Saltar a: navegación, buscar

Castilla-La Mancha (España)

(Redirigido desde «Castilla-La Mancha»)
Para otros usos de este término, véase Castilla (desambiguación).
Castilla-La Mancha
Información sobre la plantilla
Ciudad de España
<span/>
Bandera de Castilla-La Mancha
Bandera

Escudo de Castilla-La Mancha
Escudo

Castilla-La Mancha, capital Toledo
Castilla-La Mancha, capital Toledo
EntidadCiudad
 • PaísBandera de España España
 • Fundación1085
Población 
 • Total2,098,373 hab, hab.
GentilicioCastellano-manchego
Molinosca.jpg

Castilla-La Mancha (España). Comunidad autónoma española, compuesta por las provincias de Albacete , Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo. Accede a la autonomía el 10 de agosto de 1982.

Es la heredera de la región histórica de Castilla la Nueva, exceptuando a la provincia de Madrid, que se decidió que constituyera una comunidad autónoma uniprovincial separada de Castilla-La Mancha sin celebración de referéndum como en el caso de otras comunidades, tras la división territorial de España posterior a la promulgación de la Constitución de 1978, e incluye la totalidad de La Mancha, al incorporarse la provincia de Albacete (formaba parte de Murcia).1

Geografía

Ubicación

Está situado en la Meseta Central, a unos 650 metros sobre el nivel del mar.

Extensión

79.461 kilómetro cuadrado.

Hidrografía

El territorio castellano-manchego está dividido en cinco cuencas hidrográficas principales, Tajo, Guadiana, y Guadalquivir que vierten sus aguas al Océano Atlántico y Júcar y Segura, que vierten al Mediterráneo. El Tajo abastece a una población total de 587.184 habitantes siendo la extensión de su cuenca de 26.699 km2.5 Abarca la casi totalidad de la provincia de Guadalajara y la mayor parte de la provincia de Toledo, incluida las dos mayores ciudades de la provincia, la capital, Toledo, y Talavera de la Reina.

La cuenca hidrográfica del Guadiana tiene una extensión de 26.646 km2, lo que supone el 37% del total del río, y atiende a una población de 583.259 habitantes.6 Abarca el sur de la provincia de Toledo, casi la totalidad de la provincia de Ciudad Real (exceptuando la parte sur), el suroeste de la provincia de Cuenca y el noroeste de la provincia de Albacete. Por su parte, la cuenca del Guadalquivir ocupa un 5,17%7 del territorio regional lo que supone una extensión de 4.100 km2 y abastece a poblaciones tan importantes como Puertollano.8 Se encuentra al sur de las provincias de Ciudad Real y Albacete.

En cuanto al Júcar, su cuenca abastece, a fecha de 2006, a 397.000 personas y abarca una extensión de 15.737 km2 lo que supone el 19,86% del territorio regional y el 36,61% del total de la cuenca.9 Abarca el este de las provincias de Cuenca y de Albacete, incluyendo ambas capitales. Por último, la cuenca del Segura abastece a un total de 34 municipios albaceteños.

Clima

El clima de Castilla-La Mancha es mediterráneo con un marcado carácter continental, denominado mediterráneo continentalizado. Es parecido al clima mediterráneo típico pero con características de climas continentales, de temperaturas más extremas. Este clima no recibe la influencia del mar, por lo que las temperaturas son mucho más extremas, veranos con mucho calor e inviernos bastante fríos con una oscilación de 18,5 °C. La estación estival es la más seca y se superan con gran frecuencia los 30 °C, alcanzándose esporádicamente más de 35 °C. Sin embargo, en invierno es frecuente que las temperaturas bajen de los 0 °C, produciéndose heladas en las noches despejadas de nubes y nevadas esporádicas.

Gobierno y administración

Desde hace unos 20 años, gobierna el PSOE, con José Bono a la cabeza. José María Barreda Fontes es el Presidente desde el 30 de abril de 2004.

Economía

Eminentemente agrícola. Agricultura y silvicultura. En Castilla-La Mancha el peso de la agricultura es muy importante, debido a que la mayor parte de la región es netamente rural. La mayoría está censada como superficie agrícola, pero parte de esa superficie está sin explotar por culpa del intenso éxodo rural y la gran propiedad.

