Saltar a: navegación, buscar

Castillo de avis

Castillo de Avis
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Castillo)
259128.jpg
Es conocido también como “Castillo de cerca urbana de Avis”, situado en la cima de la colina desde donde se fue extendiendo la villa, es a su vez un mirador de amplias vistas.
Descripción
Tipo:Castillo
Estilo:Arquitectura militar, medieval y moderna.
Localización:Parroquia y municipio de Avis, distrito de Portalegre, Bandera de la República Portuguesa Portugal
Uso inicial:Fortaleza
Uso actual:Centro Turístico Cultural
Datos de su construcción
Inicio:1214 (DC)
Otros datos
Premios:1910 fue clasificado Monumento Nacional

Castillo de Avis. Castillo de apariencia medieval, que incorpora elementos de transición (como los torreones) y modernos, con sus estructuras abaluartadas. Tres de las seis torres originales aún subsisten, así como algunos lienzos de muralla, que han sido aprovechados por construcciones modernas.

Ubicación

Está situado en la cima de la colina desde donde se fue extendiendo la villa, el castillo de Avis es también un mirador de amplias vistas. Castillo y cerca urbana fueron construidos en la primera mitad del siglo XIII y rehabilitados dos siglos después por el condestable D. Pedro. De apariencia medieval, incorpora elementos de transición (como los torreones) y modernos, con sus estructuras abaluartadas.

Historia

La primitiva ocupación humana de la región se remonta a la prehistoria, como se desprende de la presencia del conjunto megalítico existente en la Herdade da Orden de Avis.

En la época de la Reconquista cristiana de la región, las Tierras de Avis fueron donadas por Alfonso II de Portugal (1211-1223) a los frailes de Santa María de Évora, con la condición de que poblara y erigiera un castillo. Los freires se instalaron en Avis en 1214, dando inicio a la construcción del castillo y de la cerca urbana, obras orientadas por los Maestros D. Fernão Anes y D. Fernando Rodrigues Monteiro .

Con el ascenso de Sancho II de Portugal (1223-1248) al trono Martim Fernandes, maestro de la Orden de Avis, otorgó foral a la población (20 de agosto de 1223). En este momento estarían concluidas las obras del castillo y de la cerca de la villa.

A mediados del siglo XV se registran rehabilitaciones de las defensas de Avis por iniciativa del Condestável D. Pedro de Portugal (1443-1466): en 1456 se procede a la construcción de la torre de menaje, adosada a los aposentos conventuales, y la pintura del interior de la misma, por orden del maestro D. Pedro. Posteriormente, en 1473, Afonso V de Portugal (1438-1481) autorizó el corte en la torre de la Puerta de Évora, para transformarla en palomar.

En él siglo XVI, la tradición historiográfica indica que hubo cambios en las fortificaciones de Avis. En 1512 la villa recibió el Foral Novo, otorgado por Manuel I de Portugal (1 de enero de 1512). La caída de los bienes del Convento, efectuada por Jorge Lopes (1566) refiere la torre de menaje ligada al Paço dos Maestros, con dos salas abovedadas y escalera interna abovedada e iluminada por siete, llevando a la cima, donde surgía una construcción revestida de corcho y Con chimenea. Era ameada y tenía, en los ángulos, orificios donde se asentaban las banderas. Tenía una ventana rejilla, coronada por las armas de Avis y una inscripción.

En él siglo XVII se registra el entramado de la antigua Puerta del Arco de Baixo y la construcción de la nueva Puerta del Arco. En ese período, el padre Jorge Cardoso refiere que existían cinco torres y seis puertas.

En el contexto de la Guerra de la Restauración de la Independencia (1640-1668), bajo el reinado de Juan IV de Portugal (1640-1656), se demolieron dos torres, una al nordeste y otra al suroeste y se construyeron los dos reveladores o redentes, al sur y al suroeste. En ese período se registró una petición de fray Ambrosio Marques para el derribo de la torre del castillo adosada al convento, que amenazaba ruina (torre situada junto a las escaleras de acceso al actual edificio del Ayuntamiento), habiendo caído una parte. El padre Carvalho da Costa indicó que existían cinco torres y seis puertas: la del Ángel, la de Baixo (o Puerta de la Reina), la de Évora, con un crucero fronterizo, la de Santo António (o Puerta Nueva), la de San Roque y la del Postigo. ("Corografía portuguesa", 1708).

La descripción del castillo de D. Francisco Xavier del Rego (1730) da cuenta de la existencia de seis torres (de la Reina, de la Puerta de Évora, de la Puerta de San Roque, de la Puerta de Santo António, de San Antonio y de la Torre de Menagem Con seis puertas (del Ángel, de Baixo, de Évora, de San Roque, de San Antonio y del Postigo). Además, la existencia de dos inscripciones epigráficas.

En las "Memorias parroquiales" (1758) fray Gaspar Xavier Leitão refirió que la villa tenía un muro en toda la vuelta, constituyendo una plaza regular, teniendo en el siglo XVII, construidos dos fuertes para proteger la puerta de Évora y de San Antonio. El castillo tenía seis torres bastante altas, dos de ellas derribadas para la hechura de los fuertes, quedando a la altura de los demás muros. Las cuatro remanentes eran incólumes, siendo ellas la de Menaje, la de la Puerta de San Antonio, la de la Puerta de San Roque, que era la del rebate, y la de los Maestros, por vivir en ella los maestros de la Orden y entonces sirviendo de cárcel .Tenía seis puertas: la debajo, la del Ángel, la de Évora, la de San Antonio, la de San Roque y la del Postigo. La defensa estaba rodeada por una ribera, creando una fosa natural y por acantilados, haciéndola de difícil acceso.

