Museo Nacional de los Trabajadores Cubanos

Museo Nacional de los Trabajadores Cubanos.
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Fundación:Abril de 2013
Tipo de unidad:Cultural
País:Bandera de Cuba Cuba
Sede:La Habana
Dirección:San Miguel No. 662 esquina a Marqués González, Centro Habana

Museo Nacional de los Trabajadores Cubanos. Ubicado en el Palacio de los Torcedores, desde su inauguración en el mes de abril de 2013, ha tenido, entre sus más importantes empeños, contribuir al desarrollo local participativo mediante la ampliación de la actividad cultural y patriótica comunitaria del barrio de Cayo Hueso, en el municipio Centro Habana.

Historia

El proletariado cubano, inspirado por sus eventos, durante la segunda mitad del siglo XIX iniciaron la organización de sus primeras agrupaciones sectoriales. Simultáneamente, liados por los intelectuales y patriotas de la etapa, comprendieron la importancia del desarrollo de los conocimientos para la comprensión de sus razones y con estas, el fortalecimiento de sus luchas. Aparecieron las primeras publicaciones obreras, al tiempo que prácticas como la lectura en las tabaquerías, coadyuvaron a una más cabal interpretación del mundo en que vivían y el carácter de sus luchas. En esa trama, surgió el Gremio de Torcedores de Tabaco de La Habana, con cuyos fondos fue construido, en poco menos de un año, la Sociedad de Resistencia Torcedores de La Habana, inaugurada, el 14 de julio de 1925, y que se popularizara con el nombre de Palacio de los Torcedores.

Objetivo

Entre sus principales objetivos se destacaron, la búsqueda de cohesión entre los miembros del gremio, manufactureros y agrícolas; el proporcionarse ayuda de diverso tipo, y muy especialmente, la elevación de su cultura. El local social de los tabacaleros habaneros cumplió una importante tarea cultural a favor de los trabajadores del ramo mediante su biblioteca , sus aulas de superación y su salón de actos, pero también cedió su espacio al funcionamiento de la Universidad Popular José Martí (UPJM) cuando esta no pudo seguir funcionando en la Universidad y albergó reuniones y actividades de la Liga Antimperialista de Cuba (LAI). Con dichas decisiones y actividades, también coadyuvó al cumplimiento del objetivo proclamado por Mella y por Rubén de enlazar a la LAI con otras organizaciones obreras y estudiantiles de la época, en tanto la consideraban como el paso más concreto para la lucha antimperialista en Cuba. La casa de los torcedores habaneros también fue sitio solemne para rendir tributo póstumo a determinados trabajadores del ramo y a algunos de los más valiosos líderes del proletariado: Rubén Martínez Villena, Aracelio Iglesias y Carlos Rodríguez Careaga, entre otros. También acogió a la dirección de la CTC encabezada por Lázaro Peña, cuando fue expulsada de su edificio sindical por la violencia de la guerra fría, encarnada y representada en Cuba por aquel personaje siniestro que responde al nombre de Eusebio Mujal Barniol.

Llega el Triunfo revolucionario

Tras el triunfo revolucionario, se instaló en el Palacio de los Torcedores el Museo Histórico del Movimiento Obrero, auspiciado por la Comisión Nacional de Divulgación de la CTC bajo la dirección de Haydeé Guash, destacada dirigente obrera comunista y viuda del intelectual también comunista Carlos Fernández R. Allí se atesoraron valiosos fondos del movimiento obrero y sindical cubano hasta su traslado al Instituto de Historia del Movimiento Comunista y la Revolución Socialista de Cuba y otras instituciones, en 1977.

Sitio de homenaje y de cultura

Afortunadamente, la dirección de la Central de Trabajadores de Cuba se propuso reconstruir aquel local de la Sociedad de Torcedores, recuperándolo como sitio de homenaje y de cultura; reconocimiento de todo aquello que caracterizó al movimiento obrero y sindical cubano en los años difíciles de la lucha contra el capital, y de permanencia obrera desde lo que implica la presencia de los trabajadores en el poder de la nación.

El resultado es el nacimiento del Museo Nacional de los Trabajadores Cubanos, que está requiriendo un considerable esfuerzo técnico y constructivo, acaba de ser inaugurado en su primera etapa. Una amplia y valiosa colección fotográfica que recorre todos los momentos trascendentes en el desarrollo del movimiento obrero y sindical cubano desde sus orígenes, colmó el salón de exposiciones y actos del Museo.

La emblemática Sociedad de Torcedores recobra, en un gesto de amor, fidelidad y homenaje, el bello edificio construido por el esfuerzo de los trabajadores y técnicos hace casi un siglo, junto a uno de los principales objetivos para su creación: convertirse en centro de cultura de las nuevas generaciones de trabajadores, estudiantes y de toda la población, especialmente de la populosa Centro Habana donde está enclavada, y para la realización de numerosas actividades de la CTC y sus sindicatos.

Fuentes

  • [1]Consultado el 8 de junio de 2014
  • [2]Consultado el 8 de junio de 2014