Saltar a: navegación, buscar

Concepciones pedagógicas de Fidel Castro

Concepciones pedagógicas de Fidel Castro Ruz
Información sobre la plantilla
F.jpg


Concepciones pedagógicas de Fidel Castro Ruz. Nada podrá decirse o escribirse acerca de la Educación en Cuba, sin mencionar los aportes realizados por el Comandante en Jefe, haciendo énfasis en su ejemplaridad, su insaciable búsqueda de la equidad y la justicia para todos, la igualdad de oportunidades, el estímulo constante por el conocimiento, asumiendo que la ética y la justicia social sustentan el pensamiento pedagógico del máximo líder.

El pensamiento ético – pedagógico de Fidel Castro Ruz

El pensamiento ético – pedagógico de Fidel Castro Ruz se encuentra disperso en cientos de discursos, comparecencias televisivas, conversaciones privadas y públicas, encuentros informales con dirigentes estudiantiles, personalidades nacionales e internacionales, compañeros de lucha, militantes de las diferentes organizaciones políticas y representantes de los gobiernos que nos visitan o con los cuales se mantienen relaciones de cooperación y ayuda mutua.

Antecedentes de las concepciones pedagógicas de Fidel Castro Ruz

Los antecedentes de las concepciones pedagógicas de Fidel Castro Ruz se remontan a sus días como líder estudiantil comprometido con los destinos de la patria. El 26 de julio de 1953 cuando era juzgado por el Asalto al Cuartel Moncada, de Santiago de Cuba, en su alegato de autodefensa, el Comandante en Jefe denunció la situación que presentaba Cuba en materia de educación. “600 mil niños sin escuela, 10 mil maestros y profesores no tenían trabajo. El nivel medio de escolarización en todo el país era inferior a los tres grados. Según datos del censo de 1953, las dos terceras partes de la población comprendidas entre los 5 y 24 años no asistía a ningún tipo de escuela; en las zonas rurales esta proporción era del orden de 4 por cada 5 personas. Un millón y medio de ciudadanos mayores de 6 años – casi un tercio de la población total a partir de esa edad – no había aprobado ningún grado escolar. Solamente el 5 por ciento de los ciudadanos mayores de 10 años había concluido algún grado escolar.”

La Historia me Absolverá

En su histórico alegato conocido como La historia me absolverá, da a conocer las medidas que tomaría la revolución en el poder para solucionar estos males. “(…) un gobierno revolucionario procedería a la reforma integral de nuestra enseñanza…para preparar debidamente a las generaciones que están llamadas a vivir en una patria feliz….No se olviden las palabras del Apóstol José Martí: “El pueblo más feliz es el que tenga mejor educados a sus hijos, en la instrucción del pensamiento y en la dirección de los sentimientos. Un pueblo instruido será siempre fuerte y libre.”

Revolucion.jpgTriunfo de la Revolución

Con la revolución en el poder, el gobierno revolucionario encabezado por Fidel Castro, en su condición de Primer Ministro, dedicaría lo mejor de sus esfuerzos para cumplir el compromiso adquirido con el pueblo, educarlo e instruirlo sería la meta; tarea que iniciaría con los propios miembros del Ejército Rebelde y que paulatinamente se extendería a todos los sectores de la sociedad cubana.

La figura de José Martí en Fidel Castro Ruz

Al ahondar en los antecedentes de las concepciones pedagógicas de Fidel Castro y analizando el contenido de su pensamiento ético - pedagógico, se observa cómo él asume el pensamiento martiano y lo eleva a planos superiores. El Comandante en Jefe ha definido a José Martí como “el pensador más universal del Siglo XIX cubano”, a partir de declararlo autor intelectual del Asalto al Cuartel Moncada y máximo inspirador de la Revolución Cubana. Gabriel García Márquez amigo personal de Fidel ha referido que: “José Martí es el autor de cabecera de Fidel Castro, el cual ha tenido el talento de incorporar su ideario al torrente sanguíneo de una revolución marxista.” Con relación al significado y trascendencia de la figura de José Martí para entender el pensamiento pedagógico de Fidel Castro, se deben revisar las propias valoraciones realizadas por el Comandante en Jefe en torno al tema, significando que Cuba cuenta con el privilegio de poder disponer de uno de los más ricos tesoros políticos de todos los tiempos, con una rica fuente de educación y de conocimientos socio - históricos, recogidos en sus principales discursos, escritos y obras más significativas. Para los revolucionarios y educadores cubanos, profundizar en las ideas de José Martí, ahondar en el manantial inagotable de su sabiduría política, revolucionaria y humana, es imprescindible para avanzar en la construcción de una sociedad más justa, más plena y equitativa. De él aprendimos, al decir del Comandante en Jefe: “(…) su ardiente patriotismo, su amor apasionado a la libertad, la dignidad y el decoro del hombre, su repudio al despotismo y su fe ilimitada en el pueblo.

