Saltar a: navegación, buscar

Hernia inguinal

Hernia Inguinal: Es un tumor blando eslástico sin mudanza de color en la piel producido por la dislocación y salida total o parcial; de una vícera u otra parte blanda fuera de la cavidad en que halla ordinariamente encerrada.

Hernia Inguinal
Información sobre la plantilla
Hernia-inguinal 23.gif
Tumor blando eslástico sin mudanza de color en la piel.
Región de origen:Anillo inguinal
Región más común:Ingle

Hernia Inguinal

El Diccionario de la Real Academia Española dice de la acepción hernia que se trata de un tumor blando elástico, sin mudanza de color en la piel, producido por la dislocación y salida total o parcial de una víscera u otra parte blanda fuera de la cavidad en que se halla ordinariamente encerrada.

A esa definición habría que agregarle que la salida de la víscera es a través de un orificio natural o adquirido, y que en lo que se refiere a la hernia inguinal se produce a través de una estructura anatómica llamada anillo inguinal, o por un defecto de la pared posterior del conducto inguinal, situado al nivel de la ingle, de donde toma su nombre.

Causas

Son múltiples, y entre las principales, las embriológicas (que se producen en el proceso de formación del feto), por un cierre imperfecto del conducto peritoneo-vaginal, es decir, por donde desciende el testículo desde el abdomen hasta la bolsa escrotal en el hombre y donde se aloja el ligamento redondo en la mujer: el que le da sostén al útero.

También por enfermedades asociadas, como las que ocasionan la tos crónica, el estreñimiento, trastornos para orinar y el embarazo al aumentar la presión dentro del abdomen. Los esfuerzos físicos influyen en grado limitado. En cuanto al sexo, tanto en el sexo masculino como en el femenino la hernia inguinal es la más frecuente, aunque en el hombre lo es mucho más debido a que el conducto inguinal del hombre es más amplio que el de la mujer.Es una de las más comunes.

Esta hernia se puede producir a cualquier edad, aunque su frecuencia aumenta en las edades extremas de la vida: en la tercera edad por debilidad muscular; y en la niñez por trastornos en la formación del feto.

No es una enfermedad hereditaria. Sin embargo, se han observado familias entre cuyos miembros se presenta esta afección con más frecuencia.

Signos y síntomas

Aunque algunas hernias pueden ser asintomáticas durante un tiempo, el signo principal es la aparición de un tumor (una pelota) en la ingle, que aparece con los esfuerzos y desaparece con el reposo, y que al crecer puede llegar hasta el escroto en el hombre, o el labio mayor en la mujer. En ocasiones no se puede reducir, presentando dolor, molestias, trastornos digestivos.

Este padecimiento se puede confundir con otras afecciones como el hidrocele (líquido dentro del escroto), inflamaciones de los ganglios, varicocele, o con otros tipos de hernias.

Diagnóstico

Se realiza mediante un reconocimiento físico. No requiere de ningún otro medio o examen.

Convivencia con la hernia y tratamiento

Se sabe que después de establecida la hernia, esta tiende a aumentar de tamaño, lo que dificulta el éxito del tratamiento, y, proporcionalmente, aumenta el número y gravedad de sus complicaciones, como son la irreductibilidad, la estrangulación, las oclusiones intestinales, algunas de las cuales pueden poner en peligro la vida del paciente.

Salvo algunas pequeñas hernias de la primera infancia, el tratamiento es eminentemente quirúrgico, y si no existen contraindicaciones debe ser realizado lo más pronto posible después de efectuado el diagnóstico.

Se puede realizar por mínimo acceso o de forma convencional. No todos los pacientes son tributarios de la cirugía de mínimo acceso. Por ejemplo, los que presentan operaciones anteriores en el abdomen inferior o hernias estranguladas o reproducidas.

Reproducción de la henia

Sí existe esta posibilidad, aunque cuando se operan precozmente suelen curar y el porcentaje de recidivas es sólo entre el uno y el dos por ciento, lo que tiende a incrementarse cuando se trata de hernias complicadas, de gran volumen o ya operadas.

Prevención

Aunque la hernia inguinal no es prevenible, sin embargo se puede actuar sobre los factores de riesgo que favorecen su desarrollo, como son la obesidad y también el hábito de fumar porque, de forma indirecta, produce bronquitis crónica con tos persistente que, puede contribuir a su aparición.

Consejos

Se aconseja a personas aquejadas de una hernia inguinal que acudan lo más pronto posible a consulta para su evaluación y poder recibir el tratamiento quirúrgico oportuno, a fin de evitar serias complicaciones.

Fuentes