Saltar a: navegación, buscar

La rabia en los gatos

La rabia en los gatos
Información sobre la plantilla
Gato enfadado.jpg
Concepto:La rabia es una enfermedad que se produce en los animales y se transmite por mordedura a otro animal o alguna persona

La rabia es una enfermedad que se produce en los animales y se transmite por mordedura a otro animal o alguna persona. Aunque esta enfermedad suele asociarse con los perros, la realidad es que cualquier mamífero la puede padecer e incluso en los gatos puede ser muy común. Pero para evitar que el felino sufra hay que prevenir y uno de los métodos es la vacuna antes de los seis meses y por supuesto el refuerzo que se debe realizar cada año.

¿Qué es la rabia?

La rabia es una enfermedad infecciosa vírica que afecta a todos los mamíferos y, por tanto, los gatos también pueden padecerla. Es una enfermedad grave que suele causar la muerte, pues afecta al sistema nervioso central causando encefalitis aguda en los pacientes. Se contagia a través de la mordedura de un animal infectado o de heridas durante una pelea con un animal enfermo de rabia. Es importante destacar que no surge de manera espontánea, ha de ser transmitido por otro animal, por lo tanto si tu gato padece esta enfermedad significa que en algún momento ha estado en contacto con otro animal infectado o con sus restos. El virus está presente en las secreciones y saliva de estos animales, por ello una simple mordedura es suficiente para transmitir el virus. Murciélagos que vuelan de día, de forma errática y chocando con los objetos posiblemente padezcan la rabia, de manera que nunca dejes que tu gato se acerque a ellos. Lamentablemente, la rabia es una enfermedad que no tiene cura. Es rara y causa de la muerte de la mayoría de los gatos contagiados.

Vacuna contra la rabia felina

La vacuna antirrábica es el único método de prevención de la rabia. La primera dosis se aplica a los tres meses de edad y luego existen refuerzos anuales. Normalmente se vacuna de forma periódica a los perros pero no a los gatos, por ello debes considerar si tu gato está expuesto a zonas de riesgo o si entra en contacto con animales salvajes. Si es así, lo más conveniente es la vacunación. Existen regiones en el mundo con mayor riesgo que otras. En Europa la rabia está prácticamente desaparecida, pero de vez en cuando surge algún caso aislado. Infórmate sobre la presencia de la enfermedad en tu lugar de residencia para estar alerta y evitar que tu gato se contagie de rabia. En algunos países es obligatoria la vacunación contra la rabia. Esta vacuna es obligatoria para salir con tu gato del país o para participar en concursos o exposiciones en España. Pero si tu gato no sale al exterior nunca, tal vez tu veterinario no considere necesario administrársela.

Etapas de la enfermedad

Existen varias fases en la rabia en gatos: • Periodo de incubación: es asintomático, el gato no presenta síntomas evidentes. Este periodo varía mucho, pudiendo durar de una semana a varios meses. Lo más común es que comiencen a mostrar síntomas a partir del mes tras el contagio. En este periodo la enfermedad se disemina por el cuerpo. • Periodo prodrómico: en esta fase ya se producen cambios en el comportamiento. El gato se muestra cansado, con vómitos y excitabilidad. Esta fase puede durar entre dos y 10 días. • Fase de excitación o furiosa: es la fase más característica de la rabia. El gato está muy irritable, con cambios muy bruscos en el comportamiento, pudiendo llegar a morder y atacar. • Fase paralítica: se produce parálisis generalizada, espasmos, coma y finalmente la muerte. El periodo entre fases puede variar en cada gato. Lo más común es comenzar con cambios en el comportamiento hasta que el sistema nervioso está muy afectado y comienzan las convulsiones y otros problemas nerviosos.

Síntomas de la rabia felina

Los síntomas son muy variados y no todos los gatos presentan los mismos: • Maullidos anómalos • Comportamiento atípico • Irritabilidad • Exceso de salivación (babeo) • Fiebre • Vómitos • Pérdidas de peso y apetito • Aversión al agua • Convulsiones • Parálisis Algunos gatos no padecen vómitos, otros no babean en exceso, y otros pueden sufrir un cuadro nervioso y fallecer repentinamente. Por otro lado, la aversión o temor al agua es un síntoma de animales que padecen la rabia, por eso también se conoce a la enfermedad como hidrofobia. Sin embargo, a los gatos no les gusta el agua normalmente por lo que no será un síntoma evidente. Muchos de estos síntomas, sobre todo en las primeras etapas, pueden confundirnos con otras enfermedades. Si tu gato presenta alguno de estos síntomas y ha sufrido alguna pelea hace poco, acude al veterinario lo antes posible. Solo él o ella podrán sacarte de dudas

Tratamiento

La rabia no tiene tratamiento. Actúa de manera muy rápida y es letal para los gatos. Si tu gato ha sido infectado, lo primero que hará tu veterinario será aislarlo para evitar que contagie a otros felinos. Dependiendo del avance de la enfermedad, la eutanasia es la única opción. Por este motivo es muy importante la prevención, puesto que es la única manera de proteger a nuestros gatos frente a esta enfermedad. Presta especial atención a tu gato si sale de casa y está en contacto con otros animales. Recuerda que la rabia afecta a los perros, gatos, hurones, murciélagos y zorros. Cualquier pelea de tu gato con estos animales puede causarle un contagio. Si tu gato es propenso a las peleas, te recomendamos vacunarlo.


Fuentes

[[1]]

[[2]]