Saltar a: navegación, buscar

Juventud Ortodoxa

Juventud Ortodoxa
Información sobre la plantilla
Personajeortox1.jpg
Personajes destacados:
Eduardo Chibás, Jacinto García Espinosa
Organización(es) internacional(es):
Partido Revolucionario Ortodoxo

Juventud Ortodoxa. Poderoso movimiento juvenil contra la corrupción imperante y por los derechos democráticos.

Surgimiento de la juventud ortodoxa

Las acciones combativas del pueblo durante la primera dictadura de Batista, junto a importantes factores externos, dieron lugar a un breve período en el cual, sin que desaparecieran las graves lacras de la República, se produjo un sostenido avance en la organización, la conciencia política y la lucha de las masas. El movimiento obrero cubano, bajo una dirección unitaria encabezada por Lázaro Peña, se convirtió en el más poderoso de la América Latina. Sólo la violencia fascista (asesinato de líderes obreros, imperio de las pandillas gangsteriles y de los cuerpos represivos), ejercida a partir de 1947, pudo formar un aparato sindical al servicio del gobierno, de los patronos y de las agencias sindicales de los Estados Unidos.

Al mismo tiempo, se fue conformando un poderoso movimiento popular contra la corrupción imperante y por los derechos democráticos, que se nucleó mayoritariamente en el Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo), alrededor de la carismática figura de Eduardo Chibás. Particular influencia logró el sector juvenil de ese partido, la Juventud Ortodoxa, que en su plataforma oficial llegó a plantearse la necesidad del socialismo tras la conquista de la liberación nacional. Durante esos años de brutal represión y de corrupción ilimitada (1947-1952), el peso fundamental de las cruentas luchas que se libraron correspondió a ortodoxos y comunistas. Y de la Juventud Ortodoxa saldrían muchos de los que desempeñarían un papel decisivo en los años 50.

Cuando el nacional-reformismo "auténtico" fracasa en sus pretensiones de aplastar la rebeldía de las masas y se tiene la certeza de un triunfo popular en las elecciones de 1952 y cuando, por ese motivo, el imperialismo y la oligarquía deciden instalar nuevamente en el poder a Fulgencio Batista mediante un golpe militar, son decisivas las lecciones de la república mediatizada para organizar y llevar hasta la victoria la lucha revolucionaria en Cuba.

Las fuerzas que han de cumplir esas trascendentales misiones se han ido gestando dentro de la propia República neocolonial y las más jóvenes maduran en los últimos lustros republicanos. En esos años se forjan el genio político de Fidel y las nobles ideas de los más honestos y generosos combatientes de los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes; de la prisión fecunda, la emigración revolucionaria y la expedición del Granma; de la guerra liberadora en las montañas y la lucha en el llano. En esos años se sufrieron reveses, pero se ganó la victoria definitiva.

Jacinto García Espinosa

En la Juventud Ortodoxa, Jacinto militó entre los radicales y se destacó por su actuación de enfrentamiento a otras posiciones que existían en aquel heterogéneo partido político. Aquí aumentó su fama de hombre de acción, pero de acción que ansiaba ser revolucionaria. La militancia social y política le estaba franqueando un desarrollo humano muy superior a los destinos probables que le habrían deparado su origen y su situación social. El luchador ortodoxo estudió el pensamiento de José Martí.

Fuente

Véase también