Saltar a: navegación, buscar

Gusano del fruto en el tomate de cáscara

Gusano del fruto en tomate de cáscara
Información sobre la plantilla
HsubflexaSD thm.gif
Clasificación Científica
Nombre científicoHeliothis subflexa
Reino:Animalia
Filo:Artropoda
Clase:Insecta
Orden:Lepidoptera
Familia:Noctuidae
Gusano del fruto en el tomate de cáscara. Oruga herbívora especializada que come solamente las frutas de las plantas del género Physalis, dentro del cual se incluye la cereza de tierra, el tomatillo y la linterna china.

Distribución

Se distribuye desde Estados Unidos a América del Sur y El Caribe. En México se encuentra en todas las regiones donde se cultiva tomate de cáscara ya que es el hospedero principal.

Daños que ocasiona

La hembra deposita los huevecillos aislados en las yemas terminales, botones y flores. Cuando emergen las larvas se alimentan de las hojas tiernas y posteriormente se introducen al fruto del que se alimentan hasta destruirlo por completo.

Descripción

La palomilla posee alas de color castaño claro, con tres bandas obscuras oblicuas en las alas anteriores. Los huevecillos solitarios son depositados en las yemas terminales, cercanas a los botones, flores y frutos pequeños. La larva es de color blanco verdoso en sus primeras etapas de vida, posteriormente se torna amarilla, verde o gris con líneas obscuras longitudinales. Posee microespinas sobre el dorso y setas a los lados. Se alimenta de los frutos y ya madura baja al suelo donde pupa en un capullo de tierra.

Ciclo biológico

Los huevecillos se incuban en tres a cinco días. La larva pasa por cinco estadios que pueden durar 10-12 días. Presenta un estado de prepupa durante un día y la pupa tiene una duración de 7-12 días. En las condiciones ambientales de Morelos, el gusano del fruto del tomate de cáscara tiene ocho generaciones al año, su desarrollo en unidades calor acumuladas es de 495.0 con una temperatura base de 12.4 y máxima de 37.0oC.

Control

Este insecto tiene enemigos naturales en estado de huevecillo por avispas, el bracónido Chelonus insularis Cresson y Trichogramma sp, pero debido a lo variado y frecuente de las aspersiones que se realizan para mantener bajas las poblaciones de Heliothis, el control biológico es bajo. Lo más recomendable es hacer las aplicaciones cuando se detecten los primeros huevecillos porque si la larva penetra al fruto se dificulta su control.

Fuentes