Saltar a: navegación, buscar

Cueva de Chauvet

Pintura en La cueva de Chauvet
Información sobre la plantilla
Horses.jpg

La cueva de Chauvet, está ubicada en el departamento de Ardèche al sur de Francia y contiene unas de las pinturas rupestres más antiguas. Descubierta en 1994, se encuentra cerca de la comuna de Vallon-Pont-d'Arc en un acantilado de caliza sobre el antiguo cauce del río Ardèche, está considerada una de las más significativas del arte prehistórico.

Cuándo fue explorada

La cueva fue explorada por primera vez el 18 de diciembre de 1994 por un trío de espeleólogos: Éliette Brunel-Deschamps, Christian Hillaire y Jean-Marie Chauvet, de quien tomó el nombre. Además de las pinturas y otras pruebas de actividad humana también descubrieron restos fosilizados, huellas y marcas de una variedad de animales, algunos de los cuales se han extinguido. El estudio adicional del arqueólogo francés Jean Clottes ha revelado mucho sobre el sitio, aunque la datación ha sido motivo de cierta controversia.

Característica de la cueva

La cueva está situada en N 44° 21' y E 4° 29' 24, por encima del curso superior del río Ardèche antes de la apertura del carlos de Pont d'Arc. Las gargantas de la región de Ardèche son el hogar de numerosas cuevas, muchas de ellas con interés geológico o arqueológico. La cueva de Chauvet, sin embargo, es inusualmente grande y la calidad, cantidad y estado de las obras de arte encontradas en sus paredes es espectacular. Sobre la base de la datación por radiocarbono, la cueva parece haber sido ocupado por los seres humanos durante dos períodos distintos: el Auriñaciense y el Gravetiense. La mayor parte de la obra de arte se remonta a la más antigua de las dos eras, el Auriñaciense (30 000 a 32 000 AP). La posterior ocupación gravetiense, que se produjo hace entre 25 000 y 27 000 años, dejó poco más que huellas de un niño, los restos carbonizados de hogares antiguos y las manchas de humo de las antorchas que iluminaban las cuevas. Después de la visita del niño a la cueva, se descubrieron indicios que sugieren que la cueva se tapó hasta que se redescubrió en 1994. Las huellas pueden ser las más antiguas huellas humanas que se pueden fechar con precisión. Los huesos fosilizados son abundantes e incluyen los cráneos de osos de las cavernas y el cráneo con cuernos de un íbex.

Suelo

El suelo arcilloso de la cueva conserva las huellas de osos de las cavernas junto con grandes depresiones redondeadas, que se cree son los nidos "donde los osos dormían".

Pinturas

Cientos de pinturas de animales han sido catalogadas, representando al menos trece especies diferentes, incluidas las que rara vez, o nunca, se ha encontrado en otras pinturas de época glacial. En lugar de representar sólo los animales relacionados con la caza, que predominan en el arte rupestre paleolítico, es decir caballos, bisontes, renos, etc, las paredes de la cueva de Chauvet se cubren con depredadores: leones, panteras, osos, búhos y hienas. Más típico de las cuevas con arte es la ausencia de pinturas de figuras humanas completas, aunque existe una posible figura de "Venus" parcial, que puede representar las piernas y los genitales de una mujer. También puede estar presente una figura quimérica que parece tener la parte inferior del cuerpo de una mujer con la parte superior del cuerpo de un bisonte. Hay paneles de impresiones y plantillas de manos positivas en ocre rojo realizados por impresión directa. Símbolos abstractos, líneas y puntos, se encuentran en toda la cueva.

Se encuentra dos imágenes no identificables que tienen una vaga forma de mariposa. Esta combinación de temas ha llevado a los expertos en arte y culturas prehistóricas a creer que puedieran ser pinturas de tipo ritual, chamánico o mágico. También hay pinturas de hongos mágicos que sugiere que debe haber sido una cultura chamánica. Los artistas que produjeron estas pinturas únicas utilizaron técnicas no observadas de forma habitual en otras pinturas rupestres.

Varias de las pinturas parecen haber sido hechas después de raspar las paredes para dejarlas libres de escombros y concreciones. Esto dejaba una superficie más suave para que los artistas trabajaran. Del mismo modo, un aspecto tridimensional se consigue mediante la incisión o grabado sobre los contornos de algunas figuras. Esto enfatiza visualmente algunos de los animales y permite que la luz de las antorchas proyecte sombras sobre los bordes.

Datación

La cueva contiene las pinturas rupestres más antiguas conocidas, basándose en la datación por radiocarbono del hollín sobre los dibujos, procedente de las antorchas y del suelo, según Jean Clottes. Clottes concluye que las fechas se dividen en dos grupos, uno centrado alrededor de 27 000-26 000 AP y el otro alrededor de 32 000-30 000 AP. A partir de 1999, las fechas de 31 muestras de la cueva habían sido informadas. La más antigua, muestra Gifa 99776 de la zona 10, se fecha en 32 900 ± 490 AP.

Sin embargo, algunos arqueólogos han puesto en duda estas fechas. Christian Züchner, basada en su datación arqueológica, es de la opinión de que las pinturas rojas son del período Gravetiense (c. 28 000-23 000 AP) y las pinturas negras son de principios del principio del período Magdaleniense (ca. 18 000-10 000 AP). Pettitt y Bahn creen que la datación es inconsistente con la evolución estilística tradicional y que existe incertidumbre sobre el origen del carbón vegetal utilizado en los dibujos y el grado de contaminación en las superficies de roca expuesta. Nuevos estudios del estilo muestran que algunos de los grabados gravetienses se superponen a las pinturas negras demostrando el origen más antiguo de las pinturas.

Fuente