Saltar a: navegación, buscar

Ferrocarril Transcontinental de Canadá

Ferrocarril Transcontinental de Canadá
Información sobre la plantilla
de Canadá
Error al crear miniatura: Falta archivo
Ferrocarril Transcontinental de Canadá. Es un ferrocarril que cruza al continente de “costa-a-costa”. Desde Halifax, en la costa atlántica, hasta Vancouver, en la costa pacífica.

Antecedentes

En 1871 el primer ministro de Canadá, John A. Macdonald, propuso en la construcción de una vía férrea que conectara a la costa de atlántica con la pacífica. Anteriormente, una buena parte de Canadá, era territorio salvaje e inexplorado; la mayoría de los habitantes vivían relativamente aislados en granjas y el estado en que se encontraban los caminos hacía que los viajes largos fueran casi imposibles. Además no se podía viajar por lagos y ríos pues permanecían congelados hasta por cinco meses al año. En 1869, EE.UU había terminado una vía férrea, pero la situación en Canadá era diferente, se debía abarcar más distancia, y el país tenía menos fondos. Sandford Fleming, un ingeniero ferroviario escocés, calculó el costo de la vía férrea, estaría alrededor de 100 millones de dólares canadienses, una cantidad astronómica para aquel entonces. Aunque tender una parte de las vías por territorio estadounidense , acortaría y simplificaría la ruta, Macdonalg insistió en que se tendieran solo en Canadá a fin de proteger los intereses del país en caso de guerra. Pocos inversionistas estaban dispuestos a embarcarse en una empresa tan costosa y arriesgada. Sin embargo, en 1875 se comenzaron los trabajos cuando la compañía Canadian Pacific Railway comenzó su línea principal.

Complicaciones

Al tender las vías en el Norte de Notario, los trabajadores se encontraron con rocas sólidas a menos de 20 centímetros de la superficie. Así que tuvieron que traer tierra de lejos. En el centro de Canadá, las temperaturas invernales se desplomaban hasta los 47°C bajo cero, lo cual ocasionaba muchos problemas en la construcción. Además el promedio anual de nieve era de cientos de centímetros. Fue necesario construir muchos puentes y túneles. Las jornadas laborales eran de 10 horas, sin importar que hubiera lluvia, nieve o lodo.

Terminación

Se trajo a miles de chinos con la garantía de darles un trabajo fijo en el ferrocarril. Participar en esta construcción representaba riesgos constantes, en especial en las montañas rocosas. Finalmente, el 7 de noviembre de 1885, se culminó el Tagle Pass (Columbia Británica) al oeste del país. La estación que allí se construyó recibió el nombre de Craigellachie en honor a un lugar de Escocia que era un símbolo de intrepidez ante los desafíos.

Efectos y beneficios

Con la llegada del ferrocarril, la industria y el comercio se extendieron hacia el oeste, lo cual tuvo efectos negativos en los estilos de vidas tradicionales Se crearon pueblos y ciudades y los indígenas fueron trasladados a reservas. A lo largo de las antiguas rutas comerciales, las tabernas y otros pequeños negocios que habían junto a los caminos tuvieron que cerrar. Pero los trenes también tuvieron efectos positivos, pues según cierta obra, libraron a la sociedad de la esclavitud, del fango, del invierno. Además, los alimentos que arribaban a la costa oeste de Canadá procedentes de Oriente llegaban a las ciudades del oeste a los pocos días. Muchas personas se recrean con los bellos paisajes que ofrece el recorrido de Toronto a Vancouver a bordo de un cómodo tren, permite que los pasajeros se relajen y recuerden la interesante historia del ferrocarril, mientras viajan por esta “cinta de hierro” transcontinental.

Fuentes