Saltar a: navegación, buscar

Cornish rex

(Redirigido desde «Cornish Rex»)
Cornish Rex
Información sobre la plantilla
Cornish-rex.jpg
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia
Orden:Carnivora
Familia:Felidae

Cornish Rex. Es un capricho de la genética, una mutación espontánea originó su curioso pelaje ondulado. Desde este hecho, el Cornish Rex no ha parado de ganar adeptos, su carácter cariñoso y su fácil cuidado lo convierten en un excelente y excéntrico animal doméstico.

Origen

La raza Cornish rex fue descubierta el 21 de julio de 1950, en una granja en Bodmin Moor, Cronwall, Inglaterra, en donde Serena, una gata doméstica, blanca y caparazón de tortuga, dio a luz a cinco gatitos. La camada contenía un gatito de pelaje rizado color naranja y blanco, al que Nina Ennismore, la dueña de Serena, llamo Kallibunker, este era notablemente diferente de sus compañeros de camada.

Su pelo era corto y rizado y, en vez de poseer un cuerpo robusto como el de sus compañeros de camada y madre, el cuerpo de Kallibunker era largo y ágil. Este gato poseía orejas largas, una cola delgada y la cabeza con forma de cuña. Ennismore, interesada en este mini mutante, se puso en contacto con un genetista Británico, quien estuvo de acuerdo en que el pelaje de Kallibunker era similar al pelaje del conejo Rex. Debido a la insistencia de un veterinario que valoró la importancia de la mutación genética se emprendió un programa de cría que fue el origen de la raza.

En 1957 la raza se introduciría en Estados Unidos donde criadores de gatos con la ayuda de genetistas le darían el aspecto que ahora tiene, atrayendo un considerable interés en todo el mundo. Esta raza fue reconocida por primera vez en 1967 por la Cat Fanciers Association.

Rasgos

El gato de raza cornish rex es de talla media, delgado pero musculoso y de espalda arqueada que le da el aspecto característico de los lebreles. Su cabeza es comparativamente pequeña y con forma de huevo; la longitud es cerca de un tercio mayor que la anchura; un definitivo alto en los bigotes; de perfil suavemente curveado y ovalado; hocico que se estrecha ligeramente para terminar redondeado; pómulos altos y prominentes; nariz romana con un puente prominente. Sus orejas son largas y plenas en la base; erectas y alertas; colocadas en la parte superior de la cabeza. Sus ojos son de medianos a grandes; ovalados, e inclinados ligeramente hacia arriba. El color debe ser intenso, claro, y apropiado según el color del pelaje. Las patas son largas y derechas. La cola es larga, delagada y puntiaguda, cubierta de pelo rizado.

En cuanto al pelaje está compuesto sólo de pelo rizado, ondulado, muy corto, denso y sedoso. Hay ausencia de pelo primario y el secundario o subpelo se ondula y pliega sobre sí mismo; las cejas y los bigotes también deben ser rizados. Los gatitos pueden nacer sin pelo y recuperan el pelo ondulado en los primeros meses. En la raza de gato cornish rex están admitidos todos los colores y también las variedades con blanco.

Carácter y cuidados

El Cornish Rex es un gato juguetón y afectuoso, muy sociable, le encanta el contacto con los niños. Inteligente e independiente, si convive con otros gatos es fácil que acabe liderando al grupo. Suele adaptarse fácilmente a distintos ambientes aunque preferirá espacios interiores cálidos y confortables. Su temperamento es vivaz, elocuente, alegre y curioso. En pocas palabras: es un gato extrovertido que no le teme a nada. Son trepadores expertos, saltadores y velocistas, y tienen unas patas maravillosamente ágiles.

El Cornish Rex no necesita una atención demasiado meticulosa, bastaría con cepillarlo de vez en cuando para arrastrar el pelo muerto y mantener el pelaje brillante aunque también es recomendable habituarlos al baño esporádico con algún champú específico para evitar el exceso de grasa. Por su alta temperatura corporal habrá que prestar atención a la limpieza frecuente de orejas, uñas y cola en el caso de los machos.

Salud

Se trata de un gato fuerte y sano. Durante los primeros años de vida se puede presentar algún catarro originado por la alta temperatura de su cuerpo y la escasa protección que ofrece frente a las inclemencias meteorológicas debido a la falta de pelo. Otro aspecto a tener en cuenta es el relativo a su alimentación, en la edad adulta son animales de gran voracidad con tendencia a la obesidad si no les procuramos una dieta sana y equilibrada.

Enlaces Relacionados

Fuentes