Saltar a: navegación, buscar

Louise Weber

La Goulue
Información sobre la plantilla
Lagoulue.jpg
Bailarina francesa
NombreLouise Weber
Nacimiento1870
Alsacia, Bandera de Francia Francia
FallecimientoParís, Bandera de Francia Francia
NacionalidadFrancesa
OcupaciónBailarina
Conocido porLa Goulue "Glotona"

Louise Weber. La Goulue se hizo famosa por su provocativa y especial manera de bailar y agilidad para quitar el sombrero de las cabezas de los caballeros con la punta del pié.

Síntesis biográfica

Su nombre verdadero era Louise Weber y había nacido en Alsacia en 1870. El sobrenombre de «Glotona» le vino por su insaciable apetito, aunque también se atribuye a su hábito de acabar todo lo que se encontraba en las barras de los establecimientos donde actuaba. Era rubia, pequeña, regordeta, vulgar, pero con un encanto especial que la hacía muy atractiva.

Trayectoria como bailarina

A los dieciséis años trabajaba como lavandera en la Rue de la Goutte d'Or, pero su deseo era ser bailarina. Sin conocimiento de su madre y con ropa prestada cada tarde se paseaba por los locales de baile haciendo su número particular hasta ser descubierta por Marcel Astruc, quien le facilitó debutar en "Circo Medrano". Después ya como artista lo hizo en el "Moulin de la Galette", donde la conoció Lautrec, en el "Alcázar", el "Elysée-Montmartre" o el "Jardin de Paris". Cuando en 1889 se abrió el Moulin Rouge, su gerente Oller, la contrató inmediatamente, formando parte de la "quadrilla" de bailarinas entre las que también se encontraban

Grille d’Egoút, Etoile Filante, Nini Pattes-en-l’Air, la Móme Fromage o La Sauterelle además de Jacques Renaudin, más conocido como Valentin "le Desossé" o el "hombre-serpiente".

En 1850, Celeste Mogador, bailarina vedette del Bal Mabille, crea una nueva danza en la que intervienen varias bailarinas, la Quadrille. El baile llamado Can-can, fur descrito como ocho minutos de perfectas armonías, movimientos y posturas que cortan la respiración ejecutados bajo las partituras del maestro de música Jacques Offenbach, a un ritmo frenético y endiablado, repleto de equilibrio y flexibilidad, en los límites de la acrobacia, bailado por las componentes del grupo (la troupe) que con la fascinación de sus faldas y vestidos coloristas de volantes, medias y ropa interior, hacían perder la cabeza del todo-París.

En sus inicios, apenas atacado por la censura, el can-can, se bailaba solamente en los establecimientos de cuarto orden, en los que rápidamente habría llegado a ser sinónimo de danza altamente impúdica, sugestiva y encanallada, como una herramienta de trabajo utilizada por las prostitutas y sus chulos encubiertos, para atraer a cierta clientela. Era una danza reservada exclusivamente a las mujeres durante la cual éstas debían levantar necesariamente la pierna y mostrar sus partes más intimas.

Para velar por el buen comportamiento de las bailarinas durante sus danzas exuberantes y desenfrenadas, (a veces estas actuaciones llegaban a realizarse sin ropa interior), se estableció la vigilancia de un guardia de la brigada de higiene social al que se le llamaba el "Père la Pudeur" (padre pudor).

El can-can era una danza en la que, por último, se hacía "le grand-écart" la gran separación de piernas, no sin antes haber quitado con una de ellas, por lo menos el sombrero de alguno de los espectadores.

Uno de estos cabaret donde se hizo más famoso el Can-can, y sus excepcionales bailarinas fué el viejo Elysée-Montmartre. En 1889, también era conocido por los ambiguos individuos que lo frecuentan, por la suciedad de su piso (que hacía que después de algunos "grands-écarts", las partes más intimas de estas señoritas, no tuvieran la blancura esperada), y por las innumerables peleas que allí sucedían casi cada tarde. La gente iba allí porque allí iba todo el mundo y porque después era posible salir del brazo de una de sus bailarinas.

Además del "grand écart", dejarse caer al suelo con la piernas abiertas, otras "posturas" del can-can tenían nombres como la guitarra, la presentación de armas, el saludo militar, o el pie detrás de la cabeza.

Vinculación a la pintura

Desde que la conociera en el Moulin de la Galette, Lautrec la pintó muchas veces, pero sería su cartel del Moulin Rouge la más famosa de todas sus representaciones. La Goulue ya famosa, reina del Moulin Rouge y otros music-halls de Paris, llegó a cobrar 800 francos al mes conviertiéndose en una mujer muy rica. Se compró una casa en Montmartre en la que vivió con su amante la Môme Fromage.

A comienzos de 1895, la Goulue, de quien ya se había cansado el público del Moulin-Rouge, se hace instalar una barraca en la Feria del Trono de Paris, donde seguirá bailando la danza oriental del vientre. Entonces escribe a "su pintor" para pedirle que le pinte unos grandes paneles para decorar el exterior.

En estas obras Lautrec muestra el pasado y el presente de la Goulue. Rodeada de sus incondicionales admiradores y amigos de siempre, en una baila con Valentin en el Moulin Rouge y en la otra ejecuta la Danza de las Almées (de las huríes). A pesar de ello, su paso por la "Foire aux pains d´epices", fue tan efímera que hubiera pasado desapercibida de no ser por la generosa contribución pictórica de Lautrec.

Retiro del baile

Más tarde, después de malgastar su fortuna en inversiones absurdas, arruinada, practicará todos los oficios. Llegó a ser vendedora de flores en el Casino de París, luchadora en la feria de Neuilly, domadora de fieras en un circo. Más tarde, en 1925, vivió con un hombre que antes de abandonarla la exponía públicamente como curiosidad en otra barraca. Cansada de vender tabaco y cerillas por los bares, totalmente alcoholizada, acabó siendo criada de un burdel.

Muerte

Murió en el hospital parisino de Lariboisière preguntando al sacerdote que la asistía:

"Padre, cree que el buen Dios me perdonará, tendrá para mi un sitio en el cielo? .... es que yo soy "La Goulue".

Fuentes