Saltar a: navegación, buscar

Bulbo

Bulbo
Información sobre la plantilla
Bulbos.png
Concepto:Órganos subterráneos de almacenamiento de nutrientes. Las plantas que poseen este tipo de estructuras se denominan colectivamente plantas bulbosas.

Bulbo (plantas). Es un órgano subterráneo especializado, que consiste en un tallo axial, corto, carnoso, generalmente vertical (platillo basal) que lleva en su ápice un meristema o un primordio floral y que está recubierto por escamas gruesas y carnosas.

Características generales

Los bulbos son producidos por plantas monocotiledóneas en las cuales la estructura usual de la planta se modifica para su almacenamiento y reproducción.

La mayor parte del bulbo está formado por las escamas bulbares, que son morfológicamente las bases continuas y envolventes de las hojas. Las escamas exteriores del bulbo generalmente son carnosas y contienen materiales nutrientes de reserva, mientras que las escamas que se encuentran hacia el centro del bulbo, funcionan en menor grado como órganos de almacenanmiento y son más semejantes a hojas.

En el centro del bulbo se encuentra un primordio vegetativo o un brote floral sin expandir. En las axilas de las escamas, se desarrollan primordios que producen bulbos en miniaturas, que se denominan bulbillos; los cuales, cuando alcanzan su tamaño completo, son llamados "hijuelos".

En varias especies de lirios, por ejemplo, los bulbillos se pueden formar en las axilas de las hojas, ya sea en la porción subterránea o en la porción aérea del tallo. A los bulbillos aéreos se les llama bulbilos.
Bulbo y tallo de la cebolla morada.

Tipos de bulbos

  • Bulbos tunicados (laminados). Representados por la cebolla y el tulipán. Estos bulbos tienen escamas exteriores secas y membranosas. Esta cubierta o túnica, protege al bulbo contra las lesiones mecánicas y contra la desecación. Las escamas carnosas se encuentran en capas continuas y concéntricas o (láminas), de modo que dan al bulbo una estructura más o menos sólida.
  • Bulbos No tunicados (escamosos). Representados por los lirios. Estos bulbos no poseen una cubierta seca que los envuelva, por lo que deben ser manejados más cuidadosamente que los bulbos tunicados, debido a que están más expuestos a secarse y se lesionan con más facilidad.

En un bulbo tunicado en reposo no hay raíces presentes, pero se desarrollan adventiciamente al iniciarse el período de crecimiento en una banda angosta alrededor del borde exterior del platillo basal. Por otra parte en los bulbos no tunicados, las raíces persisten durante el almacenamiento. La mayor parte de los lirios forman raíces encima del bulbo, en el tallo.

Desarrollo del bulbo

Un bulbo individual pasa por un ciclo de desarrollo característico que comienza con su iniciación como un meristemo y termina en su floración y producción de semilla. Este ciclo de desarrollo está formado por dos fases fundamentales: la fase vegetativa y la fase reproductiva.

Fase vegetativa

En esta fase, los bulbillos crecen hasta llegar al tamaño para florecer, alcanzando su peso máximo.

Fase reproductiva

Comprende la inducción de la floración, la diferenciación de las partes florales, la elongación del tallo floral y finalmente la floración, y a veces, la producción de semilla.

Varias especies de bulbos tienen exigencias ambientales específicas para las fases individuales de este ciclo, las cuales determinan su comportamiento estacional. Estas especies de bulbos pueden ser agrupadas en clase dependiendo de su época de floración y método de manejo.

Acciones para favorecer el desarrollo del bulbo

Las operaciones que favorecen el desarrollo vegetativo comprenden el riego, control de malezas, control de enfermedades y de insectos, y fertilización.

Las condiciones adversas de desarrollo como remoción de las hojas, extracción prematura de bulbos, etc., conducen a la producción de bulbos más chicos y flores inferiores.

Las temperaturas moderadamente frescas tienden a prolongar el periodo vegetativo, mientras que temperaturas más altas pueden ocasionar que cese la fase vegetativa y que se inicie la fase reproductiva. Así pues un cambio de temperaturas frescas a temperaturas más cálidas al principio de la primavera, acortará el periodo vegetativo produciendo bulbos más pequeños y en consecuencia flores inferiores en el año siguiente.