Un siglo y medio más tarde, en un artículo del diario "El Siglo", se mencionó la existencia de una torre muy antigua, con ventanas góticas, cada una de ellas con una campana. (4 de diciembre de 1892).

Cuando la extinción de las órdenes religiosas en Portugal (1834), la Orden de Avis poseía en sus dominios 18 villas, 49 comendas y 128 prioratos. A partir de entonces ese patrimonio se deshizo, teniendo las dependencias del Convento-sede en Avis fueron vendidas a particulares. En la época, el Ayuntamiento adquirió la residencia de los maestros de la Orden, allí instalando los Paços do Concelho. La fortificación entró en proceso de degradación.

Entre 1915 y 1918 se procedió a la demolición de la antigua torre de menaje, anexa al Convento de San Benito de Avis. Poco después, el Ayuntamiento ejecutó la caída de parte de las murallas junto al terreiro del Convento de Avis (1921). En 1941 (30 de mayo) se pensó en mantener la cesión de una de las torres del "Edificio Militar nº 1 de Avis" (el castillo), al Hospital de la Santa Casa de Misericordia de Avis. Se emitió el parecer que el inmueble no debía ser enajenado, manteniéndose arrendado a particulares.

En la época se constató que gran parte de la muralla estaba integrada en edificios particulares. De este modo, un oficio de la Dirección General de Edificios y Monumentos Nacionales (DGEMN), fechado el 25 de noviembre de 1943, versa sobre la necesidad de expropiar algunos edificios para proceder al desafío de las murallas y torres del castillo. Un año más tarde, António Pais da Silva Marques, un gran propietario agrícola de Avis, escribió una carta a la DGEMN, donde mencionó que era utópica la pretensión de restituir el Castillo a su estado primitivo, pues sería necesario demoler todo el pueblo, Casas adosadas a la muralla o al menos 50 metros de las mismas (8 de noviembre de 1944). De ese modo, se decidió el levantamiento de la planta de la villa y de las murallas y el estudio de la posibilidad de demoler algunos inmuebles (20 de enero de 1945). Estos trabajos se arrastraron: el 5 de marzo de 1947, la planta aún no estaba levantada y ni se habían designado los inmuebles para demolición.

A partir de finales de la década de 1950, y en las décadas siguientes, la DGEMN procedió a la reconstrucción de paños de muralla y consolidación de las que estaban en mal estado junto a la calle de los Muros (1959), la restauración de las terrazas de la torre y del adarve junto Al Hospital de la Misericordia (1967, la consolidación de la torre junto al Hospital (1970), La construcción de cintas de hormigón en la torre junto al Hospital, la reparación de la segunda torre, la reconstrucción de revocos y la caída en el arco de acceso al Monasterio y la reparación de diversas parte de muralla (1971), la reconstrucción de cubiertas y techos, Y la restauración de las juntas de las murallas y la limpieza de la vegetación, el asentamiento de una puerta de madera en la torre, la reparación de paramentos, revocos y caídas de los mismos (1974), obras de conservación en las torres y murallas, con reconstrucción e impermeabilización de la terraza De la torre junto al Hospital, con colocación de pavimento de baldosas y reparación de las gárgolas; Reconstrucción de las zonas afectadas de la torre, con limpieza de vegetación y sustitución de silhares (1985-1986), recuperación del adarve y construcción de algunos peldaños en el mismo para vencer desniveles, y consolidación de un tramo de muralla (1988).

Construcción

De arquitectura militar, medieval (castillo con cubos) y moderna, abaluartada, de encuadramiento urbano, adosado o integrado en edificios residenciales, implantado en la cima de una colina, dominando el valle envolvente y permitiendo la observación de un amplio paisaje y la comunicación visual Con otros puntos fortificados, como Alter do Chão y Pavía. El conjunto está compuesto por murallas de las que subsisten vestigios en los lados sur, este y oeste del pueblo, además de tres torres de planta cuadrangular (de la Reina, de Santo António y de San Roque), dos cubos de planta circular y dos baluartes. Las murallas son en albañilería de granito y esquisto, este en predominancia, ostentando, en las más antiguas, aparato en espina, con vestigios de adarve.

Leyenda

De acuerdo con una leyenda local, algunos hermanos andaban en busca de un lugar apropiado para la construcción de una fortificación cuando, en un monte fronterizo al territorio aún bajo el dominio musulmán, vieron dos águilas posadas en un alcornoque. Este hecho fue considerado como un signo favorable, y decidieron la construcción del castillo en aquel lugar, al que llamaron "Avis", que en latín significa "ave". Las águilas se convirtieron en parte del símbolo de la Orden. Otra leyenda narra que el castillo fue erigido en secreto, a cubierto de la noche, siendo ocultado al amanecer con ramas de árboles, para que el enemigo moro no se diera cuenta de la construcción cristiana.

Premio

El "Castillo de Avis", también denominado "Castillo y cerca urbana de Avis", se encuentra clasificado como Monumento Nacional por Decreto de 16 de junio de 1910, publicado en el Diario del Gobierno, 1ª serie, nº 136 De 23 de junio.

Actualidad

Hoy en día se utiliza como centro turístico cultural.

Fuentes