Saltar a: navegación, buscar

Colon irritable

Colon irritable
Información sobre la plantilla
Colon-irritable-22.jpg

Colon irritable. El término colon irritable ha sido sustituido por el de síndrome del intestino irritable, y se estima que es el resultado de una disregulación motora y sensorial del intestino delgado y grueso. Este síndrome se caracteriza por síntomas intestinales, aunque se pueden presentar otros como inestabilidad emocional y aumento de la actividad parasimpática. La ausencia de anormalidades morfológicas, histológicas, microbiológicas y bioquímicas es una característica fundamental y la definen como una enfermedad de tipo funcional.

Sinonimia

Colon inestable, colon espasmódico, colospasmo crónico, colitis mucosa, colitis de adaptación, inestabilidad neuromuscular del colon, colitis espástica, neurosis motora del colon, afección espasmódica del colon y otras.

Factores desencadenantes y agravantes

1.Tensiones emocionales. 2.Intolerancia a los alimentos, sobre todo a la lactosa, en caso de que estos sean ingeridos. 3.Menstruación 4.Alergias alimentarias. 5.Uso de algunos medicamentos (laxantes, preparados con hierro, etc.). 6.Infecciones gastrointestinales. 7.Poshisterectomía. 8.Como reacción a enfermedades orgánicas.

Diagnóstico

No existe un marcador específico por lo que su diagnóstico es característicamente por exclusión. Descansa en: 1.Interrogatorio detallado. 2.Examen físico minucioso (que incluye tacto rectal). 3.Psicoterapia. 4.Medicamentos. 5.Combatir los factores desencadenantes y agravantes.

Educación del paciente

Es necesario que el paciente sepa que su enfermedad es funcional, que sus síntomas son reales pero no tienen una base orgánica, que esta enfermedad requiere atención médica y que, a pesar de las molestias que produce, no tiene complicaciones, no evoluciona en cáncer y no acorta la vida del paciente.

Relación médico – paciente

Asimismo es necesaria una buena relación médico-paciente, que el médico esté consciente que este paciente sufre igual que aquel con una lesión orgánica, y que necesita de nuestros conocimientos y asistencia para lograr alivio. Nunca se le debe decir “Usted no tiene nada”, porque los resultados son normales, ya que, en realidad, el paciente tiene una enfermedad, aunque sea funcional. Dieta. Se recomienda, en general, una dieta baja en grasa y alta en fibras; no abusar del té, café, picante, etc., sobre todo en las fases sintomáticas. En cuanto a la leche y sus derivados, se manejará individualmente. En general, los pacientes toleran mejor el yogur. El consumo de las fibras (frutas, salvado de trigo, etc.) también es individual, aunque mejoran los constipados.

Psicoterapia

Hay pacientes que solo necesitan del apoyo de su médico de asistencia, pero en ocasiones hay que acudir al psiquiatra, aunque esto no significa que su médico de asistencia lo abandone. Estos pacientes deben ser atendidos, en última instancia, por ambos profesionales.

Tratamiento medicamentoso

Persigue mejorar los síntomas. No existe un tratamiento medicamentoso específico.

Fuente

  • Matarama Peñate, Miguel. Diagnóstico y tratamiento Medicina Interna/ Miguel Matarama Peñate _Cuba: Ed, Ciencias Médicas 720p.