Saltar a: navegación, buscar

Náusea

Náusea
Información sobre la plantilla
19.7 KB (20,183 bytes)
Concepto:Es la sensación de tener la urgencia de vomitar. Vomitar es forzar los contenidos del estómago a subir a través del esófago y fuera de la boca.

Náusea. Malestar físico caracterizado por las ganas de vomitar y las contracciones que anteceden al vómito.Son toxinas que producen náuseas y vómito. Repugnancia que provoca en uno alguna cosa sumamente desagradable.

Consideraciones

El cuerpo tiene unas cuantas formas importantes de responder ante una amplia y siempre cambiante variedad de irritantes e invasores. El estornudo expulsa los intrusos de la nariz, la tos desde los pulmones y la garganta, la diarrea desde los intestinos y el vómito desde el estómago.

El vómito es una acción forzada que se realiza por medio de una contracción fuerte y hacia abajo del músculo del diafragma. Al mismo tiempo, los músculos abdominales se tensan súbitamente contra un estómago relajado con un esfínter gastroesofágico abierto. Los contenidos del estómago son impulsados hacia arriba y hacia fuera. Como parte de un reflejo corporal, se puede producir más saliva justo antes de vomitar. Este es un reflejo complejo y coordinado orquestado por medio del centro del vómito localizado en el cerebro y responde a señales provenientes de:

  • La boca, el estómago y los intestinos.
  • El torrente sanguíneo que puede contener medicamentos o infecciones.
  • Los sistemas de equilibrio en el oído (mareo).
  • El cerebro mismo, incluyendo vistas, olores o incluso pensamientos alterados.

La mayor parte del tiempo, las náuseas y el vómito no requieren atención médica urgente. Sin embargo, si los síntomas continúan durante días, si son severos o si usted no puede retener ningún alimento o líquido, puede padecer una afección más grave.

Causas

Las siguientes son posibles causas de vómito:

  • Infecciones virales
  • Medicamentos
  • Mareo o cinetosis
  • Migrañas
  • Náuseas del embarazo
  • Intoxicación alimentaria
  • Alergias a los alimentos
  • Tumores cerebrales
  • Quimioterapia en pacientes con cáncer
  • Bulimia
  • Alcoholismo
  • Úlcera péptica en la salida del estómago (píloro)

Exámenes de diagnóstico

  • Exámenes de sangre (como un CSC con fórmula leucocitaria, niveles de electrolitos en la sangre y pruebas de la función hepática)
  • Análisis de orina
  • Radiografías del abdomen

Si la deshidratación es grave, se pueden requerir líquidos intravenosos. Esto puede requerir hospitalización, aunque con frecuencia también puede realizarse en un consultorio médico. Los fármacos contra el vómito (antieméticos) pueden ayudar, pero deben usarse sólo cuando los beneficios potenciales superen a los riesgos.

Tratamiento

  • Mientras persistan las náuseas se debe guardar reposo y, si es posible, se consumirán líquidos dando pequeños sorbos.
  • Cuando el malestar surge por movimientos bruscos, puede recurrirse a un antiemético.
  • Durante el embarazo es posible sentir alivio al comer una galleta o un poco de cereal.
  • Si el problema se debe a parásitos intestinales, se debe tomar un antihelmíntico (medicamento que elimina a lombrices y otros seres nocivos).
  • En caso de exposición solar o falta de aire, la persona afectada debe trasladarse a un lugar abierto y a la sombra.
  • Cuando las náuseas se generen por comer en exceso, puede recurrirse a antiácidos o medicamentos que mejoran la digestión.
  • El alergólogo y el Inmunólogo ayudan a controlar las alergias con un tratamiento de vacunas que exponen paulatinamente al organismo a la sustancia que considera dañina, hasta que lo acostumbran a ella y hacen menos violento su rechazo.
  • La enfermedad de Ménière no cuenta con un tratamiento del todo eficaz, aunque hay alivio con dieta baja en sal, control de estrés, reposo adecuado y, en ocasiones, intervención quirúrgica.
  • Diabetes e Hipertensión arterial se controlan mediante práctica de ejercicio habitual, manejo del estrés, medicamentos y dieta rica en frutas, verduras y cereales integrales, a la vez que baja en grasas, harinas refinadas y carnes rojas.
  • Los pacientes que padecen presión sanguínea baja al ponerse de pie (Hipotensión ortostática) deberán tener cuidado de no incorporarse bruscamente ni permanecer inmóviles durante lapsos prolongados, además de que deberán beber líquidos adecuadamente y evitar el consumo de alcohol para no acentuar su problema.
  • Si las molestias se deben al consumo de alimentos en mal estado, ingesta de sustancias químicas nocivas o reacción a quimioterapia y radioterapia, la atención requerirá de un tratamiento que sólo el médico puede prescribir.

Prevención

  • Comer con moderación y no ingerir alimentos en mal estado.
  • Si por experiencia una persona se sabe propensa a sufrir mareos y náuseas cuando viaja en algún tipo de transporte determinado o sube a juegos mecánicos, puede evitar sensaciones desagradables con el consumo anticipado de un antiemético, es decir, un medicamento que previene mareo y vómito.
  • No beber ni fumar en exceso. Para erradicar estos hábitos, el paciente puede recurrir a grupos de apoyo, terapia con ayuda psicológica y deshabituantes del tabaco.
  • Evitar situaciones de estrés y nerviosismo, así como dormir adecuadamente. Es de utilidad realizar actividades deportivas, ejercicios de meditación y tomar tranquilizantes naturales e infusiones de hierbas.
  • Durante los primeros meses del embarazo se sugiere tener reposo y comer pequeñas porciones de alimentos hasta seis veces al día. Pueden ingerirse alimentos secos (pan integral, galletas) al despertar, antes de levantarse.
  • Si se han identificado uno o más alimentos que ocasionan reacciones alérgicas, es preferible evitarlos.
  • No permanecer por periodos prolongados bajo los rayos del Sol o en lugares con poca ventilación.
  • Pacientes con problemas en su presión arterial deben evitar movimientos muy bruscos.

Cuidados en el hogar

Es importante permanecer hidratado. Ensaye con pequeñas cantidades permanentes de líquidos claros, como soluciones electrolíticas. Otros líquidos claros, como agua, gaseosa de jengibre o jugos de frutas también funcionan, a menos que el vómito sea intenso o sea el bebé el que esté vomitando.

Para bebés lactantes, la leche materna generalmente es lo mejor. Los bebés alimentados con leche maternizada normalmente necesitan ingerir líquidos claros. No beba mucha cantidad de una sola vez, ya que estirar el estómago puede hacer que las náuseas y el vómito empeoren. Evite los alimentos sólidos hasta que ya no se haya presentado vómito por 6 horas y luego regrese lentamente de nuevo a una alimentación normal.

Fuentes