Saltar a: navegación, buscar

Capilla de Notre Dame du Haut

Capilla de Notre Dame du Haut
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Capilla)
Iglesia de Ronchamp.jpg
Iglesia de peregrinación, conocida informalmente como Ronchamp, es la base de la Iglesia Católica en esta ciudad.
Descripción
Tipo:Capilla
Localización:Ronchamp, Bandera de Francia Francia
Datos de su construcción
Inicio:1950

La Capilla de Notre Dame du Haut. En la comuna de Ronchamp, al sureste de París, se encuentra uno de los proyectos más inusuales del arquitecto Le Corbusier, la Iglesia Notre Dame du Ronchamp, mejor conocida como Ronchamp. El encargo nace hacia 1950, cuando después de terminar la II Guerra Mundial, la iglesia de la comuna, había sido destruida. Así, iniciando la reconstrucción, Le Corbusier es designado para proponer una nueva iglesia Católica. Es uno de los ejemplos más importantes y más acertados de la arquitectura religiosa del siglo XX.

Ubicación

Error al crear miniatura: Falta archivo
Vista de la colina

Ronchamp es una ciudad y comuna francesa ubicada en la región de Franco Condado, departamento de Alto Saona, en el distrito de Lure y cantón de Champagney. Ronchamp se encuentra en un terreno boscoso, alejado del resto de la comuna. La capilla es colocada sobre la cima de una colina, como un verdadero pedestal. Una referencia para los peregrinos.

Diseño

Plano de la Capilla

Es una obra de expresividad poética en la que el autor quiso conseguir recrear un lugar de recogimiento, de silencio, de oración, de paz y armonía espiritual. Esto lo consigue plenamente en un interior profundamente religioso donde los matices de luces crean un ambiente intimista, que no puede compararse a ninguna iglesia moderna, y que entronca perfectamente con la tradición constructiva religiosa del románico y del gótico en su búsqueda de unos interiores llenos de recogimiento espiritual. Esta obra inicia en Le Corbusier un cambio hacia un estilo diferente con una nueva plástica y con formas constructivas orgánicas. Al diseñar Ronchamp, Le Corbusier genera un volumen orgánico de paredes blancas, acercándose al aspecto etéreo de la arquitectura moderna. Con el ingreso de la luz, las pequeñas ventanas de color, cambian inmediatamente el interior del espacio, dotándolo de vida y simbolismo.

Arquitectura

La planta de la iglesia es hasta cierto punto simple, se compone de una nave de forma oblonga y curvilínea, con dos entradas en los costados, un altar principal de forma axial y tres capillas debajo de las torres. Consta principalmente de paredes curvadas, especialmente la pared del sur, la cáscara de elasticidad concreta de la azotea, el edificio presenta una forma masiva, escultural. Las ventanas pequeñas, brillantemente pintadas y al parecer irregulares están perforadas en estas paredes gruesas y dan una luz débil pero emocionante dentro del edificio, realzado por la luz indirecta adicional que viene de bajo de las tres torres. La estructura en la Capilla de Notre Dame du Haut, está hecha sobre todo de cemento y piedra y es bastante pequeña, incluida en las gruesas paredes, con la azotea vuelta hacia arriba apoyada en las columnas encajadas dentro de las paredes, como una vela ondeando. La pesadez de las paredes y de la azotea es engañosa. En el interior, los espacios se forman entre las paredes y la azotea y está iluminada por medio de ventanas de tipo aspillera, así como la luz asimétrica de las aberturas de la pared, para reforzar la naturaleza sagrada del espacio y también la relación del edificio con sus alrededores. La iluminación en el interior es suave e indirecta, que junto con las ventanas pequeñas y el reflejo de las paredes blancas de las capillas proyectan la luz sobre las torres. En esta obra, Le Corbusier le otorga una especial importancia a los muros del edificio, pues son ellos los que le dan el carácter escultórico a la obra. Las paredes gruesas, y de suave curvatura, son construidas mediante hormigón y mampostería. Con un sistema constructivo relativamente simple, el arquitecto aprovecha el diseño, estructural, estética y funcionalmente. Las altas paredes, actúan como amplificadores acústicos, que proyectan el sonido hacia todo el lugar.