Pioneros.jpg.jpg El Sistema de Preparación Político - Ideológica del Ministerio de Educación tiene como objetivo desarrollar sentimientos de pertenencia a la nación cubana, de identificación con los valores que caracterizan al pueblo; enseñar e inculcar principios y posiciones a los estudiantes, para que argumenten y valoren las causas del diferendo, Estados UnidosCuba, además de entender el modelo de democracia que se practica en Cuba, así como que sean capaces de defender con combatividad revolucionaria, la soberanía, la independencia nacional y la justicia social.

La Batalla de Ideas y el trabajo político – ideológico

En la actualidad, las principales valoraciones realizadas por el Comandante en Jefe relacionadas con el significado y contenido de la , constituyen magistrales lecciones sobre , a partir de las experiencias acumuladas, en la puesta en práctica de los diferentes programas que ella comprende, así como del constante intercambio con las masas, principales protagonistas de todo cuanto se ha hecho.El trabajo político - ideológico forma parte indisoluble de la formación de niños y jóvenes en cualquiera de las enseñanzas, por la significación que para la consolidación y desarrollo del proyecto de sociedad que se construye, posee la formación de las nuevas generaciones. El Sistema Nacional de Educación, ofrece múltiples posibilidades para su puesta en práctica, teniendo en cuenta que su influencia abarca a casi la totalidad de la juventud cubana.

El propio Comandante en Jefe, en múltiples ocasiones ha hecho referencia a la significación que tiene el trabajo político y el papel que en ese combate deben desplegar los educadores cubanos: “Profesores que trabajen en la formación comunista de nuestros educandos, que combatan toda manifestación de individualismo, egoísmo e inmodestia y todo lo que constituya una desviación ideológica.” El día 7 de julio del año 1981, en la graduación del V Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce Doménech, Fidel expresaba: “El educador debe ser (…), un activista de la política revolucionaria de nuestro Partido, un defensor de nuestra ideología, de nuestra moral, de nuestras convicciones políticas. Debe ser por tanto, un ejemplo de revolucionario, comenzando por el requisito de ser un buen profesor, un trabajador disciplinado, un profesional con espíritu de superación, un luchador incansable contra todo lo mal hecho y un abanderado de la exigencia”. Ante la necesidad de enfrentar la tarea de forma consciente, es necesario que el profesional encargado de acometer cualquier acción relacionada con el trabajo político - ideológico, profundice en conceptos básicos, como ideología, política, trabajo político - ideológico, teniendo claro que la relación que se establece entre ellos trasciende la historia. La investigadora Nancy Chacón Arteaga, al referirse al trabajo político – ideológico y su importancia refiere que: “El trabajo político – ideológico comprende las actividades sociales del pueblo, vinculadas de alguna manera a la defensa de la independencia, la soberanía e independencia nacional, marcado por un profundo antiimperialismo y la lucha por lograr el perfeccionamiento en el plano democrático, así como en la formación de las presentes y futuras generaciones, de la defensa del internacionalismo proletario. Plantea además, que su interpretación consciente permitirá que se avance en la aspiración de alcanzar mayor participación en la toma de decisiones en todas las esferas donde se labore.” Para el Sistema Nacional de Educación el trabajo político - ideológico siempre ha ocupado un lugar privilegiado, pero no es hasta que se dicta la RM 90/98 que toma carácter priorizado; el mismo es rectorado desde la dirección del MINED (Ministerio de Educación) por los siguientes documentos normativos:

• La RM 85/99, que rige el trabajo científico – metodológico.
• Componentes de la Preparación Político – Ideológica año 1999.
• Sistema de Preparación Político – Ideológica. Curso 2000 – 2001.
• Circular 1/2000.
• Cartas Circulares, número 8/2003, 6/2004.
• RM 50/2006.
• RM 60/2007.

