Saltar a: navegación, buscar

Catedral de Salisbury

Catedral de Salisbury
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Catedral)
Salisbury.JPG
Descripción
Tipo:Catedral
Estilo:Gótico
Localización:Bandera de Inglaterra Inglaterra
Datos de su construcción
Inicio:1220

Catedral de Salisbury. Catedral de aspecto imponente en su emplazamiento aislado de edificios, situado en vastos espacios verdes, a las afueras de la ciudad. Esta situación la diferencia de las catedrales góticas del continente que suelen rodearse de casas y tiendas, pegadas a las iglesias ó rodeándolas, generándole cierta jerarquía. Uno de los edificios más entroncados con lo francés. Su fachada occidental, aunque inglesa, está inspirada directamente por modelos de la Ile-de-France. Las galerías de esculturas superpuestas o incluso el desarrollo del gablete sobre la puerta principal y las laterales..., todo hace pensar en la acomodación de un tipo de fachada foráneo. Sin embargo, el conjunto se enmarca por derecho propio en lo que se ha venido conociendo como Early English. Se denomina así a la primera etapa del gótico inglés, caracterizado por el uso de capiteles simples, molduras muy marcadas y el contraste cromático en los interiores, consecuencia del uso del mármol negro de Purbeck en determinadas zonas. También otros elementos definen, en planta, la arquitectura gótica insular: la cabecera plana, el doble transepto, etcétera.

Historia

La Catedral de Salisbury es una joya medieval que data de 1258, cuando fue trasladada, por razones estratégicas, de su antigua ubicación en Old Sarum. Es uno de los mejores ejemplos del gótico temprano inglés, caracterizada por ventanas largas de ojivas en punta. Posee además los claustros más grandes y la aguja más alta en toda Inglaterra. Pero, además de sus notables características arquitectónicas, en sus 750 años de historia la catedral ha sido protagonista y/o testigo de muchos hechos anecdóticos, muy curiosos.

La aguja más alta...inclinada

La Punta mas alta

La aguja que corona la torre sobre el crucero es la más alta de Inglaterra, con 123 m. Sin embargo, es posterior a la iglesia, ya que data del siglo XVI. En ese entonces, a algún genio se le ocurrió levantar la altísima aguja, sin hacer previamente un estudio ni tomar en cuenta la alta freaticidad del terreno, ya que puede encontrarse agua a 1.5 m del subsuelo. Cientos de toneladas fueron añadidas a los sufridos cimientos de apenas 1.2 m de profundidad, y como resultado la torre comenzó a inclinarse. En la foto puede verse la el desplazamiento de 60 cm. entre el eje de la aguja y la posición actual del ápice. Posteriores trabajos lograron estabilizar la inclinación, pero pienso que los arquitectos de la torre de Pisa han debido estar orgullosos de sus discípulos en Salisbury.

Un Obispo indeciso

Este obispo adquirió su cargo a principios del siglo XVI, cuando la Iglesia en Inglaterra era Católica y Enrique VIII estaba casado con Catalina de Aragón. Pero en 1534 el monarca se divorció de ésta y rompió con la Iglesia en Roma, por lo que el obispo abrazó el protestantismo. En 1553, María I hermana de Enrique ascendería al trono y restablecería el catolicismo, por lo que nuestro obispo nuevamente volvió a cambiar de religión. Sin embargo, el reinado de María sería corto, y le sucedería Isabel I, hija ilegítima de Enrique VIII, quien restauraría la fe Protestante. Nuevamente el obispo tuvo que cambiar su religión a fin de conservar su puesto. No obstante, María reina de Escocia, una ferviente católica y heredera legítima del trono, se presentó en Londres para reclamar sus derechos como reina de Inglaterra. Afortunadamente para nuestro indeciso obispo, pero desafortunadamente para María, Isabel la mantuvo prisionera durante 20 años, hasta que finalmente la mandó ejecutar.

Un banquete peligroso

Banquete

En esta tumba yace Guillermo (William) Longespee, hijo ilegítimo del rey Enrique II y de los reyes rivales Ricardo Corazón de León y Juan, a quienes sirvió. De corazón noble y espíritu emprendedor, fomentó la firma de la Carta Magna, estuvo presente en la colocación de la primera piedra de la catedral, y llegó a ser conde de Salisbury y amasar una buena fortuna. Lamentablemente, en su último viaje al exterior, su barco naufragó y se le dio por perdido. Su rival vio entonces la oportunidad de hacerse con la fortuna de Guillermo al intentar casar a la esposa de éste con el sobrino de aquél, intentando convencerla de que el noble había muerto. La mujer rehusó y tras 3 meses Guillermo reapareció. Su rival, viéndose en problemas, le ofreció un gran banquete, pero al parecer algo puso en la comida ya que Guillermo enfermó súbitamente y murió. Fue la primera persona en ser enterrada en esta catedral, específicamente en la capilla de la Trinidad. Luego de algunos siglos se renovó la iglesia y se trasladó el féretro de Guillermo cuando, al abrir el sepulcro se encontró, junto a la osamenta de Guillermo, el cadáver momificado de una rata. ¿Qué hacía una rata allí? La leyenda dice que habría muerto del mismo veneno que intoxicó el cuerpo de Guillermo.