Interior

Interior de la Capilla

El interior está cercado por muros curvados y las ventanas irregulares, son muy pequeñas y abocinadas, semejando lucernas que filtran la luz cambiante según las distintas horas del día y de las estaciones, con un sentido simbólico que nos remite al arte medieval. Carece de elementos ornamentales ajenos a la propia arquitectura, claro que el color también le sirve para crear juegos de luces que ornamentan el interior. Uno de los aspectos más llamativos de la iglesia, es el cielo curvo. El techo parece flotar sobre el edificio, apoyándose en columnas incrustadas en los muros, creando una brecha de 10 cm. entre el techo y las paredes. El techo es quizás la única señal de alguna influencia de los avances mecánicos, simulando las curvas del ala de un avión. Aerodinámica en el diseño, todas sus cualidades enormes y pesadas, aparecen sin peso ante la mirada del espectador.

Exterior

Error al crear miniatura: Falta archivo
Exterior de la Capilla

Desde el exterior, la iglesia destaca por sus formas curvas que se asemejan quizás al paisaje, en el interior en cambio, la forma pierde protagonismo y es la luz el elemento que da sentido al espacio. En el exterior, el edificio se presenta como una forma muy plástica, gracias a la facilidad del modelado del hormigón, careciendo de una fachada principal. Sus paredes son blancas, dejando el cemento visible en la gran concha que es la cubierta, con una curiosa forma de sus elementos constructivos, destacando los tres elementos verticales que son las torres, que rematan en semicúpulas, abiertas para que la luz llegue al interior de forma cenital. Es un curioso sistema de luces inspirado en el de Villa Adriana en Tívoli. Esos muros verticales aparecen recubiertos con una textura granulosa “a la gunita” que crea destacados efectos de claroscuro.

Iluminación

Otro aspecto importante en el diseño de esta obra, son las esporádicas ventanas que perforan los muros. Las perforaciones son profundas, y con un ángulo que permite que la luz entre de forma directa. Cada ventana ilumina de forma distinta debido a su tamaño, posición en el muro y color del vidrio. La luz ingresa creando un patrón moteado, similar a lo que ocurre cuando se miran las estrellas. Gran parte de la iluminación del recinto, no se genera gracias a estas ventanas, sino a la separación de 10 cm. entre el techo y el muro.

Iglesia de peregrinación

Los alrededores de Ronchamp, han sido durante años, un lugar de peregrinación profundamente arraigado en la tradición católica. No obstante, después de la guerra, se decide crear una iglesia que reinventa el espacio sagrado, dejándolo libre de detalles extravagantes y figuras religiosas. Le Corbusier crea una estética moderna que trabaja el edificio como un verdadero objeto escultórico. La iglesia es, actualmente, uno de los trabajos más importantes de su carrera.

El templo está concebido como una iglesia interior-exterior, con el fin de acoger un número variable de personas, ya que en su interior caben grupos de hasta doscientas personas, y una fila de bancos laterales acoge peregrinos aislados o incluso pequeños grupos. Pese a ser una iglesia de peregrinación, el arquitecto no mantiene la tipología anterior, ya que el espacio carece de todo tipo de jerarquía. Cuando hay peregrinaciones masivas, la explanada natural del este de la pared del altar sirve como templo al aire libre, con lo que relaciona totalmente el edificio con el paisaje. La cubierta voladiza, semejante a una concha, o a la quilla de un barco, protege la pared del altar, el púlpito y las plataformas de los cantores que adosados a este lateral crean la “gran iglesia” exterior. La pared exterior sur avanza a modo de proa, partida en dos por un gran contrafuerte, y abre la terraza del altar hacia la explanada. En esa misma pared del altar está la imagen “milagrosa” de Nôtre Dame du Haut.

Fuentes