Saltar a: navegación, buscar

Casa natal Rubén Martínez Villena

Museo Casa Natal Rubén Martínez Villena
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Casa de Villena.jpg
Monumento Nacional
Fundación:Finales del siglo XIX
Tipo de unidad:Museo
País:Bandera de Cuba Cuba
Dirección:Municipio Alquízar, Provincia Artemisa, Bandera de Cuba Cuba
 Museo Casa Natal Rubén Martínez Villena.  Inmueble donde vio la luz  una de las figuras más descollantes de la intelectualidad revolucionaria cubana de la generación de los años veinte. Rubén Martínez Villena. Monumento nacional

Breve reseña histórica

En esta casa construida a finales del siglo XIX, en la antigua calle San Agustín, hoy Avenida 91 No. 8427 e/ 84 y 86, Alquízar, Provincia Artemisa,  vivió el matrimonio conformado por: Luciano Rogelio Martínez y Echemendia y su esposa María de los Dolores de Jesús de Villena y del Monte, de cuya unión nació el 20 de diciembre de 1899  Rubén Agnelio Martínez Villena, una de las figuras más descollantes de la intelectualidad revolucionaria cubana de la generación de los años veinte. Creador de una valiosa obra literaria, abogado de profesión e iluminado por las ideas marxistas leninistas, este joven consagró su corta vida a la causa de los desposeídos, convirtiéndose en el período que le tocó vivir en un líder excepcional; un buen ejemplo de su lucha lo tenemos en la conocida Protesta de los Trece y el magistral apelativo de Asno con Garras que atinadamente dedicó a Gerardo Machado.

Primeros propietarios

Durante muchos años se planteó que dicha vivienda había sido mandada a construir por el abuelo de Rubén, pero en documentación del registro de la propiedad del municipio, no consta que la familia Martínez Villena fuera propietaria de la misma, aunque existe la posibilidad de que habitaran la casa en calidad de usufructuarios.

Estilo constructivo

En ella se aprecia, como en muchas construcciones de madera de la época, una marcada influencia de la arquitectura colonial española fundamentalmente de la andaluza aunque se notaba la presencia de elementos propios de la zona tropical.
Como componentes significativos del inmueble se destacan: Planta en forma de L invertida, dos crujías, galería incompleta, martillo derecho, patio interior con jardín y traspatio.

Su fachada principal de madera machihembrada guarda una perfecta simetría. Su puerta principal de dos hojas de tableros flanqueada a ambos lados por dos ventanas protegidas por rejas con travesaños de madera y barrotes de hierro.
Sólidos pies derechos sostienen la cubierta del portal, el cual limita sus espacios con un barandal también de madera y barrotes de hierro.n Su cubierta de armadura de par e hilera, por sus pendientes presenta techos a aguas con tejas francesas. El piso es de tabloncillo en las tres primeras habitaciones, losetas hidráulicas en las cinco restantes, el portal y la terraza de lozas de barro.

Otros usos

A inicio del siglo XX, la familia Martínez Villena abandonó la vivienda y esta pasó a varios propietarios que introdujeron modificaciones, principalmente en la incorporación de paredes de ladrillos, losetas hidráulicas y la creación de un baño dentro de la vivienda. De 1925 a 1928, el inmueble funciona como tren de lavandería.

En 1950 estando la casa en poder de Juan Francisco Rodríguez; los miembros del Partido Socialista Popular (PSP) de la localidad realizan la colocación de la tarja conmemorativa en el frente de la casa, con permiso de la alcaldía y el dueño del inmueble, siendo develada por Juan Marinillo el 20 de diciembre de 1950, quien expresó en esa ocasión:

Tarja de Villena.JPG

(...)Descubrimos esta tarja en momentos en que los valores políticos y humanos de Rubén nos son más necesarios que nunca(...).
Esta tarja que hoy colocamos en su casa natal será testigo de luchas duras y decisivas para su pueblo. Hay que encarar esas luchas como él lo hubiera hecho. Todos los cubanos están obligados a ello; pero de manera singular los que forman el partido, en el Partido Socialista Popular. (...).
Fue Rubén Martínez Villena, como reza esta tarja, un luchador heróico de liberación de Cuba. (...)
Hoy hace dieciséis años que perdimos para siempre a Rubén Martínez Villena. En aquella oportunidad tuve que decir unas palabras sobre su tumba recién abierta. (...)
Cuide mucho Alquízar esta casa, que cada hora tendrá más valía. Desde hoy queda Rubén frente al pueblo, en la calle, entre su gente más íntima y cercana, en la atmósfera cordial de la Villa que amó tanto. Los que vamos a la capital sabemos que aquí tendremos que acudir muchas veces a recordar aquella vida, a medir hasta que límites se va cumpliendo la voluntad impaciente y erguida que nació entre estas paredes humildes.
La adivinación del pueblo no yerra nunca. Al decidir la colocación de esta tarja, como testimonio y como una advertencia, su villa, el pueblo de Alquízar, sabe que aquí deja una juventud inagotada que es ya una gran responsabilidad colectiva. (...).

Propiedad convertida en museo

En el año 1971 la Comisión de Activistas de Historia de Alquízar se dio a la tarea de rescatar la casa para convertirla en museo.

