Saltar a: navegación, buscar

Biblioteca Pública “Antonio Arias García”

Biblioteca Pública “Antonio Arias García”
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Error al crear miniatura: Falta archivo
Fundación:agosto de 1926
Tipo de unidad:Cultural
País:Bandera de Cuba Cuba

Biblioteca Pública “Antonio Arias García”. En agosto de 1926 tuvo vigencia oficial la Biblioteca Municipal de Caibarién y se inauguró el 10 de octubre de ese año.

Historia

Caibarién, desde su fundación, tuvo instituciones selectas donde radicaron bibliotecas más o menos nutridas, lo mismo que en las casa de algunos profesionales. Se habla de una biblioteca circulante del Club Rotario administrada por el Dr. Julio H. Smith, cuyos fondos luego pasaron a engrosar los de la institución municipal. Pero nunca hasta 1926, hubo un centro de lectura popular ni ninguna de estas bibliotecas privadas pudo cumplimentar los objetivos que debían serle afines al mismo.

La idea de una Biblioteca Municipal tuvo sus antecedentes en hombres como Abelardo Figueroa y Alberto Ayala, por citar algunos nombres. Sin embargo, no logra su concreción definitiva hasta que el concejal Dr. Antonio Arias García, presenta en 1926, un moción en tal sentido que se aprueba por unanimidad. Tuvo Arias García el apoyo valioso y entusiasta de otras personas. La historia local destaca los nombres de Onofre Carrillo Ruiz y el Dr. Pedro Bru Valenzuela.

El ayuntamiento aportó doscientos pesos en tanto que por cuestación pública fue recogida la suma de $ 444.80. La cifra total invertida en estantes y el mobiliario ascendió a $ 662.90.

Durante toda la etapa del poder burgués la Biblioteca Municipal fue una dependencia del Ayuntamiento y no recibió mejoras sustanciales de ampliación del local y enriquecimiento de sus fondos. El servicio bibliotecario tuvo por necesidad que ser reducido porque además de lo planteado anteriormente, no existía el préstamo externo.

A pesar de todo esto, la creación de esta primera Biblioteca Municipal fue de gran importancia además de ser un paso cualitativamente mayor par la cultura del municipio. Al morir Antonio Arias en el año 1936, la institución dejó de llamarse Biblioteca Municipal y adoptó el nombre de su fundador.

En el año 1942, estuvo representada por Ramón Arenas en el Primer Congreso Internacional de Archiveros, Bibliotecarios y Conservadores del área del Caribe, celebrado en La Habana.

El período que abarca sus primeros 33 años de existencia fue fructífero, a pesar de la estrechez de horizontes en que se sumía la desatención de los gobiernos burgueses a toda obra cultural de genuina vocación al servicio del pueblo.

La Primera dirección de la Biblioteca tuvo la siguiente estructura:

En 1935 ya tenía 2900 volúmenes por compras y donaciones: historia, ciencias, derecho, filosofía, literatura, etc.

La Revolución fue para la biblioteca, lo mimo que para la nación, una etapa sin precedentes. No obstante de 1959 a 1968 transcurrieron años de inestabilidad: cambios de local, cierres temporales, y lo más lamentable, la pérdida, por causas sin esclarecer totalmente, de las colecciones de periódicos y revistas locales que atesoraban, su fondo bibliográfico más apreciable.

En el primer año de la Revolución, la Biblioteca Pública “Antonio Arias”, continuó desarrollando sus actividades en el local adjunto de la administración municipal, posteriormente el municipio trasladó la colección con sus estantes para un local situado en la calle Cuba y Céspedes.