Las explotaciones más productivas, las que sostienen realmente la producción agrícola, son de tamaño medio o grande, muy adecuadas para rentabilizar la actividad son inversiones en maquinaria que se puede recuperar en, relativamente, poco tiempo. No obstante, en Albacete y Ciudad Real, y parte de Toledo domina la gran propiedad privada, muy poco productiva. En esta zona aparece también un minifundio en torno a los pueblos que complementa las rentas de los jornaleros.

Las explotaciones se decidan en su gran mayoría a cultivos de secano, pero cada día es mayor la dedicación al regadío. No obstante, la sobre explotación de los acuíferos, y la escasez del caudal de los ríos pone en peligro estas explotaciones a medio plazo. En estos casos la concentración parcelaria ha mejorado las condiciones de la explotación. La montaña, las zonas arboladas, como los olivares y los viñedos, sin embargo, son muy difíciles de concentrar. Los titulares de las explotaciones son de edades cercanas a la jubilación, y las generaciones jóvenes no se incorporan a este sector lo que pone en peligro la continuidad de las explotaciones. No obstante, las muevas explotaciones, las más dinámicas están vinculadas a la existencia del regadío los cultivos bajo plástico y las técnicas más avanzadas de la revolución verde. El barbecho, aunque se practica, está en franco retroceso.

Los cereales dominan amplias extensiones, ya que se cultivan en régimen de secano en grandes explotaciones de llano. Predomina la cebada, y en un segundo lugar el maíz, la avena y el trigo.

El viñedo es un cultivo tradicional desde la Edad Media. Castilla-La Mancha es la región con más viñedos de España. Históricamente ha producido vinos de poca calidad, pero en la actualidad ha mejorado mucho, lo que le ha permitido tener varias denominaciones de origen: Almansa, Jumilla, La Macha, Méntrida y Valdepeñas. Sus uvas complementan la cosecha de los vinos de la mayor aparte de las regiones vitivinícolas de España.

El olivar es un cultivo que hoy en día se ha reducido mucho. La mayor parte del olivar se encuentra en Albacete y Ciudad Real. Su producción se dedica tanto a aceite como a la aceituna de mesa.

Las frutas y hortalizas tienen cada día más presencia, debido a su alto valor añadido. Necesitan de grandes cantidades de agua de regadío. Aún son pocas las explotaciones de cultivos bajo plástico, y es que los dos meses de heladas seguras dificultan la producción de invernadero tradicional.

Dos productos destacan por su alta productividad: el azafrán y los champiñones. El azafrán es un producto de secano, y normalmente se encuentra asociado a otros cultivos: viñedos y olivos. El champiñón, por el contrario se cultiva en naves cerradas. En La Manchuela se recoge la mitad de la producción nacional.

Los cultivos industriales son, también, muy importantes: girasol, remolacha y tabaco, sobre todo.

La explotación forestal tiene menor importancia económica. El árbol más productivo es el pino, normalmente de repoblación. La explotación de las choperas de ribera es marginal. En Toledo, Ciudad Real y Albacete la caza tiene gran importancia económica.

Industria

Castilla-La Mancha presenta una economía muy desequilibrada, y volcada sobre Madrid. La región en sí centra su economía en torno a la agricultura. Los planes de estabilización de los años 60 no tuvieron en la comunidad el impacto de que en otras regiones. No obstante, modernamente, tras el ingreso de España en la UE, la industria ha despegado y se han alcanzado altos índices de terciarización.

La producción industrial castellanomanchega está diseminada por toda la región, aunque tiene poca importancia en el conjunto nacional. Toledo y Ciudad Real (gracias a Puertollano) son las provincias más industriales. No obstante, también en Albacete, Cuenca y Guadalajara encontramos áreas industriales.

La metalurgia de transformación es una actividad industrial importante. Su origen está en los procesos de descongestión de Madrid y se concentra en Toledo y Guadalajara.

La industria agroalimentaria tiene gran importancia, y es la más vinculada a los productos de país. Se trata de un sector dominado por las pequeñas y medianas empresas dedicadas a la transformación de los productos agrícolas, aceite, tanto de oliva como de girasol, vino, corcho, etc. Y por supuesto las industrias de conservas de frutas y verduras. Son reseñables la zona de Alcázar de San Juan-Daimiel-Valdepeñas, y Talavera de la Reina.

