Saltar a: navegación, buscar

Maíz transgénico

Maíz Transgénico
Información sobre la plantilla
Trang maiz.jpg
Nombre Científico:'
Reino:Plantae
Subreino:Traqueobionta
División:Magnoliphyta
Clase:Liliopsida
Subclase:Commelinidae
Orden:Cyperales
Familia:Poaceae
Tribu:Andropogoneae
Género:Zea
Especie:Zea mays
Hábitat:Se le encuentra en terrenos cultivados y como ruderal en orillas de caminos, terrenos abandonados y lugares con disturbio.

Maís Transgénico. Es el maíz al que se le introducen artificialmente características biológicas nuevas provenientes de otras especies de plantas, animales o bacterias, para que adquiera capacidades inusitadas como la resistencia al uso de herbicidas, que la propia planta adquiera la propiedad matar insectos que la atacan o bien, que sus semillas pierdan la propiedad de reproducirse naturalmente, sin no es mediante la intervención de candados químicos. Se trata, entonces, de la creación de nuevas variedades que no existen como tales en la naturaleza, sino que han sido creadas de manera completamente artificial. Para tales cambios los creadores de organismos transgénicos en la actualidad requieren introducir ciertas características también genéticas, llamadas marcadores, que les permitan constatar el logro de sus fines

Tipos de Maíz Transgénico

  • Aquellos resistentes a insectos que generalmente incorporan genes de la bacteria del suelo Bacillus thuringensis y son conocidos como cultivos Bt.
  • Resistentes a herbicidas, comúnmente producidos por las mismas empresas que producen y venden las semillas. Las nuevas variedades transgénicas incorporan las dos características.

Cada año salen nuevas variedades de maíz Bt. Por ejemplo, en el 2003 se lanzaron dos nuevas variedades en Estados Unidos. Las que habían sido manipuladas para que expresen las toxinas Cry3Bb1 para controlar una peste específica del maíz; y Cry1Fa2, de amplio espectro entre lepidópteros. De acuerdo al ISAAA, organización que produce informes anuales de la expansión de los transgénicos en el mundo, se espera que en próximos años salgan 5 nuevas variedades de maíces transgénicos con resistencia a insectos.

Bioproductos

Los bioproductos incluyen una gran variedad de mercancías refinadas a partir del maíz, reemplazando productos hechos de materia prima distinta o a través de síntesis química. El más conocido es el etanol, un aditivo de motores obtenido a partir de la fermentación del maíz. El etanol ha sido utilizado como aditivo de combustible de motores hace apenas 20 años. El etanol es hecho de la fermentación de azúcares del almidón del maíz. Muchas refinerías de maíz producen tanto etanol como otros derivados del maíz: almidones, edulcorantes, aceites y piensos. En el mundo el etanol como combustible está jugando un papel importante en el balance de pagos de los países, pues evita importaciones de petróleo por unos 2 mil millones de dólares. La dextrosa, originada a partir de maíz fermentado, ha creado un grupo nuevo de bioproductos: ácidos orgánicos, aminoácidos, vitaminas y aditivos alimenticios. Los ácidos cítricos y lácticos, producidos de igual forma del maíz, pueden ser encontrados en cientos de productos alimenticios e industriales, y sirven como punto de partida para otros productos. Los aminoácidos de maíz también son parte de la alimentación industrial. La lisina obtenida a partir del maíz es utilizada en planteles industriales de chanchos y pollos como complemento alimenticio. Otros compuestos obtenidos del maíz que son añadidos a los piensos son la theonina y el triptófano. Las vitaminas C y E se derivan también del maíz. Y hasta aditivos como el glutamato monosódico proviene de la fermentación del maíz. Finalmente, a través de un proceso llamado extrusión, se altera la estructura física del almidón del maíz para producir un tipo de plástico biodegradable.

Los transgénicos y los alimentos

Los vegetales transgénicos más importantes para la industria alimentaria son, por el momento, la soja resistente al herbicida glifosato y el maíz invulnerable al taladro, un insecto. Aunque se emplee en algunos casos la harina, la utilización fundamental del maíz en relación con la alimentación humana es la obtención del almidón, y a partir de éste, de glucosa y fructosa. La soja está destinada a la producción de aceite, lecitina y proteína.

