Saltar a: navegación, buscar

Laxante

Laxantes
Información sobre la plantilla
Laxantes12.jpeg
Los laxantes (o purgantes) son medicamentos que aceleran la evacuación de las heces y mejoran el tránsito intestinal.
Vía de administraciónOral
Grupo TerapéuticoLaxantes

Laxante, son mayormente consumidos para tratar el estreñimiento.

Descripción

Los laxantes (o purgantes) son medicamentos que aceleran la evacuación de las heces y mejoran el tránsito intestinal. Son el tratamiento de elección si el estreñimiento no puede ser tratado mediante un cambio de costumbres.

Una alimentación equilibrada con fibra, muchas verduras y, por lo menos, dos litros de líquido por día, así como un programa de ejercicios, ayudan la mayoría de las veces a normalizar la digestión. Sólo si estas medidas fallan se debe tomar un laxante, y si en una semana no mejora el estreñimiento debe acudirse al médico.

Tipos de laxantes

Dado que existe una gran variedad de laxantes en el mercado, y que cada uno actúa de forma diferente, es importante que usted sepa cuál está tomando y como actúa en su organismo.

Se puede hacer una primera gran división entre los laxantes existentes, según su forma de administración: por vía oral y por vía rectal.

Orales

Combinados: Existen varios productos que contienen en su formulación más de un tipo de laxante. Es muy importante que la combinación de los componentes sea armónica, es decir, que ningún componente actúe en forma más intensa que los restantes. Estos productos tienen un alto grado de eficacia debido a esta combinación, lo que permite, según el laxante, la eliminación de heces en forma suave y efectiva.

Estimulantes: Los laxantes estimulantes, también conocidos como laxantes de contacto, incrementan el movimiento del intestino aumentando las contracciones de las paredes intestinales generando así, el reflejo evacuatorio. Este tipo de laxante es el más popular por su automedicación. En casos de sobredosificación, pueden llegar a desencadenar cólicos y diarrea.

Lubricantes: Los laxantes lubricantes del tracto intestinal, como los aceites minerales, cuando son tomados por boca incrementan el movimiento evacuatorio recubriendo el intestino y la masa evacuatoria con una película impermeable. Esto mantiene la humedad del bolo, lo que hace que se mantenga suave y que su evacuación sea más sencilla.

Formadores de masa: Este tipo de laxantes no son digeridos sino que absorben líquido en los intestinos formando una masa suave, de consistencia abultada. El reflejo evacuatorio es así estimulado normalmente por la presencia y el volumen de las heces. El Psyllium es la fibra más reconocida por su efectividad dentro de los formadores del bolo. Además de actuar como un formador de masa, el Psyllium es un normalizador intestinal. Por eso puede ser recetado también para tratar la diarrea.

Hiperosmoticos - Preparados Salinos: Este tipo de laxantes incrementan los movimientos intestinales mediante la liberación de agua de los tejidos del organismo que rodean al intestino. Los salinos se utilizan para el vaciamiento rápido del intestino. No deben ser utilizados para tratamientos prolongados.

Rectales

Enemas: Su principal utilización está asociada a la actividad prequirúrgica y a los estudios relacionados con el aparato digestivo. Su uso rutinario está contraindicado ya que produce una abundante pérdida de la flora intestinal y de líquido. Además su aplicación reiterada anula el natural reflejo evacuatorio.

Supositorios: Este tipo de laxante actúa mediante la estimulación del reflejo anal en forma local. Además tiene la función de lubricar la zona para que la evacuación sea más natural. Esta forma terapéutica cuenta con una versión para bebés que es muy utilizada, por ser de aplicación externa. Esto es muy importante ya que la dobredosificación de un laxante oral para bebés puede ser peligrosa.

Malos usos de los laxantes

Pérdida de peso

Los laxantes se usan a menudo con intención de adelgazar. La pérdida de peso obtenida, que se produce después de defecar, conduce a algunas personas a pensar que se pierde peso corporal. Sin embargo, la diferencia sólo se produce por pérdidas de agua, dado que el agua provoca un aumento de volumen.

Al beber de nuevo, el agua es almacenada enseguida y el efecto se compensa. El deporte y una alimentación equilibrada es el mejor método para eliminar el agua almacenada involuntariamente. Si el agua se almacena a causa de una insuficiencia cardíaca, es indispensable una consulta médica, dado que los laxantes pueden provocar un empeoramiento peligroso.

Abuso de laxantes

Los laxantes no tienen ningún efecto directo en el peso de una persona, porque no trabajan en el sistema digestivo entre la boca y el intestino delgado, que es donde la comida se absorbe. El abuso de laxantes es potencialmente serio ya que puede conducir a parálisis intestinal, síndrome del intestino irritable (IBS), pancreatitis, fallo renal y otros problemas.

Tripa de laxante

Los médicos advierten contra el uso crónico de laxantes estimulantes debido a que desgastan los tejidos del colon con el tiempo, de tal modo que no permiten expulsar las heces debido al sobreestímulo a largo plazo. Un descubrimiento común en pacientes que han usado laxantes estimulantes es un pigmento marrón que se deposita en el tejido intestinal, conocido como Melanosis coli.

Desórdenes alimenticios

Con frecuencia, las personas con trastornos alimenticios tienen problemas digestivos crónicos en la infancia y encuentran en los laxantes un tratamiento eficaz. El uso de laxantes sustituye así a un tratamiento apropiado, como sería una dieta adecuada.

Cuándo acudir al médico

Si tiene alguno de los síntomas siguientes, hable con su médico antes de usar un laxante:

  • Náusea
  • Dolor de estómago
  • Cambio repentino en sus hábitos intestinales que dura 2 semanas o más
  • Vómitos
  • Deje de tomar laxantes y llame a su médico si tiene algún sangrado de su recto o si no tiene un movimiento intestinal después de usar un laxante. Estos pueden ser señales de un problema más grave.

Fuente