Saltar a: navegación, buscar

Convento

Convento
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Comunidad religiosa)
Convento San Francisco de Así.JPG
Casa en que vive una comunidad de religiosos o religiosas bajo las reglas de su instituto. Comunidad de religiosos o religiosas que habitan en una misma casa.
Descripción
Tipo:Comunidad religiosa

Convento. Según el diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L, define como convento: Edificio, situado generalmente en una población, donde vive una comunidad de religiosos. Comunidad que vive en este edificio.

Procedencia del término convento

El término convento, del latín conventus que significa "asamblea" o "Congregación", procede originalmente de la asamblea romana, donde los ciudadanos se reunían para fines administrativos o de justicia.

Posteriormente, pasó a utilizarse, fundamentalmente, en un sentido religioso relativo al Monasticismo.

Qué es un Convento

Error al crear miniatura: Falta archivo
Elevación frontal del Convento de los Descalzos (2009)

Como primera acepción, un convento es un establecimiento religioso, generalmente cristiano, donde los clérigos llevan una vida religiosa en comunidad. Se habla más propiamente de convento en lugar de monasterio:

  • Para el conjunto de los lugares de vida de una comunidad religiosa no monástica, compuesta por Clérigos regulares (hombres y mujeres);
  • Para el establecimiento donde viven los religiosos (frailes o monjas) que pertenecen a las Órdenes mendicantes (franciscanos, dominicos, carmelitas, agustinos...), aunque también se llama así a la propia congregación.



En este sentido, los conventos se desarrollan especialmente a partir del siglo XIII época de consolidación de las ciudades, de las universidades y de las Órdenes mendicantes. En este contexto, los conventos fueron pensados para servir de lugar de formación, reunión y descanso de religiosos que estaban imbuidos en tareas de predicación y enseñanza en el mundo urbano. Para dichas comunidades, a diferencia de las Órdenes monásticas, los conventos no consistían en un fin en si mismos. El fraile no vive para el convento. Este es sólo su punto de congregración.


En América, los conventos fueron claves en el proceso de cristianización de los territorios hispano-lusitanos.


La arquitectura conventual

Esta Arquitectura fue un instrumento para establecer la evangelización y el dominio religioso del territorio. Los conventos construidos por los franciscanos, agustinos y dominicos continuaban una tradición monástica secular que se vio forzada a adaptarse a las nuevas exigencias impuestas por una conquista y que afectaron profundamente a su tipología. Desde un punto de vista religioso esta arquitectura tenía que funcionar como instrumento de atracción para una población que todavía no se había convertido al cristianismo o que acababa de hacerlo. De ahí que la arquitectura conventual surja caracterizada por la impronta de una coyuntura que, una vez superada, determina que su funcionalidad, pensada para unas necesidades concretas, pierda su eficacia. Mientras las iglesias y las catedrales de las ciudades continuaron desempeñando las funciones para las que se crearon, la arquitectura conventual, superada la fase inicial de la evangelización, cuando los indios pasaron a ser una población convertida, perdió muchas de las funciones iniciales para las que fue creada.

Error al crear miniatura: Falta archivo
Convento de San Francisco Santa Fe

La tipología arquitectónica del convento americano del siglo XVI no fue la repetición de un modelo resuelto que se trasplanta de España a América. Los establecimientos religiosos tuvieron inicialmente un carácter provisional hasta que poco a poco configuraron una tipología que, por su adecuación a las nuevas exigencias, se convierte en un tipo standard, estable y regular que se repite sistemáticamente: un atrio de planta rectangular con las capillas posas en las esquinas, la portería y la capilla de indios al fondo, la iglesia, las dependencias de los frailes y el claustro. Resulta evidente, en este sentido, que los constructores de estos conventos no se plantearon el problema del estilo como un problema inseparable de una tipología, sino como el desarrollo de una tipología que sirviera para atender a unas necesidades concretas y cuya ejecución pudiera ser llevada a cabo sin el compromiso de una selección estilística rigurosa. De ahí, la mezcla indiscriminada de estilos, la diversidad de planteamientos formales y que en la misma tipología aparezcan soluciones arquitectónicas y decorativas góticas, mudéjares, renacentistas y autóctonas. Lo cual es debido a que en la arquitectura conventual americana el estilo no se plantea como un sistema regular sino como la suma de soluciones que los diversos estilos pueden aportar para resolver cada problema concreto, de acuerdo con las exigencias de suntuosidad, los conocimientos de los artistas y la mano de obra disponible.

Organización arquitectónica

Lo mismo que en una Abadía, el convento presenta una organización arquitectónica y social específica, que depende de la orden religiosa que la fundó.

El Claustro de Santo Domingo

Casi de modo tradicional, el edificio de un convento consta de una capilla o iglesia, las celdas de los religiosos, un comedor o refectorio, y una sala de reuniones o sala capitular, todo ello rodeando un patio cerrado, claustro. Además tiene los locales necesarios para los servicios, cocinas, almacenes, etc.


A diferencia de la mayoría de los Monasterios masculinos y las abadías, los conventos generalmente son espacios urbanos con dimensiones más reducidas que los primeros.

Fuentes