Saltar a: navegación, buscar

José Laureano Pineda Ugarte

(Redirigido desde «Laureano Pineda»)
José Laureano Pineda Ugarte
Información sobre la plantilla
Joselaureanopinedaugarte.jpg
Supremo Director del Estado de Nicaragua
8 de mayo de 1851 - 4 de agosto de 1851
PredecesorJusto Abaúnza Muñoz
SucesorJosé del Montenegro
Supremo Director del Estado de Nicaragua
2 de noviembre de 1851 - 20 de diciembre de 1851
PredecesorJosé de Jesús Alfaro
SucesorFulgencio Vega
Supremo Director del Estado de Nicaragua
13 de febrero de 1852 - 1 de abril de 1853
PredecesorFulgencio Vega
SucesorFruto Chamorro
Datos Personales
Nacimiento4 de julio de 1802
Potosí, Rivas, Bandera de Nicaragua Nicaragua
Fallecimiento17 de septiembre de 1853
Managua, Bandera de Nicaragua Nicaragua
OcupaciónAbogado,Político

José Laureano Pineda Ugarte. Político nicaragüense , fue presidente de la República de Nicaragua entre 1851 y 1853.

Síntesis biográfica

Nació el 4 de julio de 1802, en la aldea de Potosí, 8 km al norte del pueblo de Rivas. Fue hijo del matrimonio formado por el Licenciado Pedro Benito Pineda, Jefe de Estado de Nicaragua (1826-1827) y Juana Rufina Ugarte Selva.

Su primera educación la recibió directamente de su padre, pero sus estudios mayores los realizo en León, donde estudió Derecho en la Universidad de León y, tras obtener su licenciatura, estuvo algún tiempo ejerciendo como abogado. Su prestigio hizo que fuese elegido regente de la Corte de Justicia, calidad en la que recibió el encargo de redactar el Código Penal que fue aprobado en 1837.

Trayectoria política

Cuando las principales fuerzas políticas acordaron en 1838 la convocatoria de una Asamblea Constituyente publicó un artículo en la que criticaba la forma en la que se realizaría la elección de los diputados, ya que consideraba que se oponía a lo establecido por la Constitución. Además, en su opinión, la idea de una Asamblea Constituyente era contraria a lo acordado en el pacto Federal. Sin embargo, en 1848 fue elegido presidente de las Cortes Constituyentes, puesto desde el que tuvo que hacer frente a un golpe de Estado organizado por ciertos sectores del ejército nicaragüense, a los que consiguió derrotar.

Presidencia

La Asamblea Nacional le designó en abril 1951 Director Supremo, título que portaba entonces el presidente de la República. Pineda rechazó el nombramiento, ya que no se consideraba capacitado para desempeñar esa función, pero la insistencia de los parlamentarios le llevó a aceptar definitivamente la presidencia. Tomó posesión de su cargo el 5 de mayo de 1951. En su discurso de posesión fijó como una de sus primeras intenciones la de poner fin a la tradicional rivalidad que enfrentaba a las ciudades de León y Granada, las cuales se disputaban ser la capital de la República y el control del Gobierno, lo cual no era más que un reflejo de las luchas entre liberales, representados por los políticos de León, y los conservadores, en su mayoría miembros de la oligarquía de Granada (es sabido que Nicaragua sufrió más que ningún otro país de América Central las guerras entre liberales y conservadores de mediados del siglo XIX). Finalmente, para acabar con todas las tensiones el 15 de febrero de 1952 ordenó el traslado de la capital a Managua.

Los políticos de León protestaron por la adopción de dicha medida, ya que acusaban a su principal rival, el general Frutos Chamorro, de ser su promotor, ya que él había establecido unos meses antes su cuartel general allí de manera temporal. Para calmarlos, el presidente designó a uno de los principales políticos leoneses, Francisco Castellón, ministro de Relaciones Exteriores. Una de sus primeras decisiones fue conceder el derecho de tránsito al estadounidense Cornelius Vanderbilt el permiso de tránsito por Nicaragua, derecho que se extendió a todos sus compatriotas, con lo que se facilitaban los desplazamientos hacia California. La tensión política fue creciendo en el país y cada vez se hacía más inevitable un golpe de Estado. Pineda tuvo que hacer frente en 1952 a una revuelta liberal encabezada por el general Trinidad Muñoz y apoyada por la ciudad de León. Fue hecho prisionero y obligado a abandonar el país.

El presidente se embarcó en la ciudad de Playa Grande, desde donde, tras promulgar un decreto en el condenaba a los golpistas, partió hacia su refugio en Honduras. Allí fue recibido por el presidente Lindo con los honores de Jefe de Estado, y su gobierno le prestó su ejército para enfrentarse a los rebeldes.

Pineda consiguió apoderarse de Granada en noviembre y recuperar el poder. Estos acontecimientos sirvieron para estrechar relaciones con Honduras, país con el que ordenó establecer un correo trimestral. Se mostró magnánimo y concedió el indulto a todos los participantes en la sublevación, excepto a los seis oficiales que consideraba los principales cabecillas y que fueron acusados de traición. Las peticiones de los gobiernos de El Salvador y Honduras hicieron que permitiera la salida del país de Muñoz y sus colaboradores con destino a El Salvador. Con el fin de asegurar su posición, efectuó una visita a León y reorganizó su gabinete. Una vez pacificado el país volvió a editar el periódico oficial, Gaceta del Gobierno de Nicaragua. Antes de que acabara su mandato entregó por motivos de salud el poder de forma provisional al senador Fulgencio Vega. Una vez finalizado su mandato fue sucedido por el general Frutos Chamorro, principal caudillo conservador.

Muerte

Murió el 17 de septiembre de 1853, en Managua, Nicaragua.

Fuentes