Saltar a: navegación, buscar

Murcia

Murcia
Información sobre la plantilla
<span/>
Bandera de Murcia
Bandera

Escudo de Murcia
Escudo

Region de Murcia sus ciudades
Region de Murcia sus ciudades
EntidadCiudad
 • PaísBandera de España España
 • RegiónRegión Occidental
 • Fundaciónhace 1.500.000 años.
Población ((2010)) 
 • Total441,345 hab, hab.
GentilicioMurciano, na(a)

Murcia. Es una ciudad española, capital del municipio y de la provincia del mismo nombre y de la comunidad autónoma de la Región de Murcia. Está situada en el sudeste de la Península Ibérica a orillas del río Segura

Historia y Cultura

En el territorio que tomaría el nombre de Región de Murcia existen vestigios de poblamiento desde hace 1 500 000 años. Los hallazgos atestiguan la presencia del hombre en el paleolítico, el mesolítico y el neolítico. Desde entonces su desarrolló siempre estuvo ligado a la relación entre el hombre y la tierra, que junto a la potenciación comercial de la zona por parte de civilizaciones como la fenicia fueron las bazas para su desarrollo.

En el año 825 se sucede otro momento fundacional importante en la historia de la región debido a la llegada de los musulmanes. El emir de Al-Andalus, Abderramán II,funda la ciudad de Madinat Mursiya (actual Murcia), aunque, no obstante, algunos investigadores defienden que lo que realmente se produce en este año es el traslado de la cora de Tudmir a una villa preexistente.

Los árabes serían los responsables del aprovechamiento del cauce del río Segura, con el planteamiento de un sistema de acequias que supondría un importante avance en la agricultura región.

En el año 1031 se funda la Taifa de Murcia, uno de los reinos en que se dividió el Califato de Córdoba. Después de la Batalla de Sagrajas, en 1086, la dinastía de los Almorávides se extendió por todas las taifas para reunificar Al-Ándalus pero finalmente Fernando III el Santo consiguió el vasallaje del reino musulmán de Murcia en 1243, entrando su hijo, Alfonso X el Sabio, en la capital en 1244.

La Taifa de Murcia, pasó a denominarse con la conquista Reino de Murcia, mención que ostentaría hasta el año 1833, en el que bajo el reinado de Isabel II el país fue dividido en 49 provincias quedando éste dividido en las dos provincias actuales de Murcia y Albacete, que hasta la transición a la democracia no quedaría anexada a la Comunidad Autónoma de Castilla la Mancha.

Es la Región de Murcia un territorio que respira la historia de las distintas culturas desarrolladas a lo largo de siglos, desde el período fenicio al islámico y desde la Edad Media al Barroco, precisamente este último período representa una época de prosperidad que provoca el desarrollo del conocido Barroco murciano.

Obras de la Catedral

El Convento de San Jerónimo en La Ñora, pedanía de la capital, y se produce el patrimonio escultórico legado por Salzillo, parte del cual es visitable en el museo que lleva su nombre.

Patrimonio de la región

Teatro Romano de Cartagena, así como al Museo de Arte Romano diseñado por Rafael Moneo, dotando de un sugerente atractivo histórico-cultural a esta Comunidad Autónoma del Levante español.

Economía

La ciudad de Murcia encara el desafío del siglo XXI con retomadas fuerzas. Un vigoroso impulso económico que hace de esta zona un importante enclave de modernizadas estructuras, tanto económicas y de comunicación, que se expanden y entrelazan con las poblaciones de su entorno y las de mas allá de sus fronteras geográficas.

El agua

Las aguas corrientes son públicas, pero las aguas de las acequias que sean propiedad de varios deben ser divididas entre éstos por cantidad o por tiempo. Sobre este principio levantaron los reglamentos musulmanes el uso de las aguas de riego: el agua constituye un bien común, y es inseparable de la tierra.

La legislación dada por Alfonso X el Sabio a regantes y dueños de propiedades cuando conquistó el reino de Murcia, ratificaba esta práctica, y el agua quedó unida a la tierra. En las zonas donde el río Segura pasaba cerca o se podía conducir el agua por medio de aceñas y norias, esto siguió siendo así. Pero en las comarcas con mayor déficit hídrico, el aumento de población que acarreó la Reconquista, y la consiguiente ampliación del perímetro regado, se tradujo en una desproporción creciente entre territorio y agua disponible.

Ese hecho provocó que se formara un mercado del agua que generó una nueva clase social en ciertas zonas del sureste: los aguatenientes. Son los señores del agua, que detentarán el poder político y económico de comarcas como Lorca o Mula durante siglos.

Es precisamente en los escritos de uno de estos señores del agua donde esta modalidad encontró uno de sus primeros defensores a mediados del siglo XIX. Para Musso Fontes: “El interés del labrador cuando riega de balde es directamente opuesto al del mismo cuando lo hace por su dinero. En el primer caso, quiere mucha agua; en el segundo, la menos posible. Con la subasta se dan los riegos en la razón oportuna”. Lorca y Mula fueron los dos municipios de la región en la que este hecho se convirtió en algo cotidiano, a través de la celebración diaria de subastas –Alporchón en Lorca, Concierto de las aguas en Mula– en las que se vendía el agua al mejor postor. Pero hubo otras localidades en las que la separación de tierra y agua se convirtió en un hecho, en algún momento de su historia, como Totana, Alhama, Moratalla, Fortuna, Jumilla, Yecla, Pliego, Ricote o Librilla7.

Fuentes