  • El primer alimento disponible para el consumo producido por Ingeniería Genética fue el tomate "Flavr Savr". Éste había sido modificado para que resistiera más tiempo después de madurar, evitando que produjera una enzima esencial en el proceso de envejecimiento del vegetal en cuestión.
  • Otro producto importante es la soja transgénica. En este caso, lo que se ha hecho es introducir un gen que la hace resistente al herbicida glifosato. Es conocida con el nombre de "Roundup Ready" y producida por la empresa Monsanto. Contiene un gen bacteriano que codifica el enzima 5-enolpiruvil-shikimato-3-fosfato sintetasa. Ésta participa en la síntesis de los aminoácidos aromáticos, y el propio del vegetal es inhibido por el glifosato; de ahí su acción herbicida. El bacteriano no es inhibido.
  • El maíz transgénico se ha obtenido para que sea resistente a un insecto, el taladro del maíz, y a un herbicida, el glufosinato. Contiene un gen que codifica una proteína llamada Bacillus thuringiensis, que tiene acción insecticida al ser capaz de unirse a receptores específicos en el tubo digestivo de determinados insectos, interfiriendo con su proceso de alimentación y causando su muerte. La toxina no tienen ningún efecto sobre las personas ni sobre otros vegetales.

También se ha obtenido una colza con un aceite de elevado contenido en ácido laúrico, mediante la inserción del gen que codifica una tioesterasa de cierta especie de laurel. Además, ya existen varias docenas de plantas más a punto de comercializarse, y en los próximos años su número ascenderá a centenares, puesto que están en desarrollo patatas, frutas, etc., con genes que les confieren resistencia a insectos, heladas, salinidad, etc. Estos productos exigirían un examen minucioso en cuanto a seguridad (toxicidad a corto y largo plazo, alergias) antes de su comercialización. También se desarrollarán bacterias, levaduras, entre otros, utilizables en la fabricación de alimentos (pan, cerveza, yogurt), modificando el genoma de las convencionales, introduciendo el gen de un enzima de otro microorganismo o induciendo la sobre expresión de un gen propio. Es un campo muy prometedor, donde están empezando a obtenerse resultados. También es uno de las áreas en la que hay mayor porcentaje de investigación pública. No obstante, ya estamos consumiendo alimentos transgénicos sin saberlo, ya que están contenidos en otros productos fabricados con derivados de vegetales modificados, como lecitina proveniente de soja obtenida mediante este proceso. Es posible que haya AMGs en:

  • Carnes: salchichas, medallones, supremas, rebozados o bocaditos de pollo, hamburguesas, milanesas, patés...
  • Pastas: fideos , capeletis, ñoquis, pizzas de mozzarela, ravioles...
  • Cereales: arroz y cereales para el desayuno
  • Golosinas: galletitas, alfajores, bocaditos, bombones, bizcochos, caramelos, chupetines, chocolates, obleas, turrones...
  • Panadería: panes lactales, magdalenas, budines, bizcochuelos, tostadas, galletitas de agua o saladas, pan de salvado...
  • Otros: Leches y chocolates en polvo, chocolates líquidas, milanesas de soja, sopas, helados, productos de repostería, jugos cerveza, empanadas preelaboradas, margarinas, mayonesas, papas fritas.

Por tal motivo es necesario que se etiqueten de manera especial los alimentos modificados, para que el consumidor sepa qué está comprando.

Riesgos potenciales que pueden implicar las plantas transgénicas

  1. Efecto directo sobre el hombre:
  • La proteína codificada por el transgén no debe ser tóxica para el hombre
  • Posibles efectos alergénicos
  • La aprobación de los productos transgénicos debe ser analizada caso por caso
  1. Efecto ambiental:
  • Dispersión incontrolada de la descendencia de la planta transgénica
  • Transferencia del transgén a otras variedades no transgénicas o a otras especies afines
  • Inducción de resistencia a los productos transgénicos por parte de los agentes patógenos y plagas

El riesgo científico

En general, la ciencia ha avanzado a ciegas en cuanto al riesgo, pero alerta a sus síntomas

  1. Hay que distinguir entre el riesgo de la investigación básica y el riesgo de la aplicación del conocimiento adquirido
  2. Hay discrepancias entre la importancia objetiva de un riesgo y su percepción subjetiva:
  • El riesgo voluntario causa menos temor que el riesgo impuesto El riesgo de origen natural causa menos temor que el de origen industrial
  • El riesgo que se produce en un entorno familiar causa menos temor que el que se produce en un escenario exótico
  • El riesgo que es difuso en el tiempo o en el espacio causa menos temor que el que se concreta en hora y lugar
  1. No existe el riesgo cero:
  • Toda actividad humana conlleva un cierto riesgo que ha de ser evaluado en función de los beneficios que tal actividad reporta
  1. Natural no es sinónimo de inocuo:
  • Hay productos naturales que llevan substancias mutagénicas y cancerígenas (por ejemplo: pimienta negra, safrol; setas comestibles, hidrazinas; apio, psolareno; frutos secos, aflatoxinas de hongos; etc.)
  1. No todo lo artificial es nocivo :
  • Ninguno de los conservantes autorizados llega a ser tan peligroso como las toxinas que pueden producir las bacterias y los hongos que el conservante evita

Fuente

  • COLECTIVO DE AUTORES. Manejo Integrado de Plagas en el cultivo de la papa/Colectivo de Autores_ La Habana: Ed Pueblo y Educación, 1979_ 88p