Saltar a: navegación, buscar

Nefritis aguda

Nefritis aguda
Información sobre la plantilla
Rinon-203x300.jpg
Concepto:Inflamación repentina del riñón, caracterizada por albuminuria y hematuria, pero sin edema ni retención de orina. Se observa con mayor frecuencia en niños, y suele afectar sólo a unos pocos glomérulos.

Nefritis aguda. Es un grupo de síntomas que se presentan con algunos trastornos que causan glomerulonefritis, o hinchazón e inflamación de los glomérulos en el riñón. Inflamación repentina del riñón, caracterizada por albuminuria y hematuria, pero sin edema ni retención de orina. Se observa con mayor frecuencia en niños, y suele afectar sólo a unos pocos glomérulos.

Causas

La nefritis aguda con frecuencia es ocasionado por una respuesta inmunitaria desencadenada por una infección u otra enfermedad. Las causas frecuentes en niños y adolescentes abarcan:

  • Síndrome urémico hemolítico
  • Púrpura de Henoch-Schoenlein
  • Nefropatía por IgA
  • Glomerulonefritis posestreptocócica

Las causas frecuentes en adultos abarcan

Abscesos abdominales, síndrome de goodpasture, hepatitis B o C, endocarditis infecciosa, neumonía por klebsiella, glomerulonefritis membranoproliferativa I, glomerulonefritis, membranoproliferativa II, glomerulonefritis rápidamente progresiva (semilunar),LES o nefritis lúpica, vasculitis, enfermedades virales como mononucleosis, sarampión, paperas. La inflamación afecta el funcionamiento de los glomérulos, la parte del riñón que filtra la sangre para producir orina y eliminar los deshechos. Como resultado, aparece sangre y proteínas en la orina y hay acumulación excesiva de líquido en el organismo. La inflamación del cuerpo se produce cuando la sangre pierde una proteína llamada albúmina. (La albúmina mantiene el líquido dentro de los vasos sanguíneos. Cuando ésta se pierde, el líquido se acumula en los tejidos del cuerpo). La pérdida de sangre de las estructuras renales dañadas lleva a que se presente sangre en la orina. La nefritis aguda puede estar relacionado con insuficiencia renal aguda e hipertensión arterial.

Síntomas

Los síntomas comunes del síndrome nefrítico son:

  • Sangre en la orina (orina de aspecto oscuro, de color té o turbia)
  • Disminución en el volumen de orina (puede producirse poca o ninguna orina)
  • Hinchazón de cara, órbitas, brazos, manos, pies, piernas, abdomen u otras áreas

Otros síntomas que pueden ocurrir abarcan

  • Visión borrosa
  • Tos que contiene moco o tos con material espumoso y rosado
  • Disminución de la lucidez mental, somnolencia, confusión
  • Dolores y achaques generalizados (dolor articular, dolores musculares)
  • Malestar general (indisposición)
  • Dolor de cabeza
  • Dificultad respiratoria
  • Movimiento lento, despacioso, letárgico

Los pacientes pueden presentar síntomas de insuficiencia renal aguda o enfermedad renal crónica.

Pruebas y exámenes

Durante un examen, el médico puede encontrar los siguientes signos:

  • Ruidos cardíacos y pulmonares anormales
  • Hepatomegalia
  • Venas del cuello dilatadas debido al aumento de la presión
  • Hinchazón general
  • Hipertensión arterial
  • Signos de insuficiencia renal aguda
  • Signos de hipervolemia (al examinar el abdomen)

Los exámenes que se pueden hacer abarcan:

  • Electrólitos en sangre
  • Nitrógeno ureico en sangre (BUN)
  • Creatinina en sangre
  • Depuración de la creatinina
  • Examen de potasio
  • Proteína en orina
  • Análisis de orina
  • Color y apariencia de la orina

Una biopsia renal revelará inflamación de los glomérulos, lo cual podría indicar la causa del trastorno. Los exámenes para encontrar la causa del síndrome nefrítico agudo pueden ser:

  • Título de AAN (lupus)
  • Anticuerpo antimembrana basal glomerular
  • Anticuerpos anticitoplásmicos de neutrófilos para vasculitis (AACN)
  • Hemocultivo
  • Cultivo de la garganta o de la piel
  • Complemento sérico (C3 y C4)

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es reducir la inflamación del riñón y controlar la hipertensión arterial. Es posible que usted deba quedarse hospitalizado para el diagnóstico y tratamiento. El tratamiento puede incluir antibióticos u otros medicamentos o terapias. El médico puede recomendarle reposo en cama y es posible que usted necesite restringir la sal, los líquidos y el potasio en la alimentación. El médico puede recetar medicamentos para controlar la hipertensión arterial. Los corticosteroides u otros antinflamatorios se pueden utilizar para reducir la inflamación. Es posible que usted también necesite otros tratamientos para la insuficiencia renal aguda.

Grupos de apoyo

Para buscar información y apoyo se recomienda remitirse a: grupos de apoyo para la enfermedad renal.

Pronóstico

El pronóstico depende de la enfermedad causante de la nefritis. Cuando la afección mejora, los síntomas de retención de líquidos (tales como edema y tos) y la hipertensión arterial pueden desaparecer en una o dos semanas. Sin embargo, los exámenes de orina toman meses para volver a la normalidad. Los niños tienden a tener un mejor pronóstico que los adultos y, por lo general, se recuperan completamente. Sólo rara vez, sufren complicaciones o se agravan y presentan una glomerulonefritis crónica o a enfermedad renal crónica. Los adultos no se recuperan tan bien ni tan rápido como los niños. Aunque es inusual que la enfermedad reaparezca, al menos una tercera parte de los adultos, cuyo síndrome nefrítico agudo sí reaparece, finalmente presentan enfermedad renal terminal y pueden necesitar diálisis o trasplante de riñón.

Posibles complicaciones

  • Glomerulonefritis crónica
  • Insuficiencia cardíaca congestiva
  • Síndrome nefrótico
  • Edema pulmonar

Prevención

Muchas veces no se puede prevenir el trastorno, aunque el tratamiento de la enfermedad y la infección pueden ayudar a reducir el riesgo. Es el resultado de la inflamación del riñón que, con frecuencia, es causada por una infección o enfermedad debida a la bacteria estreptococo, la misma que puede causar amigdalitis o lesiones en la piel que la gente suele llamar brasa. La inflamación interrumpe el funcionamiento de los glomérulos, los cuales son la parte del riñón que controla la filtración y la excreción. El funcionamiento ineficaz da como resultado la pérdida de sangre y proteínas en la orina y la acumulación excesiva de líquido en el organismo.

Fuentes