Saltar a: navegación, buscar

Centro Científico de Svalbard

Centro Científico de Svalbard
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica
Sval-2.jpg
Vista del edificio
Descripción
Localización:Svalbard, Bandera de Noruega Noruega
Datos de su construcción
Inicio:2003
Término:2005
Inauguración:abril del 2006
Otros datos
Arquitecto(s):Einar Jarmund, Håkon Vigsnæs, Alessandra Kosberg

El Centro Científico de Svalbard. Es la ampliación de un edificio ya existente en la Universidad de Svalbard. Fue inaugurado en abril del 2006. Con 8.500 metros cuadrados añadidos a los 550 existentes (que han sido rehabilitados), es el mayor edificio del archipiélago de Svalbard.

Situación

Está ubicado en Longyearbyen, capital de la isla principal Spitsbergen del archipiélago de Svalbard, en Noruega.

Concepto

El diseño del edificio está inspirado en las estrellas, con cinco brazos que salen de un núcleo central, respondiendo completamente a un amplio análisis climático del lugar.

Esta geometría y su cubierta de piel de cobre hacen referencia al paisaje, adaptándose a los movimientos de los vientos y la nieve.

Proyecto

Para el estudio de los arquitectos Jarmund/ Vigsnes, que ganó el proyecto mediante concurso restringido, había varios elementos a tomar en consideración en cuanto al diseño de la obra.

En primer lugar era importante crear un edificio que se integrara en el paisaje, obviamente por razones estéticas, pero además era necesario medir con la mayor exactitud posible, mediante tecnología avanzada, la velocidad de los vientos y los movimientos de las masas de nieve, a fin de diseñar un edificio que no detuviera la nieve, que no entorpeciera su paso, y evitara su acumulación encima, a la vez que construir ventisqueros extremos alrededor del edificio.

En segundo lugar había que proteger el medio ambiente. Como todos los edificios en Svalbard, el nuevo parque científico está construido sobre pilotes hincados en el hielo permanente, levantado para evitar el deshielo.

Espacios

Además de la Universidad, albergará el Museo de Svalbard, el Instituto Científico Polar, oficinas administrativas de las autoridades de la isla, biblioteca y un centro cultural.

El complicado entramado de su construcción otorga a cada una de las diferentes salas un carácter diferenciador.

En las zonas comunes el diseño y montaje de los paneles de los techos hacen referencia a “las minas”, ocupación tradicional de Svalbard. Los paneles de pino en las bóvedas están montados de manera que parezcan cavadas en la roca.

La inclinación de las paredes acentúa el efecto de “gruta”. Como contraste y para reflejar la luz natural los arquitectos han optado por dar a las puertas y sus marcos colores muy vivos: verde, naranja y rojo.

Para subrayar las distintas dinámicas en las estancias, los arquitectos han jugado con el emplazamiento de las ventanas y las diferentes alturas de techos.

Estructura

En la estructura se empleó acero y madera.

En la construcción principal se optó por la utilización de madera para facilitar la adaptación y el trabajo de las cargas estructurales sobre el terreno y evitar puentes térmicos. Las vigas de madera laminada llegaron hasta los 26 metros de largo.

La gran variedad de formas que hay en la construcción de las paredes y el techo da singularidad a la obra. Algunas veces ambos se unen en una bóveda, siendo un detalle a tener en cuenta que dentro del edificio no existe ningún ángulo o pared rectos y el techo está formado por 34 superficies distintas en diferentes planos.

Materiales

La madera es el material predominante en toda esta obra.

El techo y las paredes están revestidos con madera de pino y el parquet es de madera de fresno. Se emplearon 40.000 metros cuadrados del primero y 4.000 del segundo.

Las maderas de las paredes están tratadas con lacas transparentes y el suelo con aceite.

Según los arquitectos, la madera fue escogida por varias razones, entre ellas crear un ambiente acogedor en el interior del edificio, que más que nada se puede comparar con un refugio contra el frío y la oscuridad, ya que desde finales de octubre y hasta mediados de febrero, el sol no se asoma sobre el archipiélago de Svalbard y sus habitantes buscan, en el interior de los edificios, un contraste a los 15 grados bajo cero externos.

Los únicos materiales prefabricados que se utilizaron fueron las divisiones horizontales entre las plantas.

Fuentes

  • Tomado de [1] Consultado el 2 de marzo de 2014.
  • Tomado de [2] Consultado el 2 de marzo de 2014.