Saltar a: navegación, buscar

La Cruz de Mayo (Santa Cruz del Norte)

La Cruz de Mayo
Dedicada a:La Santa Cruz
Lugar:Santa Cruz del Norte, La Habana
Fecha de inicio:3 de mayo

La Cruz de Mayo (Santa Cruz del Norte). En Santa Cruz del Norte esta tradición se manifiesta de una manera sui géneris, ya que no es a un santo a quien se le rinde culto sino a una reliquia: La Santa Cruz.

Orígenes de la tradición

La tradición tuvo origen a principios de los años 1900, y como actor se tiene referencia del matrimonio santacruceño compuesto por Nicasio Díaz y Clara Hernández.

Nicasio era en aquel entonces lo que hoy pudiéramos llamar un líder comunitario o promotor natural. Hombre con una visión amplia para los negocios que convertía su casa de paredes móviles en un salón donde se ofrecían bailes con la llegada del verano.

En esa época, el 3 de mayo, día declarado por la Iglesia católica para celebrar el hallazgo de la cruz donde fuera crucificado Cristo era motivo de reunión, y a pesar de que aún no existía una sede eclesiástica, iban a Santa Cruz personas de varios lugares para ser bautizadas o tomar la primera comunión, las que se realizaban en casa particulares oficiadas por el cura procedente de la iglesia de Arcos de Canasí.

Construcción de la Cruz de Mayo

Esta afluencia cada vez más creciente de personas no pasó inadvertida para Nicasio Díaz, quien ideó hacer una cruz de madera para pasearla por todo el pueblo.

Su construcción fue realizada por Julio Somodevilla, y llego a tener 11/2 metros aproximadamente. A la idea inicial se le sumó las manos delicada y fina de Clara Hernández, proponiendo llenar la base de la cruz con flores naturales, lo cual resultó difícil puesto que estas no abundaban. Por esa razón Clara creo unas flores hechas de escamas de pescado dando la impresión que eran de nácar.

Repercusión

La repercusión de esta festividad era tan grande que los creyentes intercedieron, pidieron permiso al Obispo para que instituyera el 3 de mayo como fiesta de Santa Cruz del Norte.

Aparejado de las fiestas religiosas comenzaron a aparecer actividades de tipo cultural, comercial y recreativa. Carrera de zancos, cucaña, palo ensebado, peleas de gallos entre otras conformando el ambiente en el que se incluían además la actuación de la banda de música, artistas contratados y comparsas.

Características de los festejos

En medio de todo esto se encontraban los vendedores ambulantes con sus pregones característicos, Las mariquitas de plátano, el maní, los churros y el algodón de azúcar se disputaban la preferencia de niños jóvenes y adultos además de los globos, sombreritos con bellos y coloridos plumajes y los pajaritos volantes.

Con el tiempo, el paseo de la cruz o procesión aumentó. Los pescadores engalanaban sus botes y el más bello paseaba la cruz siempre adornada por toda la bahía hasta la ensenada, escoltada por las demás embarcaciones.

Ya en la década del 40 al llegar la luz eléctrica al pueblo se levanto una inmensa cruz en la Loma de la Vigía, la cual al encenderla parecía estar suspendida en el aire.

Con el tiempo y al pasar de los años muchas de estas tradiciones fueron transformándose y surgiendo otras nuevas como la pesca de la aguja.
Aun hoy, las fiestas de Mayo o del Mar patrimonio intangible de la localidad es la actividad más importante para los santacruceños quienes la esperamos lleno de júbilo y emociones.

Fuente