Saltar a: navegación, buscar

En Cuba

En Cuba
Información sobre la plantilla
En Cuba.jpg
Sección de reportajes de la Revista Bohemia
Fecha de Fundación4 de julio de 1943
PaísBandera de Cuba Cuba
Paises de distribuciónBandera de Cuba Cuba
IdiomaEspañol
En Cuba. Sección de la Revista Bohemia, lidereada por el periodista Enrique de la Osa.

Inicios

El 4 de julio de 1943 una nueva sección periodística aparecía en las páginas de la revista Bohemia. Ninguna firma avalaba aquella modesta plana de la revista. Dos breves notas: una sobre los jaleos politiqueros del momento, vísperas de la contienda electoral de 1944, y otra sobre el debatido problema del Acueducto habanero, fuente de turbias acechanzas de los rectores de turno en la alcaldía de la capital. Estaba ausente el meloso adjetivo que abrumaba al lector en las columnas políticas de la época. Se abordaban asuntos que ponían a la intemperie las trapacerías de ministros, senadores, representantes y funcionarios de cualquier jaez.

La sección empezó a entrar en conflicto con el turbio ambiente del Gobierno. El tono satírico, el afán de exponer la verdad se topaba con la enemistad de los que mandaban. A poco se conocía en todos los círculos a los redactores de En Cuba. No eran por cierto, periodistas de alquiler. Circularon sus nombres en los corillos políticos: Enrique de la Osa y Carlos Lechuga, que trabajaban en la redacción del cotidiano El Mundo, eran los anónimos autores de la nueva sección que en apenas unos meses había sembrado el pánico entre los políticos burgueses.

Impacto

A partir de En Cuba, Bohemia comenzó a ser la revista por excelencia del país. Rápidamente, su circulación aumentó hasta convertirse en el suceso increíble de una publicación de más de 300 mil ejemplares, por momentos medio millón y hasta un millón en enero de 1959, en un país que solo tenía a la sazón cinco millones de habitantes y un alto índice de analfabetismo. Antes de que apareciera la nueva sección, apenas salían de imprenta 34 mil ejemplares en cada edición.

Enrique de la Osa junto a Fidel
Que no eran periodistas de alquiler los hacedores de la sección, lo recordó asimismo en el cumpleaños 70 de Bohemia Carlos Lechuga: "Enrique y yo -testimonió entonces el Premio Nacional de Periodismo José Martí - trabajábamos en El Mundo en aquella época y teníamos de todo menos dinero y el poco que recibíamos duraba el tiempo suficiente para contarlo y nada más, pero teníamos entusiasmo y amor a la profesión".

La sección se popularizó en corto tiempo, cobró un prestigio enorme, era temida y buscada. Los informantes iban a nosotros muchas veces espontáneamente, dice también Lechuga, para quien tal éxito fue debido a la proyección política de la sección más que a sus características formales: a su estilo y colorido, a la ambientación, descripciones, vivacidad y datos inéditos contenidos en las notas.

La empresa, el negocio que también era Bohemia, le amplió sin pensarlo dos veces el perfil: junto a los problemas políticos, económicos y obreros, se abrió paso en la sección a temas como música, literatura, cine, teatro, deportes, enfocados desde sus ángulos más complejos. Además, no solo el acontecer nacional fue objeto de su atención. También lo fueron sucesos mundiales y en particular de la turbulenta realidad latinoamericana, de cara a la cual la sección devino tribuna de denuncia de miserias y crímenes de sátrapas proimperialistas como Marcos Pérez Jiménez, en Venezuela, y defensora de causas como la independencia de Puerto Rico.

Lisandro Otero, desde su vivencia protagónica afirma: "En un escenario mediático plagado de crónicas políticas empalagosas y baboserías cortesanas, de escamoteo de las verdades y grandilocuencias vocingleras irrumpió En Cuba, la sección con prosa limpia y buenas dosis de bien compuesta escritura para Lisandro Otero hechos y realidades irrebatibles".

Estilo

Acerca de la manera distinta de decir y hacer de la sección de marras, diría entre tanto el poeta y también periodista Ángel Augier: "La novedad no era solo de contenido, sino también de forma. El estilo era original, ágil, nervioso, incisivo, envuelto en gracia e ironía de buen gusto. Las líneas que ahora mismo podemos leer tranquilos y seguros en una Cuba en nada parecida a la de marzo de 1952, se consumaban sin embargo en un ambiente, más que periodístico, de sigilo y conspiración".

En su nómina

Profesionales de otras especialidades, como el economista Jacinto Torras, asesor del líder azucarero Jesús Menéndez; Carlos Manuel Rubiera, abogado, y los periodistas Tony de la Osa, Benito Novás, Manuel de Jesús Zamora, Fulvio Fuentes, Mario García del Cueto y Mario Kuchilán Sol, entre otros, figuraron en la nómina de En Cuba. A todos los unió el anonimato, que fue norma desde el surgimiento de la sección. Aun así, todos fueron blancos de amenazas e intimidaciones, y algunos sufrieron la cárcel o vieron en serio riesgo sus vidas. Pero más que el anonimato y el peligro, los unió su desinterés, sentido de la justicia y honestidad, que nos han legado una lección inolvidable.

Fuente