La carta Magna

Carta Magna

En la Sala Capitular contigua al claustro, una bella construcción de planta octogonal de notable acústica y rica decoración, se encuentra una de las 4 copias originales sobrevivientes de la Carta Magna (Magna Carta en latín), que firmaron, en la lluviosa tarde del 15 de junio de 1215 un grupo de barones y el despótico rey Juan, a fin de protegerse de una serie de abusivos impuestos ordenados por éste. Hasta ese entonces el poder de los reyes había sido absoluto, pero a partir de este momento surgió una entidad abstracta, que incluso los reyes se verían forzados a cumplir: la ley. Este documento es la base del sistema legal independiente y de la democracia, e incluso hoy en día se utiliza el término “Carta Magna” como sinónimo de “Constitución”.

¿'Y cómo es la famosa carta'? Es una superficie de cuero blanco, medio grisácea por el tiempo, escrita en latín abreviado con pequeñísimas letras (utilizaron la fuente GothicE, estilo Negrita y tamaño 6 pts.) Está formidablemente conservada a pesar de sus más de 700 años. Se dice que se usó una tinta especial que, por una reacción química, se ha embebido dentro del cuero, casi como un tatuaje, por lo que se espera que tenga una vida de unos 3000 años más. Habrá que regresar en el 5008 para ver si eso es verdad.

Iluminación

El ideólogo y creador de esta original maravilla estética es el escultor Bruce Munro. La obra consta de 69 torres ubicadas en laberinto; cada torre está construida con 216 botellas de agua y, en conjunto, el trabajo artístico necesitó 69.000 metros de fibra óptica. Para completar la hermosura, las torres cambian de color en sintonía con determinadas partituras musicales. Su claustro del siglo XIII cuenta desde principios de año con 69 torres construidas con más de 15.000 botellas de agua que iluminan y cambian de color en sincronía con la música coral. Y están llenas: 30 toneladas de agua rellenan toda esta infraestructura donde cada columna cuenta con 269 botellas. La iluminación es posible gracias a 69.000 metros de fibra óptica y proyectores LED. Toda la instalación, diseñada por el artista Bruce Munro, utiliza menos electricidad que la cocina de un hogar.

Arquitectura

La catedral de Salisbury, en el sudoeste de Inglaterra, se inició en una llanura, lejos de los núcleos habitados, a diferencia de las catedrales francesas, construidas normalmente en las zonas altas de ciudades densamente pobladas. Existe una leyenda que relata que la decisión del emplazamiento se decidió por un sueño del obispo Roger Poore a quien se le apareció la Virgen ordenándole edificar la catedral en ese lugar. Supone un buen ejemplo de lo que fue el primer estilo inglés. El diseño de la catedral ofrece una gran coherencia, ya que no necesita adaptarse a ninguna construcción precedente, como por ejemplo le sucedió a la catedral de Chartres. Su plano también difiere de los edificios franceses, incluido el de Reims, contemporáneo suyo. Los dos edificios presentan plantas cruciformes, utilizan bóvedas rectangulares cuatripartitas para cubrir los espacios principales, pero luego, en la catedral de Reims, las capillas se distribuyen radialmente alrededor de la girola y el transepto sobresale poco, mientras que en Salisbury nos encontramos con dos transeptos y un extremo oriental cuadrado, y ambos transeptos solamente tienen naves laterales en sus flancos orientales. En el extremo oriental del edificio hay una pequeña capilla llamada “Lady Chapel”, dedicada a la Virgen, patrona de la catedral (como suele ser habitual en el gótico).

Este tipo de capillas, frecuentes en el gótico inglés son una de sus señas identificativas.El interior tiene un carácter particularmente inglés y, aunque también tiene bóvedas de crucería, arcos apuntados y labor de tracería, los elementos horizontales cobran mayor relieve, por lo que su aspecto es radicalmente diferente de las iglesias francesas. Otros elementos interiores diferenciadores son las enjutas de los arcos de la arcada principal que no están delimitadas por columnillas adosadas; las aberturas del triforio, bastante más amplias, ya cada una está compuesta por dos arcos rodeados de un tercero prácticamente de medio punto; la gran cantidad de molduras que rodean los arcos, sobre todo en la arcada principal y en el triforio; las múltiples columnitas de mármol oscuro que contrastan con el tono de la caliza, etc. Las tracerías y los arcos se distribuyeron con criterios geométricos en todo el conjunto.

El exterior, ofrece el aspecto de un edificio bajo y largo, destacando una gran torre como cimborrio en el centro del crucero, que fue añadida en el siglo XIV. Destaca una moldura de base quíntuple que continúa ininterrumpidamente por todo el exterior, incorporando incluso a los contrafuertes. La fachada occidental no refleja la compartimentación interior (contrariamente a las francesas que sí lo hacen), y aparece estructurada por tres altas ventanas apuntadas que iluminan el interior de la iglesia y tres puertas de acceso al edificio, siendo la central más alta que las otras. Los extremos de la fachada se coronan por dos pequeñas agujas, que visualmente destacan poco (no como en el gótico francés que ocupan un mayor espacio y volumen). Toda la fachada aparece subdividida por bandas horizontales de hornacinas que contienen en su mayoría esculturas, mientras que las portadas, a diferencia de las catedrales francesas no están decoradas con figuras esculpidas.

Fuentes