Saltar a: navegación, buscar

Linfadenopatía

Linfadenopatía
Información sobre la plantilla
260px
Cualquier anormalidad de los ganglios linfáticos; por uso común usualmente se restringe a ganglios linfáticos aumentados de tamaño.
Región de origen:Ganglios Linfáticos

Linfadenopatía o Andenopatía. Hinchazón de los ganglios linfáticos - órganos en forma de frijol que se encuentran debajo de la axila, en la ingle, en el cuello, en el pecho y en el abdomen, y que actúan como filtros del líquido linfático a medida que éste circula por el cuerpo. La linfadenopatía puede producirse en una sola región del cuerpo como por ejemplo, el cuello, o puede ser generalizada, es decir, se incrementa el tamaño de los ganglios linfáticos en diversas regiones. Los ganglios linfáticos cervicales, que se encuentran en el cuello, son el lugar más frecuente de linfadenopatía.

Causas

El sistema linfático es una parte del sistema inmune y su función es combatir las enfermedades y las infecciones. A medida que se acumulan las células que combaten las infecciones y el líquido, los ganglios linfáticos aumentan varias veces su tamaño normal. Casi todos los niños desarrollarán linfadenopatía en algún momento de su vida, ya que este trastorno suele presentarse como respuesta a una infección proveniente de un virus como por ejemplo, una infección de las vías respiratorias superiores. Las infecciones bacterianas como por ejemplo, la infección estreptocócica de la garganta, que es provocada por la bacteria estreptococo, también pueden causar linfadenopatía.

Debido a que los ganglios linfáticos inflamados suelen encontrarse cerca de la fuente de infección, su ubicación puede ayudar a determinar la causa. Por ejemplo, un bebé con una infección en el cuero cabelludo puede presentar ganglios linfáticos inflamados en la parte posterior del cuello o, si la inflamación se encuentra en la región del maxilar inferior, es posible que se deba a una infección dental o bucal. Sin embargo, la linfadenopatía puede también ser generalizada, en cuyo caso existe una inflamación de los ganglios linfáticos en más de una región (cuadro típico de las enfermedades virales).

En ocasiones, incluso los ganglios linfáticos mismos pueden inflamarse y agrandarse, trastorno denominado linfadenitis. También pueden agrandarse debido a un cáncer en el sistema linfático, como por ejemplo, la enfermedad de Hodgkin.

Síntomas

En los niños, es normal notar al tacto algunos ganglios linfáticos como bultos pequeños y movibles debajo de la piel. Sin embargo, si los ganglios se agrandan más de lo normal, es posible que exista un problema subyacente. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la linfadenopatía. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Bultos inflamados y agrandados en el cuello, en la parte posterior de la cabeza o en otros lugares donde se alojan los ganglios linfáticos
  • Ganglios sensibles al tacto, aunque pueden ser indoloros si el niño ya no está enfermo
  • Ttibieza o enrojecimiento de la piel que se encuentra sobre los ganglios linfáticos
  • Fiebre
  • Antecedentes de enfermedad

Los síntomas de la linfadenopatía pueden parecerse a los de otras masas cervicales o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

Diagnóstico

El diagnóstico de la linfadenopatía se basa generalmente en la presencia de otros trastornos como por ejemplo, una infección. Es importante determinar si el paciente estuvo expuesto a alguna enfermedad transmisible como por ejemplo, la varicela o fue mordido por un animal que pudiera transmitir una enfermedad llamada fiebre por arañazo del gato. El tamaño y la ubicación de los ganglios, el tiempo transcurrido desde el comienzo de la hinchazón y la presencia de dolor ayudan a determinar la causa. Además del examen físico y de los antecedentes médicos completos, los procedimientos para diagnosticar la linfadenopatía pueden incluir una biopsia del ganglio linfático, procedimiento mediante el cual se toma una muestra de tejido del ganglio linfático y se la examina con un microscopio. También es posible que deban realizarse otras pruebas para detectar enfermedades o infecciones específicas que puedan estar relacionadas con la linfadenopatía.

Diagnóstico diferencial

El diagnóstico diferencial se establece con la historia clínica (interrogatorio y exploración física) y algunos exámenes de laboratorio como la biometría hemática y radiografía de tórax. Es conveniente diferenciar entre linfadenopatía y linfadenitis. En la Linfadenopatía, los linfonodos crecen en respuesta a un proceso inflamatorio o neoplásico próximo a ellos. En la linfadenitis, los linfonodos se inflaman y se palpan dolorosos, aumentados de temperatura y coloración.

Tratamiento

  • El tratamiento específico para la linfadenopatía será determinado por el médico basándose en lo siguiente:
    • La edad del niño, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
    • La gravedad del trastorno
    • La tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
    • Las expectativas para la evolución del trastorno
    • Opinión o preferencia del niño
  • El tratamiento puede incluir:
    • Antibióticos (para tratar la infección bacteriana subyacente)
    • Evaluación continua (para verificar el tamaño y la ubicación de los ganglios agrandados)
    • Medicamentos o procedimientos (para tratar otros trastornos que pueden haber causado el agrandamiento del ganglio linfático)

Fuentes

  • Artículo Linfadenopatía. Disponible en “linfadenopatia.blogspot.com”. Consultado el 16 de septiembre del 2011
  • Artículo Linfadenopatía. Disponible en “4.bp.blogspot.com”. Consultado el 16 de septiembre del 2011.
  • Artículo Medicina. Disponible en “es.mimi.hu”. Consultado el 16 de septiembre de 2011
  • Artículo Tu Salud. Disponible en “tusalud.com”. Consultado el 16 de septiembre de 2011.