En el Anexo No.1 de la RM No. 50/06. Objetivos Priorizados del Ministerio de Educación para el Curso 20062007, se plantea: “Establecer como primera prioridad el trabajo político e ideológico, para lo cual deben perfeccionarse las vías y formas que promuevan la participación activa y reflexiva de los alumnos, de conjunto con las organizaciones políticas y estudiantiles y adoptarse en los Consejos de Dirección y la organización escolar las medidas que garanticen su sistematización de manera que pueda medirse su efectividad en la formación de valores revolucionarios y en el nivel de preparación que alcancen los dirigentes, personal docente, maestros en formación y alumnos. A partir, en primer lugar, de las reflexiones realizadas por el Comandante en Jefe en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, el pasado 17 de noviembre del 2005. Aprovechar los espacios de discusión e intercambio de los Congresos de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media y la Organización de Pioneros José Martí, desde las escuelas hasta el nivel provincial, y darle seguimiento a los planteamientos generados en los mismos.” Estos aspectos hablan por sí solos de la prioridad que el Sistema Nacional de Educación le concede al trabajo político – ideológico; el mismo forma parte de un sistema bien estructurado que se basa en:

• El ideario pedagógico de los héroes y mártires de la patria

• Las concepciones pedagógicas de Fidel Castro

• Discursos, intervenciones y reflexiones de los principales líderes de la revolución.

• El acontecer nacional e internacional.

• Los medios de difusión masiva

• Las reflexiones, discursos, comparecencias, entrevistas y encuentros con personalidades de diversa índole, del Comandante en Jefe

• Los seminarios nacionales de preparación para cada nuevo curso diseñados por los especialistas del Ministerio de Educación.

• Las cualidades de Fidel.

• El concepto de Revolución, expresado por Fidel el 1 de mayo del 2000. Sin embargo el hecho de que el trabajo político – ideológico forme parte de un sistema bien estructurado y que se encuentre entre las prioridades de todas las enseñanzas, no constituye por sí sólo una garantía; en su ejecución se presentan barreras y deficiencias, derivadas de la incorrecta interpretación que se hace de su importancia. Con bastante frecuencia los directivos no lo asumen con el grado de responsabilidad que este requiere, no lo ubican en el centro del trabajo científico – metodológico a desarrollar dentro de la institución escolar, ya que la clase constituye el espacio por excelencia, para llevar a cabo con efectividad el trabajo político, los asesores encargados de orientarlo al colectivo pedagógico y a los alumnos, no son elegidos por su competencia profesional, dejando esta tarea, en no pocos casos, al docente que más tiempo tiene, independientemente de su preparación y condiciones. Generalmente el trabajo se realiza a partir de lo estrictamente normado, restándole creatividad e inmediatez, perdiendo la efervescencia del momento; aspectos necesarios, para trasmitir ideas, principios y convicciones. Las barreras antes mencionadas pueden ser superadas, con creatividad y responsabilidad. Para comprender las ideas relacionadas con el trabajo político - ideológico, es necesario tener en cuenta el enfoque personológico de la preparación político – ideológica, que implica:

• Partir de las potencialidades y necesidades individuales de los estudiantes, sin perder de vista las necesidades del grupo y de la sociedad

• Crear y fomentar un clima favorable en el desarrollo de las diferentes actividades, desarrollando especialmente la cultura del debate.

• Facilitar la capacidad potencial de autodesarrollo de los alumnos y profesores.

• Propiciar la producción de experiencias y vivencias complejas en el reflejo de la realidad a través de la actividad, de la participación de todos los estudiantes en los diversos contextos en que estos se desenvuelven

• Dirigir los principales esfuerzos hacia las actividades en las que los estudiantes se autodirijan y en las cuales sea posible el fomento de la creatividad y el desarrollo de la iniciativa personal o grupal.

• Lograr una influencia integral sobre los estudiantes, actuando sobre lo interno y lo externo, lo cognitivo y lo afectivo en los diferentes escenarios en los que se desarrollan

• Lograr la concreción de las influencias educativas de todo el colectivo pedagógico.

• Las tesis y resoluciones de los congresos del Partido Comunista de Cuba.

Fuente