Las áreas para la producción comercial de bulbos rústicos que florean en primavera se encuentran en regiones de primavera y verano frescos como Holanda, y la zona Noroeste del Pacífico (en los Estados Unidos).

El fotoperiodo es otro factor importante que en algunas especies puede efectuar el desarrollo del bulbo. Se ha mostrado que es un factor importante en la cebada y el ajo.

Formación de la yema floral

La iniciación de la fase reproductiva y el término de la fase vegetativa es indicada por el secamiento del follaje y la maduración del bulbo.

Desde ese periodo, los bulbos ya no aumentan ni en peso ni en tamaño. Las raíces se desintegran y el bulbo entra en un periodo aparente de reposo. Sin embargo, en el interior del bulbo están ocurriendo cambios importantes: el meristemo vegetativo está efectuando una transición a brote floral. Para que esto ocurra es necesario que el bulbo alcance tamaño suficiente, pues de lo contrario permanecerá vegetativo.

Es importante la temperatura en la progresión del crecimiento vegetativo a la formación de la yema floral. Una desviación de las temperaturas óptimas o una prolongación del periodo de [tiempo] a cualquiera de las temperaturas, produce un aumento en el tiempo requerido para florecer y en algunos casos puede hasta impedir completamente el desarrollo de la flor.

Propagación

El desarrollo de hijuelos provee un método simple y confiable para la propagación de muchas clases de bulbos. Es suficientemente rápido para la producción comercial de bulbos de tulipanes, narcisos, iris de bulbo y jacinto de racimo, pero en general es demasiado lento para el lirio, jacinto y amarilis.

Si se les deja sin molestar, los hijuelos pueden permanecer adheridos al bulbo madre por varios años.

También se les puede remover en la época en que se saquen los bulbos y plantarlos en camas o surcos del vivero para que crezcan hasta alcanzar el tamaño apropiado para florecer.

Esto puede requerir varias estaciones de crecimiento, dependiendo de la clase de bulbos y del tamaño de los hijuelos.

Bulbos que florean en primavera

En este se encuentran grupos comercialmente importantes como los tulipanes, narcisos, jacintos, e iris de bulbo, aunque en los jardines también se cultivan otras especies.

La fase vegetativa principia con la iniciación del bulbillo sobre el platillo basal en la axila de una escama bulbar. En este periodo inicial que generalmente dura una sola estación de crecimiento, el bulbillo es relativamente insignificante, ya que se encuentra presente dentro de otro bulbo en crecimiento y solo puede ser observado disectando el bulbo.

Tulipán

Este bulbo se desintegra al florear, pero dejan un racimo de nuevos bulbos y bulbillos que se iniciaron en la estación anterior. El más grande de estos puede haber alcanzado el tamaño suficiente para florecer, pero los más pequeños necesitarán varios años adicionales de crecimiento.

Narciso

El bulbo que florea, continúa creciendo del centro, año tras año y produce varios hijuelos que pueden quedar adheridos por varios años.

Jacinto

El bulbo también continúa creciendo año con año, pero debido a que el número de hijuelos que produce es limitado, generalmente se usan métodos artificiales de propagación. El tamaño del bulbo y la cantidad de reserva alimenticia que contenga, determinan el tamaño y la calidad de la flor.

Lirios

Las distintas especies de lirios tienen diversos métodos de reproducción por bulbo. El bulbo del lirio presenta un periodo vegetativo durante el verano, en el cual el nuevo bulbo, para el año siguiente, está aumentado de tamaño y acumulando materiales de reserva.

Los bulbos de lirios no entran en reposo en la misma forma que otros bulbos, y sus raíces no se desintegran. El bulbo debe estar desenterrado tan poco como sea posible y cuando se quiere para propagación, debe ser manejado con todo cuidado y se debe evitar su desecación.

El valor comercial del bulbo depende no solo de su tamaño y peso; sino también de la condición de las raíces carnosas y de que el platillo basal esté libre de pudriciones.

Lirio de Pascua

La transición del meristema de yema floral no tiene lugar sino hasta fines del otoño y aparentemente no se efectúa sino hasta que el bulbo ha sido extraído y vuelto a plantar.

Bulbos suaves o tiernos que florecen en invierno

Hay cierto número de bulbos de flores procedentes de regiones tropicales cuyo ciclo de desarrollo está condicionado a un ciclo climatológico húmedo seco, en lugar de estarlo a un ciclo de temperaturas frío–cálido.

Fuentes