La industria del textil, el cuero y el calzado fueron en tiempos más importantes de lo que hoy son. Es una actividad demasiado apegada a las técnicas tradicionales, y no ha resistido la competencia de los productos foráneos. Está dominado por empresas pequeñas muy poco rentables.

La industria de la madera y el papel tiene una importancia notable, sobre todo en la producción de corcho, y muebles, que ofrecen más valor añadido.

La industria química está muy diversificada. Los principales productos son los abonos para la agricultura y la química ligera, para el consumo final. Pasa por la producción de vidrio, cerámicas, cementos, etc.

Medios de comunicación

Canal de televisión y de radio autonómicos. Varios canales locales.

Medios de transporte

Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma de España con mayor número de kilómetros de autopistas y autovías con un total de 2.790 km.17 De entre todas las carreteras, las que soportan un mayor tráfico son las autovías y autopistas radiales que parten de Madrid, pues además de ser empleadas para el transporte interno en Castilla-La Mancha, son también rutas de conexión nacionales e internacionales.

El gobierno regional puso en marcha el Plan Regional de Autovías con el objetivo de que todos los municipios con población superior a los 10.000 habitantes tuvieran conexión con una autovía por lo que, si se cumple, el 96% de la población de la región estará a menos de 15 minutos de una vía de alta capacidad.18 Entre los proyectos destacados de este plan se encuentran: Autovía de los Viñedos, 127 km que discurren entre las localidades de Toledo y Tomelloso (completamente en servicio). Autovía de la Sagra, 85 km que conectarán la A-5 con la A-4 (Tramos I y II en obras, duplicación de la carretera CM-4001 en fase de licitación de obras). Autovía del IV Centenario, 142 km que partirán de Ciudad Real hasta enlazar con la futura A-32, pasando por Valdepeñas (en servicio el primer tramo de la primera fase entre Ciudad Real y Granátula de Calatrava, segunda fase en redacción de estudio informativo).

Autovía del Júcar, de 130 km conectará Albacete con Cuenca (en proyecto). Autovía de la Alcarria, aunque contemplada inicialmente en el Plan Regional de Autovías finalmente será el Ministerio de Fomento quien se haga cargo de la obra. Conectará la A-3 con la A-2 (en estudio informativo).

La red autonómica ha quedado estructurada actualmente en 7.900 km, de los que 1.836 km corresponden a la red básica, 5.314 a la red comarcal y 750 a la red local.

Historia

Castilla-La Mancha es heredera de la antigua región de Castilla la Nueva a su vez, fue continuación de la antigua Taifa de Toledo que fue una de las taifas de Al-Ándalus cuya capital fue conquistada por Alfonso VI de Castilla en 1085. Posteriormente se reconquistaron las tierras de Cuenca, en 1177, y el resto meridional, que comprende el Campo de Calatrava, el Valle de Alcudia, y el alfoz de Alcaraz (Campo de Montiel y Sierra de Alcaraz), que serían consolidados en tiempos de Alfonso VIII de Castilla; estas últimas, a partir de la batalla de Las Navas de Tolosa, en 1212. Desde ese momento la historia de Castilla-La Mancha se funde con la del resto del Reino de Castilla, del cual pasa a formar parte.

La Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha surgió como tal, el 15 de noviembre de 1978 al constituirse como ente preautonómico. Su polémica denominación vino motivada por la falta de una identidad regional sólida que pudiese hacer frente a los provincialismos, que estaban fuertemente arraigados, lo que provocó la existencia de dos tendencias regionalizadoras: una pretendía la constitución de una Comunidad Castellana cuyos límites iban más allá del Sistema Central; y la otra, pretendía la constitución de una Comunidad Manchega formada por las provincias por donde se extiende esta región, tomando como precedente histórico, en parte, el antiguo núcleo de tierras que comprendía la provincia de La Mancha, declarada en tiempos de Carlos III.

