Saltar a: navegación, buscar

Paul Féval

(Redirigido desde «Paul Feval»)
Paul Féval
Información sobre la plantilla
Paul feval.jpg
Novelista francés
NombrePaul Henri Corentin Féval
Nacimiento29 de septiembre de 1817
Rennes, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento8 de marzo de 1887
París, Bandera de Francia Francia
NacionalidadFrancesa
OcupaciónEscritor
Obras destacadasLa Ciudad Vampiro (1867), La Loba (1855), El Jorobado (1854), entre otras

Paul Féval. Narrador, dramaturgo y periodista francés, colaboró asiduamente en algunos de los medios de comunicación más difundidos de su época, como Revista de París, Cotidiana, Comercio, Época y Correo francés. Quizás el primero en introducir la literatura gótica en Francia. Su pasión por las leyendas de su región natal (Rennes) lo nutrió con un vasto corpus de temas folclóricos, especialmente aquellos relacionados con lo sobrenatural. El tema de los vampiros está muy presente dentro de su obra, y posiblemente sea el autor francés que mejor desarrolló la novela gótica en torno a estos seres míticos.

Síntesis biográfica

Paul Féval criado en la Bretaña, cuyas leyendas usaría mucho en sus narraciones. Luego de recibirse de abogado a los 19 años, rehusó del título para dedicarse de lleno a la literatura. Féval comenzó a publicar en 1841 en varias revistas sus Misterios de París, que luego extendería a los Misterios de Londres, sus obras más conocidas.

Tras sus folletines, Féval trató siempre de llegar a un público más cultivado, pero sin demasiado éxito, siendo obras como La Loba o El jorobado, las publicaciones que más reconocimiento le dieron. Asimismo, Paul Fèval fue autor de algunas piezas dramáticas que, aunque no han pasado a la historia del teatro francés decimonónico, merecieron en su día la aprobación de sus contemporáneos.

Dentro de la novela gótica, Féval publicó La vampira y La ciudad vampiro], dos novelas pioneras del género en Francia y que tuvieron una influencia considerable en posteriores narradores. También publicó otros folletines tan populares como El capitán Espartaco, El banquero de cera, El bosque de Rennes, El lobo blanco y Los caballeros del firmamento.

En 1875, Féval quedó prácticamente arruinado tras un monumental escándalo con unas inversiones en el entonces Imperio Otomano. Tras este fuerte revés, el escritor se convirtió en un cristiano renacido y dejó de escribir novela criminal para dedicarse a una más basada en temas cristianos.

El excesivo trabajo de una desenfrenada producción narrativa, siempre ligada a severas dificultades económicas, repercutió en su salud. Pasó los últimos años de su vida internado en un asilo de París, con parálisis y perturbaciones mentales.

Obras

Si bien en los doscientos libros publicados por Paul Féval, una sombra de misterio y horror acompaña a personajes que se embarcan en aventuras insólitas, solamente unos diez pueden considerarse dentro del género de lo fantástico puro y entre ellos: La chambre des amours, La vampire, Le chevallier Tenebre y La ville-vampire, admirable parodia de los novelones de Ann Radcliffe y que contiene algunas páginas casi visionarias.

  • 1841 El club de las focas.
  • 1842 Rollan Pie de hierro.
  • 1843 Los caballeros del firmamento.
  • 1843 El Lobo Blanco.
  • 1844 Los misterios de Londres.
  • 1845 Los amores de París.
  • 1846 La hija del destino.
  • 1850 Demonio.
  • 1853 El asesino del tigre.
  • 1855 La Loba.
  • 1856 El hombre de hierro.
  • 1858 El jorobado.
  • 1858 Los compañeros del silencio.
  • 1859 Le roi des gueux.
  • 1862 Juan el Diablo.
  • El último superviviente.
  • 1865 La vampira.
  • 1867 La ciudad de los vampiros.
  • 1877-1881 Las estapas de una conversión.
  • La última noche.
  • El cuarto de Cupido.
  • Caballero de las tinieblas.

Algunas novelas góticas de Féval

El caballero tenebroso

Error al crear miniatura: Falta archivo
Es una novela de vampiros, publicada en 1860. La historia nos ubica en las extensas planicies húngaras, en donde se hallan dos tumbas muy peculiares. Ambas están selladas por lápidas negras, cuya superficie se ve adornada con caracteres franceses: pertenecen a los dos hermanos tenebrosos, Jean y Ange Tenebre.

A lo largo de cuatrocientos años estas tumbas han sido abiertas, con las previsibles consecuencias terroríficas que esto suele acarrear en un relato de vampiros.

El caballero tenebroso ha sido traducido y publicado en español, también existe una excelente traducción al inglés llamada Knightshade.

La ciudad vampiro

Vio la luz en 1873, mucho antes de que Drácula, por citar un clásico de la literatura vampírica, haya sido publicado. Este dato sólo tendría un valor cronológico en otras circunstancias, pero en la novela de Féval es clave si queremos analizar sus irónicas referencias al género gótico; ya que La Ciudad Vampiro fue escrita pensando en el lector de novelas góticas, en personas que están habituadas a la mecánica y dinámica del relato gótico. Desde allí Féval construye la sátira, observando y criticando la atrofia de muchos narradores del género.

De algún modo, La Ciudad Vampiro tiene una importancia mayor que en su época; ya que Paul Féval, acaso indiferente al bombardeo de estos vampiros amanerados, urde su historia ironizando sobre la espesa solemnidad del gótico, pero siempre desde el lugar del que ama ese género; así como sólo un amante de las novelas de caballerías, como sin dudas lo fue Cervantes, pudo satirizar sobre aquel género narrativo.

Ciudad de los Vampiros contiene al vampiro en su versión menos dialéctica: Son muchos, son grotescos, sus formas se deshacen en contorsiones imposibles, crecen y retroceden en mil variantes y texturas, como las visiones de William Blake o los sueños lúbricos de Lovecraft.

Relatos

La hija del castigo

tumb
Es un extraordinario relato. El cuento nos habla de una leyenda, adornada magistralmente por la prosa de Paul Féval, sobre una joven nacida durante el Terror, es decir, durante aquella fiebre sangrienta que se apoderó de Francia.

Esta joven, llamada Margarita Breuilh; nace a los pies del patíbulo. Su madre, piadosa visitante de las ejecuciones; asiste con su embarazo a contemplar la aniquilación de un sacerdote. El verdugo se ausenta y es el padre de nuestra protagonista quien asume su rol con absoluta destreza. La niña nace esa misma tarde, bajo los cánticos sádicos de la muchedumbre, que clama por sangre.

Extrañamente, esta joven hermosa y delicada, ha quedado mancillada por el horrendo escenario de su nacimiento. No sabe hablar; sólo repite su pequeña cacofonía aprendida como una lóbrega canción de cuna.

Los vengadores

tumb
Es un relato fantástico de Féval; publicado en 1853. Los traductores han modificado el título del cuento, llamándolo La cruz que anda.

Paul Féval es, indudablemente, uno de los maestros del terror francés; un terror más asociado al sarcasmo (La ciudad vampiro, por ejemplo) que al horror fantástico. Con Los Vengadores encontramos una faceta distinta, libre de su causticidad habitual, y mucho más cercana al típico cuento gótico de las islas británicas.

Los Vengadores nos ubica ante una leyenda: una cruz que se ha levantado para asistir a un caballero francés arrinconado por sus enemigos (ingleses, naturalmente) y a punto de morir desangrado. La venganza, o los ribetes vengativos que plantea Paul Féval son, como lo reclama la leyenda, decididamente fantásticos.

Fuentes