Saltar a: navegación, buscar

Carlos X de Francia

Carlos X
Información sobre la plantilla
Rey de Francia
Carlos X.jpg
Nombre real Carlos X de Francia
Nacimiento 9 de octubre de 1757
Versalles, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento 6 de noviembre de 1836
Gorizia, Venecia, Italia
Cónyuge/s María Teresa de Saboya
Padre Felipe de Artois

Carlos X. Rey de Francia y de Navarra entre 1824 y 1830. Ostentó el título de Conde de Artois. Fue el último rey de la Casa de Borbón que gobernó Francia.

Datos biográficos

Nacido en Versalles el 9 de octubre de 1757 Hijo de Felipe de Artois Fue el cuarto hijo del delfín Luis y por tanto el hermano menor del duque de Borgoña, de Luis XVI y de Luis XVIII. Se dedicó en su juventud a una vida de lujos desmedidos y placeres que llegaron a ser famosos en la disoluta corte de sus hermanos. A los 16 años contrajo matrimonio con María Teresa de Saboya. El matrimonio duró poco y Carlos regresó a su vida anterior. Su posición intransigente y reaccionaria le hizo encontrar muchos enemigos y se dedicó a conspirar con los sectores más intransigentes de la monarquía europea para encontrar el apoyo necesario en su idea de tomar militarmente el poder en Francia. En 1824 con el fallecimiento de Luis XVIII, Carlos X logra ocupar el reinado que se prolongó hasta 1830 y en estos seis años se produjo una marcada tendencia reaccionaria y represora. Murió afectado de cólera en Gorizia, Venecia (Italia), el 6 de noviembre de 1836.

Revolución y exilio

Como uno de los más altos nobles de Francia, asistía a las Asambleas de notables, donde se destacaba por su posición reaccionaria. Cuando en 1789 estalló la Revolución Francesa, Carlos marchó al exilio donde se convirtió en uno de los símbolos más notorios de la contrarrevolución. Residió durante muchos años en Gran Bretaña hasta que la caída de Napoleón Bonaparte le permitió a su hermano Luis XVIII ascender al trono de Francia. En 1791 su hermano Luis XVI le invitó a regresar para jurar la nueva Constitución, a lo que Carlos se negó alegando que su hermano no era dueño de sus actos y que estaba cautivo por los revolucionarios.

Vuelta del exilio: reinado de Luis XVIII y los ultras

Cuando en 1793 Luis XVI fue ejecutado, su hermano, Luis XVIII accedió al trono y cedió el título de conde de Provenza a Carlos. En esos momentos Carlos se encontraba en Londres intentando en vano obtener apoyos. Durante el Imperio de Napoleón I se tienen pocas noticias de las actividades de Carlos, hasta que tras el fracaso de la campaña de Rusia le hizo ver de nuevo posibilidades de éxito y regresó a la escena pública. Carlos se dedicó a lanzar proclamas y manifestaciones en contra de Napoleón y de la República. Cuando el emperador cayó y los aliados entraron en parís, el oportunista Carlos se encontraba entre los vencedores. Luís XVIII recuperó el trono, pero su mal gobierno puso las cosas muy fáciles para el regreso de Napoleón y la instauración del denominado Imperio de los Cien Días. Carlos se refugió en Gante con su hermano hasta que tres meses después de la derrota napoleónica en Waterloo se produjo la segunda Restauración borbónica en Francia, era 1815. Durante todo el reinado de Luis XVIII, más liberal e inteligente que Carlos, las disputas entre los hermanos fueron constantes, hasta el punto de que Carlos intentó sin éxito un golpe de Estado. Carlos se dedicó entonces a aglutinar a su alrededor a todos aquellos nostálgicos de restablecer el Antiguo Régimen.

Reinado de Carlos X

A la muerte de Luis XVIII en 1824, Carlos X heredó el trono francés y fue coronado el 28 de mayo de 1825 en la Catedral de Reims. Sería ésta la última coronación de un rey en Francia. El reinado de Carlos X estuvo marcado por las inmensas tiranteces con la burguesía francesa, y, en general, con las ramas más liberales del estamento político; las pretensiones absolutistas y ultramonárquicas de Carlos X no encontraban cabida en un sistema político formado, en su mayoría, por grupos políticos liberales, que era patente que tenían el apoyo popular suficiente para controlar la Cámara de Diputados, si bien el fraude electoral prevenía tal circunstancia. Se impulsaron una serie de medidas, tales como la censura de la prensa, que se encontraban completamente desfasadas tras lo ocurrido en la Revolución Francesa y que no hallaron el respaldo del pueblo. Los estudiantes universitarios de las grandes ciudades francesas fueron uno de los sectores sociales que más se opuso a las medidas reaccionarias de Carlos X; en este ambiente aparecieron figuras como la del pensador socialista Louis August Blanqui. Algunas de las personalidades francesas que se opusieron decididamente a la política del soberano fueron Talleyrand, Favre o Mottier. El responsable de llevar a cabo esta política real fue el ministro Villèle, al cual la presión popular obligó a retirarse y fue sustituido por Martignac, de ideas más abiertas y liberales que su predecesor, por los que fue depuesto en beneficio del Polignac, uno de los más férreos defensores del Absolutismo. El 25 de julio de 1830 la Cámara popular fue disuelta debido a la hostilidad que mostraba contra el soberano. El día 27 París amaneció llena de barricadas y con el pueblo en la calle, Carlos se negó a ningún tipo de concesiones y sacó al ejército a la calle. El 30 de julio estalló la revolución liberal por toda Francia, con una fuerza tal que Carlos fue derrocado y obligado a exiliarse. Carlos se refugió en Inglaterra, Escocia y finalmente en Gorizia donde falleció en el año 1836. La revolución puso en el trono a Luis Felipe de Orleans, el cual fue rápidamente reconocido por todas las potencias europeas a excepción del absolutista Fernando VII de España. Luis Felipe instauró una monarquía constitucional.

Fuentes