En aquel entonces el propietario del inmueble Manuel Morales Pérez, propuso ceder la misma a cambio de otra en la Ciudad de La Habana a lo que Fabio Grobart contestó:
“Creo que se trata de una sugerencia justa, por lo que después de hablar con el compañero Rolando García, presidente de la Comisión Nacional de Activistas de Historia, le he trasladado la carta de usted, ya que dicha comisión es el organismo más indicado para realizar las gestiones que ustedes solicitan”.
Posteriormente se formalizó legalmente los traspasos por lo que dicha comisión sugirió que la casa se destinara para museo “Rubén Martínez Villena”.

En 1974 comienzan las obras de restauración del valioso inmueble. El arquitecto Daniel Taboada Espiniella al frente del equipo de restauradores comienza los estudios y proyectos y dirige las obras que son ejecutadas por una brigada de la propia localidad.
Se logran de este modo terminar gran número de transformaciones ejecutadas al inmueble y adecuarlo considerablemente a su imagen original.

Las concepciones museológicas y el proyecto museográfico fueron proyectados y realizados por la Lic. Moraima Clavijo y el Arq. José Linares.
El 16 de enero de 1976, cumpliéndose el aniversario 77 de la muerte del poeta alquizareño, se inaugura el Museo “Casa Natal Rubén Martínez Villena” constituyéndose de este modo en el primer museo que abriera sus puertas en la actual provincia de La Habana.

Mascarilla Villena.jpg
Compuesto por:

• 4 salas expositivas
• 1 sala de lectura
• 1 biblioteca
• 1 oficina
y otras dependencias propias del inmueble.
En 1978 la Comisión Nacional de Monumentos declaro el inmueble monumento nacional mediante la Resolución No.3.

De este modo “La Casa Natal de Rubén Martínez Villena”, junto al Sitio Histórico San Pedro en el municipio de Bauta (lugar donde cayera en combate el general Antonio Maceo), ambos recogidos en la citada resolución, pasarían a ser los primeros monumentos declarados y proclamados en la provincia de La Habana y protegidos por la Ley No. 2 de la Constitución de nuestra República.

Restauración

En 1985, diez años después de su restauración inicial y con motivo de un nuevo aniversario del natalicio de Rubén, se acometen nuevas obras de conservación al monumento.
En esta oportunidad el entonces creado Departamento de Patrimonio de La Habana organiza las labores de intervención y recurre nuevamente al Arq. Daniel Taboada Espiniella, especialista del ahora Centro Nacional de Conservación Restauración y Museología que asesora directamente la nueva intervención.

La brigada constructora estuvo compuesta en esta oportunidad numerosos obreros que ya habían trabajado en las obras de 1975 y que, por tal razón, conocían detalladamente el inmueble, lo que facilitó ostensiblemente la solución a las nuevas lesiones que manifestara el mismo.
Los trabajos fundamentales en esta oportunidad recayeron en labores de carpintería, plomería y pintura aunque también se dieron soluciones a dificultades presentes de albañilería, electricidad y sobre todo pintura siempre respetándose la estructura rescatadas en las acciones desplegadas en 1975.

Reapertura

Nuevamente y para esta reapertura, el museo contó con la participación del Arq. José Linares Ferrer quien se ocupó del proyecto museográfico de la instalación museística quien no introdujo transformaciones en su estructura, pero si consideró un nuevo diseño donde se destacaban fundamentalmente tres niveles de información y se mostraban gran número de piezas y documentos que ya para esta fecha, había colectado el joven museo tras una labor investigadora y de construcción de su colección fundamental.
Transcurrido catorce años de esta última intervención y tres en breve período de cierre parcial de esta institución, el monumento es sometido a una nueva intervención.
En esta oportunidad las condiciones de deterioro se habían agudizado debido a la cercanía absoluta de acciones de conservación tanto al inmueble como a equipamiento museográfico. Las serias dificultades económicas acarreadas por el conocido período especial iniciado a raíz de la caída del campo socialista habían impedido mantener estable las labores conservacionistas en el monumento por lo que la humedad y las termitas, fundamentalmente, fueron responsables de las numerosas lesiones que se manifestaron sin poder evitar el biodeterioro del inmueble, no sucediendo lo mismo con la colección, que fue retirada de exposición oportunamente para evitar daños y pérdidas.
En 1999, año en que se cumpliría el centenario del natalicio del insigne intelectual habanero, se organizan nuevamente las acciones para lograr la rehabilitación total de este importante monumento.
El Centro Provincial de Patrimonio Cultural de nuestra provincia y su equipo técnico de monumentos asume la responsabilidad de la dirección de los proyectos y las obras.
Con financiamiento en divisas y moneda nacional asignadas por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural y el Órgano Legislativo del Poder Popular de La Habana, respectivamente, se adquirieron los recursos necesarios para inicial las acciones.
En esta ocasión se trabaja por:
• Lograr la rehabilitación total del inmueble siguiendo la concepción e imagen que se había logrado en su restauración original ejecutada en 1975 y concebida por el Arq. Daniel Taboada Espiniella.
• Dado el incremento de las colecciones, los estudios desarrollados por el equipo técnico del museo sobre la vida y obra del intelectual y líder comunista se desea elaborar un nuevo guión museológico que respondiera a concepciones museológicas más novedosas.
• Se decide dotar esta institución museística de una nueva concepción museográfica donde el “recinto” declarado monumento nacional, se constituyera en el principal y más atrayente elemento expositivo del museo.

El 20 de diciembre de 1999, día en que se conmemoraba el centenario del natalicio, reabre sus puertas nuevamente el museo Casa Natal Rubén Martínez Villena en solemne acto popular.

Fuente

  • Museo Casa Natal Rubén Martínez Villena
  • Noa Vives, Norelys: Tesis de Curso