Saltar a: navegación, buscar

Mijail Tahl

(Redirigido desde «Mijail Tal»)
Mijail Tal
Información sobre la plantilla
MTahl.jpg
Ajedrecista soviético
NombreMijail Nejemievich Tal
Nacimiento9 de noviembre de 1936
Riga, Letonia, Bandera de Letonia
Fallecimiento28 de junio de 1992
Moscú, Bandera de Rusia Rusia
NacionalidadSoviético
OcupaciónAjedrecista
Conocido porEl Mago de Riga" o "el Brujo de Riga"
PremiosCampeón mundial de ajedrez en 1960

Mijail Tahl. Ajedrecista soviético, conocido como El Mago de Riga o el Brujo de Riga. Fue el octavo campeón mundial de ajedrez de 1960 a 1961. Es considerado como uno de los más brillantes e intuitivos ajedrecistas de la historia.

Síntesis biográfica

Infancia y juventud

Nació el 9 de noviembre de 1936 en Riga, Letonia. De familia de origen judío y elevado nivel cultural. Su padre era médico.

Se interesó por el ajedrez a los 7 años, al presenciar una partida en la sala de espera de su casa. No resultó fulgurante en los primeros años, contrariamente a lo que suele ocurrir con los grandes genios.

No fue un niño prodigio en ajedrez, aunque sí destacó en el colegio por su impresionante memoria. A los 10 años fue al Palacio de Pioneros de Riga con la idea de apuntarse en un grupo de teatro, descubrió las clases de ajedrez, simpatizó con el profesor y ya no pudo desengancharse de tal adicción.

Inicios en el ajedrez

Aprendió el juego en la infancia, gracias a su padre. A los 12 años vio interrumpido su primer torneo, el Campeonato juvenil de Riga, por una escarlatina que exigió su internación en un hospital tras ganar las primeras rondas. Se proclamó Campeón de Letonia en 1953 al vencer a Paul Keres, y tras perder una partida ante Alexánder Kóblenz, quien se convertiría en su profesor.

Jugó a los 17 años su primera partida contra el gran maestro Jólmov. Apenas 6 años después, ya era campeón del mundo, por lo que su progreso fue extraordinario. En 1960, se proclamó el Campeón del mundo más joven de la historia hasta ese momento.

Algunos comentaristas criticaban su estilo alocado, de riesgo contínuo, agresivo a ultranza, e infravaloraban sus brillantes triunfos, bajo el argumento de que sus sacrificios y combinaciones no eran correctos. Incluso los capitanes de los equipos que incluían a Tahl le decían que jugara con tranquilidad y orden, sin hacer locuras, sin comprender que estaban reprimiendo la creatividad de un genio cuyo gusto por el caos en el tablero era la fuente de su inspiración. Pero el tiempo demostró que esas críticas y malos consejos eran producto de la incomprensión y la impotencia: los sacrificios y combinaciones atentaban contra la lógica y rompían los esquemas mentales al uso. De todas formas sus resultados eran contundentes y se proclamó Campeón de la URSS con 20 años.

El resto de su vida fue una sucesión de altibajos, frustraciones, visitas a hospitales y pasos por el quirófano, pero condimentada por partidas fántasticas y numerosos éxitos deportivos de un ajedrecista cuya capacidad atacante tal vez no haya sido igualada, ni lo sea nunca.

Era amante del ataque, de los sacrificios, de peligrosas y oscuras complicaciones tácticas. Su intuición para jugar estas posiciones era extraordinaria, como asimismo su audacia. Muchas de sus combinaciones eran incorrectas, pero sus rivales perdían la cabeza por la complejidad de las posiciones que surgían en el tablero.

La gran confianza de Tahl en sí mismo le dio muchas victorias, sobre todo en sus primeros años, hasta 1960. Ha sido posiblemente el más amable y simpático de todos los campeones mundiales. Amigo de todos los ajedrecistas, siempre estaba dispuesto a jugar una partida amistosa con quien se lo propusiera, sin reparar en la categoría del contrario, aunque ésta fuese la más humilde de las posibles. Su gran importancia en la historia del ajedrez no sólo radica en sus impresionantes éxitos ante el tablero y en haber sido campeón del Mundo, sino también en insuflar nueva vida al ajedrez en una época tan pacífica. Junto a Alexander Alekhine, fue el mejor combinador del pasado siglo.

Muerte

Enfrentó serios problemas de salud y se sometió a diversos tratamientos que le provocaron dependencia a la morfina. Muere en Moscú el 28 de junio de 1992 en un hospital moscovita, a la edad de 55 años.

Triunfos en torneos

En 1953, fue campeón de Letonia; en 1954, Maestro de la URSS; en 1956, ganó la semifinal del campeonato soviético; en 1957 y 1958 se proclamó campeón absoluto de la URSS; en 1958, venció en el Torneo Interzonal de Portoroz; y en 1959 en el Torneo de Candidatos al título mundial, con un asombroso 20,5 de 28 puntos posibles, derrotando a Bobby Fischer en las cuatro partidas que disputaron, este éxito le clasificó para disputar a Mijail Botvinnik el Campeonato del Mundo, quien recuperó el título un año más tarde.

En años posteriores siguió cosechando numerosos éxitos en distintos torneos. En 1959 había ganado el Torneo de Zurich; en 1961, tras perder el título mundial, venció en el gran Torneo de Bled. Volvió a ganar el campeonato de la Unión Soviética en 1967, 1972, 1974 y 1978. En 1973 y 1974 permaneció invicto en 86 partidas consecutivas, lo que es el mejor resultado de la elite del ajedrez en toda la historia de este deporte. En 1979 venció, compartido laureles con Anatoly Karpov, en el Torneo de Montreal, quizás el más fuerte de los años setenta del siglo XX.

Su larga lista de primeros premios en otros torneos: Campeonato de Letonia (1953 y 1965), Interzonal de Portoroz (1958), Zurich (1959), Candidatos en Yugoslavia (1959), Estocolmo (1961), Bled Reykjavik (1964), Interzonal de Amsterdam (1964), Kislovodsk (1964), Sarajevo (1965), Palma de Mallorca (1966), Tiblisi (1968 y 1986), Tallin (1970, 1973, 1976 y 1982), Wijk aan Zee (1972), Sochi (1973, 1977 y 1982), Lublin (1974), Novi Sad (1974), Halle (1974), Leningrado (1977), Montreal (1979), Interzonal Riga (1979), Riga (1980), Yurmala (1985 y 1987), Berlín (1985) y Río Hondo (1987).

Finalmente, entre otros éxitos, en 1988 ganó el primer (y último, hasta el momento) campeonato mundial de partidas rápidas.

Fuentes