Saltar a: navegación, buscar

Cadmo

Cadmo
Información sobre la plantilla
Personaje de Ficción
220px-Hendrick Goltzius Cadmus Statens Museum for Kunst 1183.jpg
CreadorMitología griega


En la mitología griega, Cadmo (en griego antiguo, Κάδμος) era hijo de Telefasa y de Agénor, hermano por lo tanto de Fénix, de Cílix y de Europa. Es un personaje de relativa importancia por ser el fundador de Cadmea, que posteriormente llegaría a convertirse en la célebre Tebas. Se atribuye a Cadmo la introducción del alfabeto en Grecia, al igual que la del arado, la fundición de metales y la agricultura. Introdujo también el culto de los dioses egipcios y fenicios.

Trayectoria mítica

Cadmo fue el hermano menor de Cílix y de Fénix, así como de Europa, a la que raptó Zeus transformado en toro. Con sus hermanos y su madre Telefasa, que estaba embarazada, partió en busca de su hermana por mandato de Agénor, con orden de no volver al reino, bajo pena de muerte, sin haber antes encontrado a Europa. Todos juntos comenzaron un largo viaje por mar hacia el oeste, siguiendo la dirección que había tomado el toro.

Fénix fue el primero en abandonar la búsqueda y fundó su reino junto al de su padre y lo llamó Fenicia, actualmente Líbano. Siguiendo la costa, continuaron hacia el norte subiendo por los montes Antitauros, y Cílix, el mayor, agotado, le pidió a su madre que abandonara el viaje y se quedara con él allí. Ella se negó, continuando la búsqueda.

Poco más adelante murió Telefasa al dar a luz a Fineo y Cílix abandonó el viaje y fundó la Cilicia entre la costa y los montes Antitauro en Antioquía. Cadmo cruzó al continente y llegó a Delfos, pues quería consultar el oráculo de Apolo

Fundación de Tebas

El oráculo le habló así: «Cubre tus ojos Cadmo y sal por cualquier puerta, toma la dirección a la que te dirija esa puerta y cuando veas una vaca con la luna en su cara, síguela sin cesar hasta que cese su camino. Entonces funda tu casa Cadmo, porque esa será tu tierra». Cadmo quedó confuso ante tal respuesta, pues lo que él deseaba era encontrar a su hermana Europa.

Como le había indicado el oráculo cubrió sus ojos y con la ayuda de su mano derecha, anduvo a tientas por Delfos y por azar fue a dar con la puerta que salía hacia el Sur, en dirección a Beocia. Salió Cadmo por ella y en efecto se le cruzó una vaca con una mancha en la cara que era igual a una luna pintada con los cuernos hacia abajo. La siguió sin descanso, pues la vaca no paró de andar en tres días, y su corte que le seguía languidecía exhausta. La vaca finalmente murió de cansancio y Cadmo supo que esa era su tierra y allí fundaría su nación.

Muerta la vaca quiso dedicar una Hecatombe a los dioses. Vio una fuente cercana y dijo a sus hombres que trajeran agua. Pero un dragón mató a algunos. Cadmo mató al dragón y Ares, el dueño de la bestia, montó en cólera. Pero Zeus, que había secuestrado a Europa, lo apaciguó. Zeus, por favorecer a Cadmo, le mandó a Atenea con un mensaje.

La diosa le dijo: «Planta los dientes del dragón esta noche y veras nacer de ellos cientos de fieros guerreros, más ocúltate de ellos pues te matarán. Nada más nacer, se matarán entre ellos. Cuando queden pocos y cansados, lucha con ellos y vence a algunos. Si lo haces así tendrás a tu merced a los mejores y más fieles guerreros con los que puedas soñar».

Cadmo hizo lo que se le indicaba. Inmoló la vaca a los dioses como tenía planeado y al llegar la noche con su mano derecha plantó los colmillos. La tierra inmediatamente se quebró y de ella nacieron los Spartoi. Tal como había anunciado Atenea, nada más nacer comenzaron a luchar, matándose entre ellos. Cuando quedaban pocos y débiles apareció Cadmo y luchó contra algunos, venciendo tan sólo a dos: Ctonio y Equión quienes se convertirían en sus mejores hombres y más fieles compañeros.

Fundó Cadmea, en Tebas, región habitada por los hiantos, quienes retaron a Cadmo. Pero los Hiantos eran vagos y bastante descuidados, mientras que Cadmo era culto y sabía luchar muy bien, por lo que pudo vencerles sin dificultad. Los derrotados decidieron emigrar hacia el monte Partenio.

La Maldición de Cadmo

Después tomó por esposa a Harmonía o Hermione, hija de Venus y Marte. Ésta era la diosa de la armonía y la concordia: su equivalente en la mitología romana era la Concordia. Esta unión tuvo los más halagüeños comienzos. Cadmo gozaba viéndose yerno de dos grandes divinidades, parde de cuatro hijas bellas y seductoras -Ino, Agave, Autonoe y Semelé. Además, era el jefe supremo de un pueblo adicto y sumiso.

Pero Juno no veía con buenos ojos tanta felicidad. Celosa, como era, ¿podía olvidar que Cadmo era el hermano de Europa, una de sus rivales? Por esto no se dio punto de reposo hasta que hubo empañado la alegría del príncipe, acumulando sobre él toda suerte de pesares.

Acteón, su nieto, que era un diestro cazador, murió despedazado por sus propios perros al violar los principios de la diosa de la caza Diana; Semelé pereció víctima del fulgor ardiente de los rayos de Júpiter; Penteo, hijo de Agave, fue despedazado por las bacantes; Ino, presa de la locura, se precipitó al mar; para cúmulo de infortunios, el pueblo de Tebas se rebeló contra Cadmo, su autoridad fue despreciada y después de haber sido arrojado de Tebas se vio obligado a buscar, junto a su esposa, un refugio de lo más apartado en Iliria. Agobiados ambos por el paso de los años, rogaron a los dioses que pusiesen fin a sus males y fueron convertidos en serpientes.

Se dice que Cadmo fue quien acompañó a Zeus en su ingreso en el infierno, lo que según otras fuentes habría hecho Dioniso o Heracles.[cita requerida] Se dice también que Cadmo fue quien le cosió a Zeus los tendones que le había robado Tifón, cuando era custodiado por la sierpe Delfine. Lo mismo se dice de Hermes y de Heracles.

Descendencia

De Harmonía tuvo a Ágave, prometida a Equión. De Equión y Ágave nació Nicteis. De Harmonía y Cadmo nació Polidoro, quien casó con Nicteis De Cadmo y Harmonía nació también Ino, desposada con Atamas, rey de la Megara Otras hijas de Harmonía y Cadmo fueron Autónoe, Sémele e Illiria Autonoe se desposó con Aristeo, hijo de Apolo

Fuentes