Saltar a: navegación, buscar

Combate de Nuevas de Jobosí

Combate de Nuevas de Jobosí
Información sobre la plantilla
Combate5.JPG
Combate de fuerzas al mando de Carlos Roloff con una columna española.
Fecha:18 de noviembre de 1876


'Combate de Nuevas de Jobosi. El 18 de noviembre de 1876, en este lugar de Sancti Spíritus tuvo lugar una importante acción combativa entre fuerzas de las brigadas de Sancti Spíritus y Remedios, del Ejército Libertador, bajo el mando superior del mayor general Carlos Roloff, y una columna integrada por batallones de los regimientos Pizarro y de la Reina, bajo las órdenes del coronel Ayuso.

Localización

El sitio conocido como Nuevas de Jobosí se encontraba ubicado en el centro de actual provincia de Sancti Spíritus.

Contexto

Carlos Roloff Mialowsky sirvió como oficial en el Ejército Confederado del Norte de los EE.UU. Llegó a Cuba a mediados de 1865 y se alzó el 6 de febrero de 1869 cerca de Villaclara. Tras de numerosas acciones combativas apoyó y fue instigador de acciones regionalistas de los villareños. El 1 de octubre de 1876, se entrevistó con Gómez, y le expresó que algunos jefes de esa provincia consideraban inconveniente su presencia en la jefatura del 3er Cuerpo. Gómez renunció y le entregó el mando a Roloff, quien el 18 de noviembre de ese año libró el combate de Nuevas de Jobosí y en julio de 1877 el de Río Blanco.

Desarrollo

El primer choque se produjo entre una sección de caballería cubana, mandada por el teniente Bernardo Ramos, y una compañía de infantería española. El grueso de la caballería cubana acudió en ayuda de su vanguardia y arremetió contra el enemigo, pero este se parapetó en una cerca de piedras y con su fuego la obligó a retroceder.

El adversario avanzó y ocupó un cayo de monte del cual fue desalojado por los cubanos, pero con la introducción de refuerzos volvió a recuperarlo y nuevamente los cubanos lo desalojaron, resultando inútiles los ulteriores esfuerzos de las tropas colonialistas, que finalmente se retiraron hostilizadas por los mambises.

Esta acción, exitosa para las armas cubanas, duró más de seis horas y costó al enemigo, según cálculos, unos 250 hombres, entre muertos y heridos. Solo en el campo se encontraron 61 cadáveres. Las bajas cubanas fueron 10 muertos y 60 heridos. Los insurgentes ocuparon 60 fusiles, unos 14 000 cartuchos, caballos y otros efectos. Entre los heridos cubanos estaban los tenientes coroneles Francisco Carrillo y Serafín Sánchez.

Fuentes

  • Arcadio Ríos. Hechos y personajes de la Historia de Cuba. Recopilación Bibliográfica. La Habana, 2015. 320 p.
  • Diccionario enciclopédico de Historia Militar de Cuba. Tomo II. Acciones combativas. Centro de Estudios Militares de las FAR, 2006.
  • Rolando Álvarez Estévez. Mayor general Carlos Roloff Mialowsky, La Habana, 1981. Págs.87-89.