silvestre Alonso reorganiza la banda con el apoyo del primer comisionado, siendo notorio su papel en la cultura local al ofrecer retretas y participar en diferentes actividades políticos-culturales tanto dentro como fuera del municipio. Pero finalizando la década 1960-1970 cambiaron a este funcionario y decayó nuevamente la atención a la banda, manteniéndose desorganizada toda la década 1970-1980.

Década de 1970-1980

En el caso de Mario Cárdenas y otros músicos como Delio Vidal Cardoso Blanco y su hermano Orlando Cardoso Blanco asumieron otras alternativas, pues aun cuando funcionaba la banda, tenían dos grupos musicales que tocaban en bailables y descarguitas en el municipio, y se fueron extendiendo a la región de Colón, hasta que se unieron en la orquesta Tropicana, más tarde conocida por “Pakasón”. Estando en la misma, Mario conoce a un instrumentista que era trombonista de la Sinfónica mientras realizó una suplencia en la orquesta y le pregunta quien tocaba el fagó en la Sinfónica, pues en ensayos de la misma en Matanzas vio ese instrumento que le gustaba, manifestando que si algún día se le daba la oportunidad de estudiar el instrumento que lo contactara. A la semana este le dio respuesta de que el segundo fagó de la Sinfónica se había ido del país y podía ocupar su lugar, por lo que comenzó a estudiar ese instrumento, trabajando aún en la orquesta Tropicana, hasta que en la misma se dio una reducción de plantilla y le aprobaron el traslado a la Sinfónica.

Restructuración de la Banda

Esa espontaneidad de recibirlo en una institución tan destacada, despertó su sueño de crear una academia para formar músicos que integraran orquestas, tríos, cuartetos, solistas en Pedro Betancourt. El proyecto nació a principios de los años 80 en el local del antiguo Palacio de Pioneros, actual escuela primaria Juan Gualberto Gómez. Allí se organizó la banda y se impartían clases por la noche. Luego se trasladó a diferentes locales enfrentando las incomprensiones de los que no conocían ni les interesaba este trabajo, pero finalmente se estableció donde mismo radicaba la Academia de Música Municipal durante el período republicano. Ya en 1982 en el marco de la aplicación de la política cultural, con la creación de las 10 instituciones básicas en los municipios, la banda de Pedro Betancourt bajo la dirección de Mario Cárdenas contó con 25 músicos, varios de los cuales también tocaban en la “Pakasón”. En ese año la banda obtuvo la condición de relevante en el Primer Encuentro de Bandas Municipales de la provincia y participaba en todo tipo actividades político-culturales. En especial realizaba con sistematicidad las retretas, incluso montó y organizó danzones, pero no se le dio la adecuada atención. En su caso solo a partir de entonces se le comenzó a pagar como director de la misma, pero no como profesor de música y ningún músico de la banda percibía salario alguno por las actuaciones, nunca se logró resolver ese determinante problema. Era un trabajo por iniciativa propia, inspirado solo por amor, pero debido a las necesidades objetivas, una vez formados, siendo buenos músicos, estos se iban del municipio en busca de empleo, para desarrollar una carrera profesional con dignidad. Llegó el momento que participaban de favor, por un compromiso moral con quien les había formado, pero de ese modo no era posible trabajar con sistematicidad. En esa última etapa la banda se había quedado con 20 músicos, estando compuesta por 5 saxofones de diferentes tipos: 2 tenores, 2 altos y un barítono; 4 clarinetes, 2 trombones, 4 trompetas, una batería, una tumbadora y redoblantes.

Desintegración de la Banda

Aunque por encima de los obstáculos, Mario continuó convocando a la banda y participó en todo tipo de actividades como encuentros de bandas, las peregrinaciones al cementerio los 7 de diciembre, en homenaje a los combatientes caídos en misiones internacionalistas, las congas en los carnavales, los desfiles del Primero de Mayo y las Semanas de Cultura, en el 2011, debido a la falta de gestión con la Dirección Provincial de Cultura y el inadecuado manejo del presupuesto en el municipio, se tomó la arbitraria decisión de desintegrar finalmente la banda, pues en contraposición a lo orientado en la política cultural en pos de incentivar precisamente la revitalización de las bandas municipales de música, la situación se fue de las manos, incluso para la provisión de los módulos de instrumentos . No obstante, fruto de tan meritoria labor por más de 40 años, la banda sirvió como escuela a músicos betancurenses que luego pasaron a formar parte de otros grupos profesionales y nacionales como dos trompetas en el grupo de Arnaldo y su Talismán, otros se fueron a los Estados Unidos, La Habana, Matanzas, Varadero y Girón.

Exposición de fotografías en el Museo

En el 76 aniversario de su natalicio, el 19 de enero de 1939, el Museo Municipal expone cuatro certificaciones de nota de los exámenes de curso de preparatoria y primer grado de piano, así como solfeo y teoría, realizados por Mario Cárdenas en la Academia de Música Mozart, durante los años 1962-1966 y dos recibos de pago con carácter mensual, por las clases que recibía en dicha institución se expone además un programa de la Orquesta Tropicana, fundada en Perico en 1963, donde aparece un listado de los músicos e instrumentos que integraban la misma, en ocasión de su visita a Camagüey en abril de 1971. Piezas con las que se cuenta en calidad de préstamo por el propio Mario Cárdenas. Además se exponen cuatro fotografías: la primera de Silvestre Alonso Melgares, donada al museo por el artesano Leocadio Álvarez Castillo el 14 de octubre de 1989, otra en préstamo de Mario cárdenas, quien aparece tocando la filarmónica en la verbena de la reforma agraria, 1960, donde también actuó Beni Moré. Mide 20x 10 cm. dos pertenecientes a nuestros fondos, aparece la banda municipal tocando en el parque Pepe Roque frente a las puertas de la iglesia santa catalina mártir, a la luz de bombillos colgados en tendederas, como parte de la decoración al aire libre y las farolas habituales del parque, puesto que era de noche, rodeados los músicos por el público que tanto sentado como de pie, disfrutaba el espectáculo, donde debutaban en primera plana cinco saxofones, de ellos Mario Cárdenas en el saxofón barítono. Dicha actuación se enmarcó en la primera Semana de la Cultura Betancurense, celebrada en 1978. Las fotografías están confeccionadas con una técnica industrial, sobre cartulina en blanco y negro. Miden 24x14cm.

La Banda de Música en la actualidad

A pesar de que esta Banda recesó en sus funciones hacia la mitad del Siglo XX, renació luego del triunfo revolucionario, dirigida por el Maestro Mario Cárdenas. Ha estado presente en eventos como desfiles inaugurales de Semanas Municipales de Cultura, desfiles con motivo de fechas conmemorativas y en especial en la Operación Tributo que cada año tiene lugar el 7 de diciembre. Ha amenizado además bailes del Danzón y ha actuado en diferentes instituciones culturales del territorio.

Fuentes

  • [Testimonio del director general de la Banda de Música en Pedro Betancourt, Mario Cárdenas.]
  • Entrevista al Historiador Municipal Julián Rogelio Álvarez López.