Al crearse el Consejo Nacional de Cultura, en 1962, la biblioteca pasó como una unidad a la Dirección General de Bibliotecas. En ese año, permaneció cerrada y no fue hasta 1964 en que abrió sus puertas al público en la Calle Cuba entre María Escobar y Máximo Gómez, planta baja (actual local de la Emisora en reparación). Brindó sus servicios en este lugar alrededor de 4 años, en ella trabajaba una sola empleada, con nivel de Secundaria Básica y la biblioteca atendía a niños y adultos. Surge un nuevo traslado y se instala en el local que ocupa actualmente el departamento Infantil-Juvenil, en la calle Máximo Gómez, número 1203-1207, bajos. Allí tuvo que cerrar por no contar con la persona adecuada para atenderla.

En el año 1968, se toman medidas por parte de la Dirección provincial de Bibliotecas y son enviados dos hacia la Biblioteca Provincial dos personas con el objetivo de capacitarse y reorganizar los fondos existentes en la Biblioteca.

Una vez terminada la fase organizativa, se fijó la fecha del 10 de octubre de 1969 para su reapertura definitiva, en el lugar que hoy ocupa la Sala Infantil-Juvenil. A partir de entonces comienza un proceso sostenido de recuperación, organización y promoción del trabajo bibliotecario, el cual es concebido con un carácter verdaderamente científico. Desde 1969 hasta la fecha se han diversificado los servicios, posee departamentos para servicio al público y de trabajo interno y se explota la investigación científica que mejora considerablemente la calidad de los servicios de la institución.

Como dato curioso podemos agregar que cuando se cumplió un año de la muerte del Dr. Antonio Arias García, se develó una tarja con la siguiente inscripción: Biblioteca Pública Municipal Dr. Antonio Arias García 1927-1933

Esta significó un año después de su inauguración oficial y un año después de la muerte de su fundador.

La biblioteca que Antonio Arias fundara para su pueblo, su única obra vigente, volvió a su propia casa desde el 26 de julio del año 2000. Su vida rápida y útil, y con su carga de errores posibles, pudo marchar al infinito con el consuelo de haber cumplido aquel deseo bondadoso de José Martí: “Antes de hacer colección de mis versos, me gustaría hacer colección de mis acciones”.

Datos del centro

Directores de la biblioteca después de 1959

Composición

La Biblioteca tiene una plantilla aprobada de 25 trabajadores, de ellos 10 calificados como técnicos y 5 como bibliotecarios jefes de salas. Alrededor de 5 trabajadores rebasan los 10 años de trabajo en la información y el personal en general se supera constantemente en aras de ofrecer un mejor servicio a nuestro pueblo. Cuenta con 8 departamentos: Infantil-Juvenil, General, Literatura, Arte y Música, Hemeroteca, Extensión bibliotecaria, Área de discapacitados, Procesos técnicos y la Sucursal Marcelo Salado.

Actividades

La Biblioteca “Antonio Arias García”, se adscribe al sistema de promoción cultural de todas las bibliotecas públicas del país. Mantiene una amplia nómina de actividades caracterizadas y eventuales que se realizan con todos los grupos etarios y que llega a todos los Consejos Populares del municipio. También mantiene un plan especial de atención a la comunidad del Plan Turquino Manatí que se localiza en el poblado cabecera de Dolores, así como en el de Rojas, con una variada oferta cultural relacionada con el libro y la literatura.

Eventos

La biblioteca se inserta en los eventos que convoca la Biblioteca Provincial de Villa Clara y ha mantenido por más de 15 años el Taller Martiano de Análisis de la Vida y Obra de José Martí, donde participan alumnos y estudiosos de la vida del Maestro con ponencias sobre temas relacionados con facetas de la vida y la obra del más universal de los cubanos. Además cada dos años la biblioteca auspicia el encuentro entre bibliotecarios de los sectores de Educación, Salud y Cultura, en que se debaten ponencias de trabajo bibliotecario, fundamentalmente apoyados en la promoción del libro y la lectura.

Fuente

  • Investigación realizada por Juan Francisco de la Paz Pérez, trabajador de la institución.
  • Archivo de la Biblioteca Pública “Antonio Arias García”.
  • Trabajadores y especialistas con años de permanencia en la institución.