Saltar a: navegación, buscar

David Morris Lee

David Morris Lee
Información sobre la plantilla
Davimlee.jpg
Premio Nobel de Física
Nacimiento20 de enero de 1931
Rye, New York, Bandera de los Estados Unidos de América
ResidenciaEstados Unidos
TítuloFísica
PremiosPremio NobelPremio Nobel de Física 1996

David Morris Lee (1931), físico norteamericano. Merecedor del Premio Nobel de Física en 1996 por su descubrimiento conjunto de la superfluidez en el isótopo helio-3.

Síntesis biográfica

Nace el 20 de enero de 1931 en Rye, New York. Hijo de padres descendientes de inmigrantes judíos procedentes de Inglaterra y Lituania. Recibió una licenciatura en la Universidad de Harvard en 1952 en la especialidad de física y se unió al Ejército de los Estados Unidos.

Obtuvo su doctorado la Universidad de Connecticut. en Universidad de Yale en 1955 donde trabajó para Henry A. Fairbank. Después de su graduación, se desempeño como profesor de la Universidad Cornell en Ithaca, Nueva York en 1959, convirtiéndose en un profesor de tiempo completo desde 1968. Es casado y tiene dos hijos.

Lee es miembro de Academia Nacional de Ciencias y la Academia Americana de las Artes y las Ciencias.

Trabajo

En 1972, el publicó un trabajo sobre el Helio-3 superfluidez en conjunto con Robert C. Richardson, Douglas Osheroff, un estudiante que se encontraba trabajando en el equipo. Descubrieron, a principios de los años 70, en el laboratorio de bajas temperaturas de la Universidad de Cornell, que el isótopo de helio-3 podía volverse superfluido a temperaturas cercanas al cero absoluto. Los tres investigadores eran especialistas en las bajas temperaturas y construyeron sus propios aparatos, con los que podían producir temperaturas tan bajas que el muestreo se realizó a unas milésimas del cero absoluto.

Debido a que los átomos de helio superfluido-3 se mueven de una manera coordinada, que carecen de toda sustancia de fricción interna y fluyen sin resistencia. El helio-3 en este estado se comporta de acuerdo a las leyes de la mecánica cuántica. Este superfluido era completamente diferente del que ya se había descubierto en 1930 y se había estudiado sobre dos grados, es decir, unas mil veces más de temperatura que la que tenía normalmente el isótopo de helio-4.

El descubrimiento de la superfluidez en el helio-3 permitió a los científicos estudiar directamente en el macroscópico los sistemas de los extraños efectos de la mecánica cuántica que antes sólo podían ser estudiados indirectamente en las moléculas, átomos y partículas subatómicas.

Premios y reconocimientos

Fuentes