Saltar a: navegación, buscar

Heliógrafo

Heliógrafo
Información sobre la plantilla
Heliografo.jpg

Heliógrafo. El heliógrafo es un medio de trasmisión óptica destinado a enviar despachos o señales telegráficas mediante la reflexión de los rayos del sol en un espejo plano que se puede mover, una vez orientado de manera conveniente, para producir destellos cortos y largos, a voluntad del operador, mediante los cuales se forman, convencionalmente, palabras, números o signos.

Características

Consta, en esencia, de un espejo principal, un espejo auxiliar, una mira y un trípode sobre el cual se asienta el conjunto de los otros tres elementos. Es plano el espejo principal. En el centro un punto sin azogar sirve para hacer la puntería u orientación del haz hacia el corresponsal, montado sobre un bastidor y dotado de un dispositivo que permite desviar de forma ligera el haz de la dirección elegida con el fin de producir los destellos o interrupciones de destello con los que se va a componer el mensaje. El espejo auxiliar es similar al anterior, pero azogado. Montado sobre un brazo (con o sin alargadera) permite hacer incidir los rayos solares sobre el espejo principal cuando, por la posición del sol, no puede operarse solo con él. La mira es una pínula (tablilla metálica con abertura para dirigir visuales) dotada de un pequeño orificio. Montada sobre el extremo de un brazo, sirve para apuntar el aparato. Al efecto se alinea el centro del espejo principal, el orificio de la mira y el corresponsal. El trípode es un elemento auxiliar de patas extensibles utilizado para asentar el conjunto sobre el terreno. Por sistema de emisiones o por el sistema de ocultaciones la trasmisión puede hacerse. El primero consiste en lanzar destellos cortos o largos; el segundo, en ocultar el destello por períodos breves y largos.

Alcance

En el alcance de un heliógrafo se distinguen el:

  • Geográfico
  • Luminoso
  • Práctico

El geográfico depende de la situación del aparato. Cuanto más alto este punto de emisión, más lejos podrán enviarse las señales, siempre que la potencia luminosa del aparato lo permita. El luminoso depende de las condiciones atmosféricas, el color del fondo sobre el que se proyecte la señal y el diámetro del espejo. Mientras el práctico es el máximo que puede garantizarse como consecuencia de repetidas experiencias en condiciones atmosféricas variables. Se estima en tres kilómetros por centímetro de diámetro del espejo. Puede hacerse la recepción a ojo desnudo o con auxilio de un anteojo, en cuyo último caso el alcance práctico aumenta. Su rendimiento se calcula entre 120 y 150 palabras por hora.

Uso durante la guerra de independencia

Durante el desarrollo de la guerra de independencia, se fue incrementando hasta constituir una extensa red que abarcó toda la Isla, mediante el establecimiento de líneas de comunicaciones en los sistemas de defensas de las ciudades, poblados, trochas y líneas defensivas, así como el enlace de objetivos fortificados aislados, en el cruce de vías de comunicaciones, pasos obligados, elevaciones y objetivos económicos. Se decidió ubicarlas en objetivos del terreno bien defendidos, edificaciones adaptadas para el combate, cuarteles y obras de fortificaciones. Siempre se buscó el alcance geográfico (mayor altura), por lo que predominó en elevaciones, azoteas, campanarios y en las atalayas (torres) para la observación en castillos, fuertes, reductos y fortines.

Fuente

  • Revista Verde Olivo Abril 2014
  • Historia de la telegrafía Consultado el 8 de agosto de 2014. Disponible en: "www.ea1uro.com/eb3emd/Telegrafia_hist/Telegrafia_hist.htm "
  • El Heliógrafo Consultado el 8 de agosto de 2014. Disponible en: "www.1898.mforos.com/1061759/5525704-heliografo"