Saltar a: navegación, buscar

Michelle Akers

Michelle Anne Akers
Información sobre la plantilla
260px
Datos personales
Nacimiento1 de febrero de 1966
Santa Clara, California, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Carrera
PosiciónDelantera
Partidos internacionales153
Goles totales105

Michelle Anne Akers (Santa Clara, California, 1 de febrero de 1966)1 es una exfutbolistaestadounidense que jugó en la victoria de Estados Unidos en la Copa Mundial Femenina de Fútbol de 1999. Ganó la Bota de Oro en 1991 por ser la máxima goleadora de la temporada. Es miembro del "National Soccer Hall of Fame".3

Síntesis biográfica

Sus padres son Robert y Anne Akers. Creció en un suburbio de Seattle, [[Washington y empezó a jugar a fútbol en Shorecrest High School.4 Fue seleccionada tres veces para el "All-America" mientras asistía al colegio.4 Michelle asistió a la Universidad de Florida Central gracias a una beca, donde fue seleccionada cuatro veces "All America". Fue elegida mejor atleta de la universidad del año. Fue máxima goleadora de la historia de la UFC. También ganó el "Hermann Trophy" en 19884 y la universidad retiró la camiseta con su número, el 10.

Carrera internacional

Fue convocada para el primer encuentro de la selección de [[Estados Unidos en agosto de 1985. Sin embargo, debido a una lesión de rodilla, no pudo disputar el partido. Ya recuperada de la lesión, jugó el segundo partido, consiguiendo el segundo gol de la historia para la selección femenina, en un encuentro frente a Dinamarca que acabó 2-2. Akers metió 15 goles en 24 partidos para Estados Unidos en el período comprendido entre 1985 y 1990. En 1990 y 1991 fue nombrada Atleta Femenina del Año por la Federación de Fútbol de los Estados Unidos. También fue la máxima goleadora en la primera Copa Mundial Femenina de Fútbol, celebrada en 1991 en China, consiguiendo 10 goles (de los cuales 5 fueron en un mismo partido).4 Estados Unidos ganó el campeonato, consiguiendo la victoria en la final contra Noruega por 2-1 (ambos goles fueron de Akers).5 En 1996, también fue seleccionada para jugar los Juegos Olímpicos de Atlanta, donde consiguieron la medalla de oro. Justo antes de que comenzaran los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, Michelle se retiró,6 siendo la segunda máxima goleadora de la selección de Estados Unidos (tras Mia Hamm), con 105 goles y 37 asistencias.

Después de su retirada

Desde su retirada del fútbol, ha continuado promocionando este deporte. Para ello ha escrito varios libros, incluyendo uno que trata acerca de su lucha contra el síndrome de fatiga crónica. En 2002, fue nombrada "Mejor Jugadora Femenina del siglo" por la FIFA, galardón que comparte con la china Sun Wen.7 En 2004, ella y Hamm fueron las dos únicas mujeres seleccionadas en la FIFA 100, una lista de los 125 mejores futbolistas vivos hecha por Pelé a petición de la FIFA como parte de las celebraciones del centenario de la creación de la FIFA.8 En este mismo año, fue incluida, junto a Paul Caligiuri y Eric Wynalda, en el "National Soccer Hall of Fame".3 Actualmente, vive con su marido Steve Eichenblatt y con su hijo Cody, nacido en 2005 en Orlando, Florida y se dedica al rescate de caballos.9 Por Brian Beaky, Editor, PlayOn! Desde el primer técnico nacional de mujeres (Mike Ryan), a uno de los fundadores de US Youth Soccer (Karl Grosch), es solo natural el progresar fácilmente a través de nuestra lista de contribuidores de Washington al primer siglo del futbol estadounidense, a la por primera vez, mejor atleta femenina en beneficiarse por sus esfuerzos. Primero conocimos a Michelle Akers como una estudiante en el cuarto grado, jugando en Shorelake Thunderbirds en Lake Forest Park. Dentro de unos anos, ella estaba dirigiendo a Shorecrest High School a los Campeonatos Estatales y ganándose honores por Representar a los EE.UU., antes de subirse a un avión a Florida para poner en marcha una de las mejores carreras internacionales en la historia del Futbol Estadounidense Femenino. Una de dos mujeres fue nombrada a la FIFA 100, la compilada lista de Pele de los 100 mejores futbolistas con vida, Akers anotó 105 goles en su carrera en solo 153 partidos para el Equipo Nacional Estadounidense Femenino, una rara carrera de goles que ni Mia Hamm puede igualar. En un torneo de Italia en 1985, ella anoto el primer gol en la historia de USWNT, después agrego 10 más en 6 partidos en el primer Mundial de Mujeres en 1991, llevando a los estadounidenses al título. Akers dirigiendo a los Estados Unidos a la medalla de oro Olímpica en Atlanta en 1996, después se mantuvo para una carrera inspiradora en el Mundial de 1999, comenzando como delantera en el victorioso dramático tiempo extra en la final del Mundial USWNT contra [[China en el Rose Bowl. Y quizás lo más impresionante, ella logro muchos de sus éxitos a pesar de sus rodillas problemáticas que se hicieron más problemáticas con la edad, y el Sindroma de Fatiga Crónica, un trastorno médico que puede dejar a un individuo sintiéndose físicamente y mentalmente agotado todo el tiempo. Considere eso por un momento: Akers creo una carrera inigualable en la historia del futbol femenino (Hamm le llega cerca), a pesar de nunca sentirse al 100 por ciento. Siempre de una manera muy humilde de Seattle para tomar el crédito por sí misma, dejando a menudo a otros el felicitarla por sus esfuerzos. Y que sin duda hizo. "Ella era una de las mejores jugadoras en la historia, pero ahora los niños no saben quién es ella porque antes no había mucha exposición, dice la antigua estrella estadounidense, Julie Foudy. “El juego a penas estaba iniciando con ella.” La leyenda de Entrenamiento, Anson Dorrance, quien Akers desprecio en la preparatoria por Central Florida, de acuerdo: “Ella era una atleta fenomenal en cada aspecto,” dijo él. “Ella era una marca imposible; nadie la podía alcanzar. Ella era la futbolista mas completa en la historia.” Habiendo retrocedido del centro de atención de futbol después de retirarse en el año 2000, justo antes de Sydney Olympics, Akers regreso a la escena futbolística el mes pasado, dando su discurso de apertura en la convención NSCAA en Indianapolis. "Es bueno estar de regreso” dijo ella. “No es que no estaba, pero es bueno estar de regreso en la familia futbolística.”

.

Fuentes