Saltar a: navegación, buscar

Néstor Reynaldo Calafell Vázquez

Néstor Reynaldo Calafell Vázquez
Información sobre la plantilla
NombreNéstor Reynaldo Calafell Vázquez
Nacimiento26 de mayo de 1927
Manzanillo
Fallecimiento29 de octubre del 2009
Néstor Reynaldo Calafell Vázquez. Cardiólogo cubano, estudioso incansable, médico especialista de I Grado en Cardiología que recibió adiestramiento cardiológico pediátrico y de arritmias cardiacas en el Instituto de Cardiología de La Habana, respetado en la comunidad científica nacional por los diagnósticos cardiopediátricos. También fue pintor y escritor.

Síntesis Biográfica

Nació el 26 de mayo de 1927, en el seno de un humilde hogar en Manzanillo, actual provincia Granma, hijo de un albañil y una ama de casa.

Infancia y Juventud

Inició los primeros estudios en la educación primaria en escuelas particulares de la ciudad natal, continuando en cuarto grado en la escuela pública Bazán. En el año 1942 ingresó por examen en el Instituto de Segunda Enseñanza de Manzanillo y en el año 1947 ingresó en la Universidad de La Habana para estudiar Medicina, obtuvo las matrículas gratis durante toda la carrera por su excelente expediente académico y se graduó de médico en 1954.

Como revolucionario

Al graduarse obtuvo por concurso una beca de Cardiología para México, pero la pésima situación económica de su familia lo obligó a regresar a Manzanillo donde comenzó una intensa vida profesional de la que solo la muerte pudo separarlo.

El primer desempeño profesional fue en consultas privadas y luego en la clínica "La Caridad" de Manzanillo, que dirigía el Dr. René Vallejo Ortiz, quien fuera Comandante del Ejército Rebelde. Allí se destacó como combatiente de la clandestinidad en la cura y protección de heridos enviados desde la Sierra Maestra, participó en el enterramiento y custodia del diario del Comandante Raúl Castro Ruz en el patio de esta institución y cuando la permanencia en Manzanillo se hizo imposible por el riesgo que su vida corría, se incorporó, por orden del Movimiento 26 de Julio a la Guerra de Liberación Nacional en el Hospital "Pozo Azul" en la Sierra Maestra como médico del Ejército Rebelde.

Al triunfo de la revolución

Posterior al triunfo de la Revolución renunció al trabajo privado y donó al Ministerio de Salud Pública dos electrocardiógrafos y un fluoroscopio, para ser usados en la atención de enfermos, ya que el país estaba carente de equipos médicos.

Trabajó entonces como Vicedirector del Hospital Militar de Santiago de Cuba que dirigía el Comandante Manuel Fajardo Rivero (Piti), su amigo entrañable, donde comenzó su vida de docente participando en la formación de múltiples generaciones de médicos. Desde allí fue trasladado junto a Piti al Caney de las Mercedes, fue el primer médico que atendió a los alumnos de la ciudad escolar "Camilo Cienfuegos" durante su construcción y donde no solo continuó trabajando en la docencia, sino en la formación vocacional de los estudiantes. Participó en el primer trabajo voluntario realizado en Cuba en la Ciudad Escolar "Camilo Cienfuegos" y estuvo movilizado en la Crisis de Octubre en una unidad médica del Ejército.

Labor realizada

En el Caney de las Mercedes fue director del Hospital "Mariano Pérez Balí" y posteriormente laboró en el Hospital "Manuel Fajardo" de Manzanillo, en el Hospital Infantil "Hermanos Cordové" y en el Servicio de Neonatología del Hospital "Fé del Valle" de la misma ciudad hasta su jubilación.

Fundador de la docencia de pregrado y posgrado en Granma, trabajó en los inicios del internado rural en zonas de difícil acceso y Profesor de Mérito de la Facultad de Ciencias Médicas en dicha provincia.

Rasgos que lo caracterizaban

Hombre multifacético, culto y romántico, extremadamente modesto, de hablar pausado, talentoso pintor que dejó varias obras donde plasmó las bellezas del paisaje campestre y marítimo manzanillero, capaz de hacer obras de artesanía y carpintería de alta calidad. Fue campeón nacional de aeromodelismo y Experto Provincial de ajedrez.

Excelente cultivador de buenas amistades, amante de la naturaleza, la flora, la fauna y especialmente del mar, disfrutaba contemplar el excepcional paisaje del atardecer con la singular belleza que ofrece la puesta del sol desde las costas del Golfo de Guacanayabo.

Cargos ocupados

Al enfermar repentinamente ostentaba el grado de Mayor en las reservas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, pertenecía a la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana y atendía el Frente Médico en la comisión de atención del combatiente; durante todos estos años fue el médico de las madres de mártires. Pertenecía a los Comité de Defensa de la Revolución desde la fundación.

Obras destacadas

  • Fue autor del "Manual Clínico del diagnóstico de las cardiopatías congénitas" y al morir deja en prensa otro texto inédito sobre electrocardiografía pediátrica los que aportan conocimientos a la nueva generación de médicos formados por la Revolución.
  • Nombrado Profesor Honorario de la Facultad de Ciencias Médicas de Granma, donde participó por un cuarto de siglo en la formación de estudiantes de Medicina, de residentes de Pediatría y otras especialidades clínicas.
  • El mérito excepcional fue, sin embargo, haberse desempeñado siempre como médico de pueblo, desde Manzanillo, a la que amó y defendió en múltiples tribunas con ferviente vehemencia, pintó en los cuadros y evocó en los escritos, que algún día merecen ser publicados.

Condecoraciones recibidas

  • Comatiente de la Guerra de Liberación
  • Combatiente de la Columna "José Martí"
  • Medalla "Frank País" de la lucha clandestina
  • Medalla de la lucha contra bandidos
  • Treinta y cuarenta años de las FAR
  • Medalla "Piti Fajardo", Destacado en la preparación para la defensa
  • Diploma del primer trabajo voluntario de la Ciudad Escolar
  • Diploma como fundador de la docencia en la provincia Granma
  • Diploma de labor destacada en la formación de los recursos humanos del Sistema Provincial de Salud
  • Diploma de reconocimiento del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud.

Muerte

Muere el 29 de octubre del 2009, a las 2:50 p.m., dejando un vacio en la casa de la calle Martí No. 72, pero se marchó con la satisfacción del deber cumplido con los 4 hijos, todos personas de bien, la esposa, los pacientes y todo el pueblo que lo respeta y admira.

Anécdotas de los discípulos

"Tuvimos el privilegio excepcional de disfrutar de su amistad y la enorme responsabilidad de atenderlo durante el corto periodo de tiempo que duró su mortal padecimiento y cada día nos daba enseñanzas múltiples; en una ocasión cuando colegas, amigos y familiares insistíamos en buscar otras alternativas terapéuticas para su ya avanzado e incurable padecimiento en otros centros asistenciales de la capital, con gran firmeza e incalculable valor dijo":

"Yo he vivido casi 83 años y me ha llegado la hora y no estoy en condiciones de regatearle a la vida unos meses más de sufrimiento."

Fuentes

  • Dr.C Esequiel Hernández Almeida. Hospital Universitario "Celia Sánchez Manduley". Manzanillo. Granma. Cuba.