Saltar a: navegación, buscar

Gardnerella vaginalis

Gardnerella vaginalis
Información sobre la plantilla
Gardnerella-vaginalis.jpg
Concepto:Bacilo que se encuentra en el tracto genital de muchas mujeres sanas

Gardnerella vaginalis es una bacteria, antes llamada haemophilus vaginalis, que es capaz en la mujer de producir un cuadro clínico irritativo con flujo vaginal (vaginitis), y en algunos casos en el hombre balanitis (inflamación en la cabeza del pene).

Historia

La primeras descripciones datan de 1953, cuando se aisló de 58 mujeres con cervicitis y de 2 hombres con uretritis inespecífica y la denominaron Haemophilus vaginalis, por aislarse inicialmente con sangre tipo A , la asociaron con los requerimientos nutricionales de Heamophilus, pero mas tarde se descartó y la relacionaron con otros géneros de bacilos Grampositivos como; Crynebacterium, Butgribacterium e incluso Lactobacillus, para luego finalmente clasificarla en el nuevo género Gardnerellas, con una sola especie G. Vaginalis. El nombre se dio en honor del H.L. Gardner. Este género solo tiene relación filogenético con Bifodobacterium y constituye un grupo taxonómico bien definido.

Etiología

Son bacilos o cocobacilos Gram variables, inmóviles, pleomorfos y aerobios. Se asocian con frecuencia a otros gérmenes anaerobios y constituyen la llamada vaginosis bacteriana.

Patogenicidad

Gardnerella Vaginalis es considerada como un patógeno de transmisión sexual sin embargo sus hallazgo no siempre se relaciona al factor de actividad sexual pues se ha encontrado, en mujeres sanas sin manifestaciones clínicas, por lo que también se le considera como un habitante normal de la flora vaginal, que solo con la presencia de otras bacterias se manifiesta clínicamente como responsable de la vaginitis inespecífica. Su presencia en la uretra masculina o en el glande no ha sido usualmente, considerada como clínicamente significativa. Gardnerella Vaginalis ha sido relacionada con patologías como endometritis, cistitis, aminionitis, septicemia, neonatal, meningitis, vagninitis inespecífica, balanitis, entre otras.

Cuadro clínico

Puede verse en forma de vaginitis asintomática o leve, o como flujo gris maloliente, homogéneo, acompañado de prurito.

Los síntomas encontrados en una vaginosis bacteriana son cuatro, de los que con la demostración de 3 criterios el diagnóstico, será positivo.

  • descarga vaginal “delgada” (pero plafusa)
  • un PH mayor de 4 y 5
  • presencia de olor a pescado (incrementa en la actividad sexual o al agregar hidróxido de potasio al 10% en la prueba de células guía)
  • la demostración de”células guía” (mediante un examen microscópico).

Factores de riesgo en pacientes

  • Duchas vaginales y coito frecuente.
  • Múltiples parejas sexuales
  • Uso de hormonales orales, antibióticos, diabetes, embarazos, y visitas frecuentes al ginecólogo.
  • Contacto directo con secreciones infectadas (pacientes inmunosuprimidos)

El empleo de duchas vaginales, alcaliniza la vagina y si es frecuente, desencadena un trastorno de la flora vaginal normal facilitando la aparición de la vaginosis bacteriana. Entre los factores predisponentes se encuentra el empleo de hormonas orales y antibióticos los cuales trastornan la flora vaginal por disminuir la concentración de lactobacilos y otros miembros de la flora normal, por lo que permite la proliferación de hongos. El embarazo y la diabetes se acompaña de una disminución de cualitativas de la inmunidad por células, lo que ocasiona una incidencia mas elevada devaginosis bacteriana. Las múltiples parejas sexuales aumentan el riesgo de contagio y mas si se tiene antecedentes de infecciones urinarias.

Diagnóstico

Prueba de Aminas. Olor a pescado al añadir 1 gota de KOH a una gota de la secreción. Examen directo. En busca de las células guías (células vaginales con bordes oscuros). Cultivos en agar chocolate y otros medios. Debe buscarse la existencia de otras ETS(trichomonas, gonococos y clamidias). En la actualidad se discute la trasmisión sexual y la necesidad de tratamiento a la pareja.

Tratamiento

1. Metronidazol (250 mg): 1 tableta cada 8 horas por 7 días a la pareja o clindamicina (300 mg) oral por 7 días. También son efectivos el metronidazol (500 mg) 1 tableta vaginal cada 12 horas por 7 días y la clindamicina en crema 2 veces al día por 7 días. 2. Acidificar el medio vaginal. 3. También puede usarse el ampicillín y las cefalosporinas.

Fuentes

  • Obstetricia y ginecología. Dr Orlando Rigol Ricardo
  • Infomed[1]
  • El Rincón del vago[2]
  • AllPosters.es[3]|