Saltar a: navegación, buscar

Ceiba Martiana de Puerto Padre

La Ceiba Martiana de Puerto Padre
Información sobre la plantilla
Ceiba Martiana PP.jpg
Ubicación Geográfica:Casco histórico, Puerto Padre, Las Tunas

Ceiba martiana de Puerto Padre. En homenaje al Centenario del natalicio de José Martí se organizó un comité presidido por el alcalde municipal Antonio Amado Escalona Mastrapa, con la participación de la dirección municipal de educación de entonces, diversas instituciones sociales, escuelas públicas, academias privadas y el periódico El Localista. El 10 de enero de 1953 se produjo la primera reunión de coordinación para los festejos y fue presidida por el alcalde municipal. Allí se aprobó el programa definitivo de La Gran Semana de Martí que se realizaría entre el 25 y el 31 de enero. El periódico El Localista, en su edición del 24 de enero, publicó la relación de los participantes y las actividades a realizar, que fueron numerosas e incluían la siembra de la ceiba martiana a la izquierda de la iglesia parroquial, lo más cerca posible del rincón martiano en el parque que lleva el nombre del Héroe Nacional de Cuba.

Historia

En las primeras horas del día 28 de enero se produjo la siembra de la Ceiba. Se utilizó una postura regalada por la estación experimental de Santiago de Las Vegas que fue sembrada por el alcalde ante la presencia de representantes de las instituciones del municipio, el gobierno y numerosas personas del pueblo, sobre todo estudiantes organizados por sus escuelas.

Se utilizó tierra de los 13 barrios del antiguo término municipal de Puerto Padre que se extendía desde La Yaya hasta Naranjo.

El acto solemne se inició con el himno nacional interpretado por la Banda Municipal y concluyó con los discursos de diversas personalidades entre ellos el alcalde Antonio Escalona, Gilberto Fajardo, director y propietario de la Academia “Fajardo”, y Alcides Ramírez Peña director del periódico El Localista, quien tuvo a su cargo además la redacción de las actas que dejaron constancia de la ceremonia. Un libro con la firma y criterios de los participantes se unió a las actas que fueron depositadas en el hueco para la siembra del árbol simbólico. Nada más. No hubo ”escritos relacionados con el apóstol”.Con la excepción de los que escribiera en el libro de firmas, valientemente, José Ramón Balmaseda: “Maestro, aun a los cien años de tu nacimiento, tu concepción de patria no existe. Aun el pueblo te añora, te recuerda. Vuelve, Maestro”.

Características

La Ceiba martiana es un símbolo de amor de los puertopadrenses por el Héroe Nacional y también un elemento de su sentido de pertenencia, de los valores que caracteriza a la Villa Azul de los Molinos. Valga entonces esta aclaración para el correcto conocimiento de nuestra historia local.

Fuentes

  • Carralero Bosch, Ernesto. Cronología de Puerto Padre. Editorial Sanlope, Las Tunas 2001.
  • Carralero Bosch, Ernesto. Cronicas de Puerto Padre. Editorial Sanlope. Las Tunas, 2004.