Saltar a: navegación, buscar

Los colineros en Mantua

Los colineros en Mantua
Información sobre la plantilla
Error al crear miniatura: Falta archivo
PaísCuba

Los colineros en Mantua. Tradición con más de 100 años de antiguedad consistente en la reunión de grupos de sexo masculino de la localidad en el lugar llamado Las Colinas con el objetivo de realizar diversas actividades en contacto directo con la naturaleza.

Las Colinas de Mantua

“Las colinas de Mantua” son montañas pequeñas y aisladas ubicadas en un valle llamado Caracoles donde yace un asentamiento de 4 familias. Se encuentran cerca de los márgenes del río Mantua, rodeado por árboles frutales y maderables como el pino, la palma real, el algarrobo, la yagruma, el ocuje, la pomarrosa, el mango, la guayaba, el aguacate, el coco, el mamey, el limón, la chirimoya, el anón, el caimito, la granada, el café, el albaricoque, la piña, el plátano, el cacao, la naranja, así como algunas plantas medicinales como la caña santa, la flor de España, el tilo, el tapón y la cañita mexicana.

Los grupos y su origen

Este lugar es frecuentado desde hace más de 100 años por personas del municipio y de fuera de este. Antiguamente sus visitantes se dividían en 6 grupos que recibían los nombres de:

1- Los Matagás, porque en una ocasión le cayó luz brillante al arroz.

2- Los Suaves, porque no tenían mujeres.

3- Los Retrasados, porque siempre llegaban tarde.

4- Los Calientes, porque eran mujeriegos.

5- La Viejera, porque fue el primer grupo que se fundó.

6- Los Colineros, por la ubicación del lugar.

Campamento rústico

En este lugar existe un campamento rústico de guano, piso de tierra y tabla de palma; hay utensilios de cocina tradicional, como platos, vasos y cucharas de madera, de güira y de coco; una nevera con capacidad para 7 piedras de hielo y un botiquín con medicinas e instrumentos para los primeros auxilios. El campamento tiene capacidad para 20 personas aproximadamente. Sus camas son de madera y hay también algunas hamacas. Además hay bancos, taburetes, 2 mesas grandes con capacidad para 14 personas cada una y una pequeña de dominó. Existen 2 fogones portátiles, 1 en la cocina del campamento para cuando llueve y el otro ubicado a la orilla del río debajo de unas frondosas cañabrabas.

Actividades fundamentales

Actualmente se mantiene un solo grupo llamado Los Colineros. Sus miembros se reúnen en el mes de Abril para los preparativos de la actividad, recogen dinero y se orientan tareas. Se trasladan al lugar a caballo, carretón y en los últimos años se han trasladado en tractor. Estas personas se dividen en grupos para trabajar: un grupo pesca, otro caza, otros trabajan en la organización del campamento, 3 personas son los encargados de matar los puercos, hay 2 cocineros y 3 ayudantes. Realizan juegos de dominó, barajas, carreras de caballo y en las noches cuentan historias de la oralidad local, que han sobrevivido al olvido trasmitiéndose de generación en generación. Hacen banquetes con comidas típicas como congrí, lechón asado o frito, arroz a la chorrera con pescado, ajiaco, dulces como frangollo, tajadas de limón, ajonjolí, alegrías de coco, empanadas, boniatillo, arroz con leche, malarrabia, etc. También está presente la música campesina, cantan décimas y boleros, para lo cual utilizan claves, bongoes, maracas de güiras y laúd. Este lugar está lleno de bellezas naturales. Hay un arroyo llamado Guachinango, donde actualmente habita el Dajao, pez en extinción y endémico de esta zona.

Participantes

En esta actividad participan campesinos y obreros del municipio. Antes del triunfo de la revolución participaban personas de La Habana, Pinar del Río, Guane y en algunas ocasiones un chino residente en la Habana. Es significativo destacar la ausencia del sexo femenino. En la actualidad participan como visitantes algunos dirigentes del municipio como el presidente del gobierno, el del SITMA, dirigentes de cultura, y se hace sistemática la presencia de la metodóloga de cultura popular tradicional del municipio desde hace 5 años. Esta actividad comenzó por 3 días y se extendió a 7, que es lo que actualmente se mantiene (1 semana).

Tradición e historia

Además de las bellezas naturales del lugar donde se practica esta tradición, existen lugares históricos como las tumbas de Estorino, donde murió el abanderado de la columna Invasora Ramón Ivonet, el posible cementerio de La Manaja, donde se cree que esté enterrado este insigne patriota conjuntamente con otros compañeros y la Loma del Cobrero, donde Maceo tuvo uno de los grandes combates en vuelta bajo.

Fuentes

  • Las Colinas: Una tradición mantuana, por Migdalia González Rivera y Luis Antonio Miranda Reyes.