Saltar a: navegación, buscar

Lester Martínez

Lester Martínez
Lester MartínezOKK.jpg
Nombre realLester Ernesto Martínez García
Nacimiento1980
Ciudad de la Habana, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadBandera de Cuba Cuba
OcupaciónActor
Ficha en IMDb
Lester Martínez en Facebook

Lester Ernesto Martínez García. Jóven versátil actor cubano con una corta pero prestigiosa carrera artística; ha incursionado en diferentes medios audiovisuales cubanos y extranjeros.

Trayectoria Artística

Graduado de la Escuela Nacional de Arte en la especialidad de Teatro con Diploma de Oro, Lester Martínez continuó sus estudios en el Instituto Superior de Arte. Luego de graduarse, en 1999, se incorporó como actor profesional al Grupo de Teatro El Público que dirige Carlos Díaz.

Ha formado parte de los elencos de Las brujas de Salem, La Celestina, María Antonieta o la maldita circunstancia del agua por todas partes (en sus dos versiones), Ícaros, y otros montajes de Teatro El Público. El cine y la televisión también han contado con su talento. Lester ha aparecido en teleplayscomo Asalto en la noche y La mujer que te tocó, además de las series juveniles Enigma para un verano y Coco verde. Se le ha visto conduciendo el espacio Cuerda viva, así como en Las noches de Constantinopla bajo la dirección de Orlando Rojas. Kiki Álvarez lo incluyó, asimismo, en Tatuaje, su primera entrega como director teatral. Otras labores lo enlazan a nombres tan respetados del audiovisual cubano como Tomás Piard y Juan Carlos Cremata. Gerardo Chijona lo seleccionó para su filme Perfecto amor equivocado, y participó en una coproducción cubano-brasilera titulada El cayo hacia la muerte. Durante su corta pero intensa trayectoria artística, ha recibido varios lauros, tanto nacional como internacionalmente (festivales de teatro en Estados Unidos, Europa e Iberoamérica) y ha llevado su arte a diferentes países donde ha sido ovacionado por el público y elogiado por la prensa especializada. Es miembro de la Asociación de Artes Escénicas de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y de la Asociación Hermanos Saíz.

Confesiones de Lester

El actor cubano Lester Martínez en el monólogo “Ay, mi amor”.
  • Vocación por la actuación- Mi vocación hacia el arte surge desde mi niñez. Siempre he sido desinhibido, valiente y libre, quizás eso me haya ayudado a entender que mi personalidad se ajustaba más a un perfil artístico, por eso me incliné por la actuación.Cada actividad relacionada con el arte me entusiasmaba, independientemente del disfrute estético que encontraba en ella. Sería, en mi caso, decisión personal además del apoyo que tuve de mis padres, quienes no me obligaron a escoger, ni me presionaron. Tuve el privilegio de que el arte entrara en mí de manera natural, y estoy seguro de que lo llevaba en la sangre, porque con ese «ángel» también se nace.
  • ¡Ay, mi amor!- ¡Ay, mi amor! siempre se analizó desde lo interior, ir dilucidando la historia, signada por momentos «clave» de la vida de Adolfo. En esa intimidad profunda, e interesado por sus características personales, encontraba a cada paso un punto de sensibilidad o agresividad total en su existencia terrenal y en su obra, sin dejar de mencionar el apoyo constante que tuve de la señora Jacqueline Meppiel, quien, por circunstancias de la vida, estará mucho más feliz ahora por haberse encontrado con su amor, Adolfo Llauradó. Gracias infinitas a los dos por su apoyo espiritual….. Presentar el conflicto desde la sinceridad fue la acertada estrategia adoptada por Carlos Díaz, al inyectarme esa magistral medicina para poder representar desde lo natural, de manera que el público y la crítica se sintieran vibrantes y expectantes…..¨Ay mi amor, ha sido como una gran clase que me ha dado Llauradó de lo que es ser actor¨.
  • Teatro- Siempre me he sentido muy bien en el teatro. El contacto directo con el espectador es fascinante e indescriptible. Es un momento único e irrepetible, donde lo efímero se apodera de ese instante mágico que brindan los actores en un escenario, sin abandonar la veracidad del momento.
  • Cine- El cine es mi vida y espero ansiosamente algún día poder trabajar como protagónico en un buen filme. Lo deseo mucho, pero es un medio elitista y muy cerrado donde, al igual que en la pantalla chica, se cierran puertas que nunca se abren.
  • Consejo a los más jóvenes- Que nunca abandonen sus instintos; que mantengan firme y originalmente su manera de interpretar; que la lectura sea fuente de conocimiento y expansión del intelecto y el espíritu humanos; que sean cinéfilos, buenas personas y cada día que pase sea una nueva motivación para continuar el siguiente. Es una profesión muy sacrificada y constante. No pierdan la ternura y la sensibilidad. Interesarse por todo lo que acontece desde el punto de vista cultural y ser seguidores de la información. No pierdan las esperanzas y el deseo individual de hacer arte…No nace un artista todos los días y eso es un regalo divino del universo. Somos «diferentes», como dicen muchos, pero somos seres «especiales», capaces de solucionar y crear….¡Ah!, algo importante abrir más el sentido auditivo, ser receptivos, sencillos y humildes y no dejar de ayudar al que lo necesite. No olvidemos que todos empezamos un día.

Fuentes