Saltar a: navegación, buscar

Memoria humana

Memoria humana
Información sobre la plantilla
Persona meditando.JPG
Concepto:Es una función del cerebro y, a la vez, un fenómeno de la mente que permite al organismo codificar, almacenar y recuperar información.
La memoria es la capacidad mental que posibilita a un sujeto registrar, conservar y evocar las experiencias (ideas, imágenes, acontecimientos, sentimientos, etc.).

La memoria amplía nuestro mundo. Sin ella, la vida carecería de continuidad, y por la mañana se vería a un extraño en el espejo. Cada día sería un episodio aislado, no se podría aprender del pasado, ni prever el futuro.

Capacidad del cerebro humano

Composición del cerebro
El cerebro humano, de casi kilo y medio de peso (tres libras) posee unos 100.000 millones de neuronas, que forman una red sumamente compleja. De hecho, una neurona puede estar conectada a otras 100.000. Estas conexiones le dan al cerebro la capacidad de procesar y retener una gran cantidad de datos. Lo difícil, por supuesto, es recuperarlos cuando se necesitan.

Manejo de la memoria

El ser humano suele quejarse de la mala memoria, pero su mente, aunque defectuosa, posee una increíble capacidad para aprender y recordar. El secreto está en aprovecharla al máximo.

Fases del proceso de memoria  

  1. Codificación
  2. Almacenaje
  3. Recuperación

Tipos de memoria

  1. Memoria sensorial: Recibe estímulos de los sentidos, como el olfato, la vista, el tacto.
  2. Memoria a corto plazo: Retiene durante unos segundos pequeñas cantidades de datos, de modo que nos permite sumar mentalmente, recordar un número de teléfono y no olvidar la primera parte de una frase mientras leemos o escuchamos el resto.
  3. Memoria a Largo plazo: Se puede ver como un depósito de todas las cosas en la memoria que no se utilizan en el momento pero que potencialmente pueden recuperarse. Permite recuperar el pasado y utilizar esa información para lidiar con el presente

Para almacenar información por más tiempo, se debe recurrir a la memoria a largo plazo ¿Cómo activarla?

Interés: Interésese en el tema y recuérdese las razones por las que debe asimilarlo.

Atención: La mayoría de los lapsus de memoria de debe en realidad a la falta de atención. Algo que evita que se distraiga son las notas, pues tienen como ventaja que a pesar de que sirven para fijar la mente en un asunto, pueden repasarse más tarde.

Comprensión: Si no se entiende un concepto, costará más trabajo recordarlo. Con la comprensión, se establecen relaciones entre las diversas partes de un concepto y se unen hasta formar un todo lógico.

Organización: Deben clasificarse los conceptos similares. Ejemplo, una lista de compras puede dividirse en carnes, frutas, verduras.
También es útil ordenar los elementos de algún modo, puede ser alfabéticamente.

Repetición verbal: Se imaginan que están aprendiendo un idioma. Pronunciar una palabra obliga a fijar como se dice. Repetir en voz alta lo que se desea recordar fortalece las conexiones neuronales.

Visualización: También puede ser provechoso esquematizar o formar una imagen mental de lo que se pretende recordar. Como la repetición verbal, la visualización activa partes del cerebro. Cuantos más sentidos se usen, más se grabarán los datos.

Asociación: Cuando se aprendas algo nuevo, hay que asociarlo a lo que ya se sabe. Si se vinculan las nuevas ideas con recuerdos almacenados se hará más fácil codificar y recuperar la información, pues la asociación nos servirá de pista. En ocasiones, cuando más absurda y graciosa sea la asociación, más fácil será recordar.

Consolidación: Se debe dedicar tiempo para que se procese la información, para que cale hondo por así decirlo. Uno de los mejores métodos es repasar lo que se aprende, quizás explicándole a otra persona. Con razón se ha dicho que la repetición es la madre de la retención.

La memotécnica: Eficaz herramienta. Es una estrategia para potenciar la memoria a largo plazo. Esta técnica combina los principios de organización, visualización y asociación. Se relaciona lo que se quiere recordar con puntos de referencias a lo largo de un camino o de una habitación. Es como ir de paseo mentalmente asociando objetos con lugares. Para traerlos a la memoria lo único que debe hacerse es recorrer el mismo trayecto mental.

Otros conceptos

  • Estimule la memoria aprendiendo habilidades nuevas, como hablar otro idioma o tocar un instrumento
  • Concéntrese en los asuntos más importantes.
  • Beba bastante agua. La falta de líquido puede causar aturdimiento.
  • Duerma lo suficiente. Durante el sueño, el cerebro almacena los recuerdos.
  • Estudie relajado. La tensión libera cortisol, sustancia que altera la interacción nerviosa.
  • Beba con moderación y no fume. El alcohol afecta la memoria a corto plazo y el alcoholismo puede producir una carencia de tiamina (vitamina B1) esencial para el buen funcionamiento de la memoria. Fumar reduce la oxigenación cerebral.

En efecto, se puede mejorar la memoria si se trabaja, pues en realidad es como un músculo: cuanto más se ejercite, mejor se desarrolla, incluso en la vejez.

Patologías de la memoria

Afectaciones en la memoria
Las alteraciones más comunes de la memoria son las amnesias:
Amnesia anterógrada: impedimento para asimilar nueva información.
Amnesia Retrógada: Imposibilidad para evocar hechos previamente almacenados.
Muchas veces el defecto de memoria no es total, sino parcial, se evidencia dificultad para recordar, no imposibilidad de hacerlo.
Es común que las amnesias se acompañen de confabulaciones es decir, completar los espacios vacíos de memoria con recuerdos ficticios o inexactos. También se puede presentar intrusiones, es decir recuerdos falsos dentro de recuerdos verdaderos.
La amnesia en individuos jóvenes es usualmente producida por traumatismos craneanos, en personas de mayor edad puede acompañar al síndrome de demencia cuya forma más común es la enfermedad de alzheimer o también se presenta en la enfermedad de Huntington.

Enlaces externos

Fuentes

  • De la Vega, R. y Zambrano, A. Memoria [en línea]. La Circunvalación del hipocampo, septiembre 2007
  • Gross Richard, Psicología la ciencia de la mente y la conducta, El Manual Moderno, México 1998, 285- 329 pag.
  • Worchel Stephen, Shebilske Wayne, Psicología: fundamentos y aplicaciones, Pearson Educación, Quinta ed., España 1998, 211-250 pag.

Enlaces internos

La memoria en la tercera edad