Su Estatuto de Autonomía fue aprobado el 10 de agosto de 1982 (L.O. 9/1982, de 10 de agosto, que entró en vigor el 17). Hoy en día podríamos definir a Castilla-La Mancha como las tierras de la antigua Corona de Castilla situadas geográficamente en torno a La Mancha, que se extiende por parte de cuatro de sus provincias, más la provincia de Guadalajara. Por lo que, históricamente es heredera de la región de Castilla la Nueva, que con anterioridad a las divisiones provinciales comprendía aproximadamente el actual territorio castellano-manchego más la Comunidad de Madrid, provincia que finalmente no fue incluida en Castilla-La Mancha por motivos económicos y demográficos.3

Educación

El 1 de enero de 2000 la Junta de Castilla-La Mancha asumió las competencias en materia de educación, gestionando directamente mil centros docentes, en los que, en esa fecha, trabajaban 22.000 profesores y estudiaban 318.000 alumnos.

En el curso escolar 2006/2007 en estudios no universitarios estudiaban 324.904 alumnos de los cuales el 17,7% cursaba sus estudios en un centro privado.

Durante ese mismo curso había abiertos en la región 1.037 centros escolares de los cuales el 15,21% eran privados.28 Y en los que trabajaban un total de 30.172 docentes.

En la enseñanza superior, la región cuenta con una universidad propia desde 1985, la Universidad de Castilla-La Mancha, que unificó los distintos centros provinciales que dependían de otras universidades. La universidad se estructura en cuatro campus: Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo, extendiéndose también a Almadén, Talavera de la Reina y Puertollano. En total se pueden cursar 54 titulaciones. Por su parte, la provincia de Guadalajara no forma parte de la universidad regional, estando su campus adscrito a la Universidad de Alcalá y ofreciendo a sus alumnos en el campus alcarreño las titulaciones de Magisterio, Empresariales, Turismo, Arquitectura Técnica y Enfermería. La Universidad Nacional de Educación a Distancia también ofrece sus estudios en la región a través de cinco centros adscritos, uno por cada provincia: Albacete (con una extensión en Almansa), Valdepeñas, Cuenca, Guadalajara y Talavera de la Reina. Y finalmente la Universidad Internacional Menéndez Pelayo que cuenta con una sede en Cuenca. En el curso 2005/2006 había 30.632 alumnos matriculados en la universidad, lo que supuso un descenso del 1,01% respecto al año anterior.

Históricamente han existido otras instituciones de carácter universitario en la región, destacando la Real Universidad de Toledo, la Universidad de San Antonio Portaceli en Sigüenza fundada en el siglo XV por el Cardenal Mendoza y cerrada a principios del siglo XIX o la Real y Pontificia Universidad de Nuestra Señora del Rosario, de Almagro.

Gastronomía

No se puede entender la cocina de Castilla-La Mancha sin hacer un repaso a la obra universal de Miguel de Cervantes, El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha. En esta obra, que se puede considerar un auténtico compendio de la cocina manchega y castellana, Cervantes, a través de los 126 capítulos que la componen, hace referencia a unas 150 recetas y platos típicos de la región, como pueden ser los afamados duelos y quebrantos, el pisto manchego o las migas en cualquiera de sus variedades: castellanas o manchegas.

La cocina castellano-manchega está conformada por gran variedad de platos fuertes y arraigados, aunque de elaboración sencilla. La base de esta cocina está en la gran variedad de productos hortofrutícolas de calidad del que dispone la región, sin olvidar la carne, teniendo la caza un gran protagonismo en muchos platos típicos. Todo esto acompañado de un gran abanico de vinos, quesos de oveja y postres nos muestra la cocina más tradicional que bien nos podría recordar a la cocina que universalizaron Don Quijote y su fiel escudero Sancho Panza.

Pese a este carácter tradicional de la cocina regional, hoy en día, se puede encontrar gran cantidad de restaurantes y mesones en los que degustar los platos tradicionales de una forma más creativa y con un toque de calidad.

Platos típicos

  • Potaje
  • Puchero de judías
  • Cocido y Huevos de Relleno (o Relleno)
  • Pisto manchego
  • Duelos y quebrantos
  • Ajoarriero
  • Migas
  • Atascaburras
  • Morteruelo
  • Cochifrito
  • Gazpacho Manchego o Galianos
  • Gachas
  • Perdiz escabechada
  • Pipirrana

Enlaces externos

Ver además

Fuente